Buscar

MUNDIARIO

Las hermanas Mirabal y el 25-N: Un poco de historia

Patria, Minerva y María Teresa fueron asesinadas en la década de los 60 por el régimen del dictador Trujillo en República Dominicana. Todos los 25-N se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Las hermanas Mirabal y el 25-N: Un poco de historia
Las hermanas Mirabal.
Las hermanas Mirabal.

Firma

Miriam Couceiro Castro

Miriam Couceiro Castro

La autora, MIRIAM COUCEIRO CASTRO, es colaboradora de MUNDIARIO. Es feminista y socióloga. @mundiario

Cada 25 de noviembre conmemoramos, a lo largo y ancho del mundo, el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la mujer o Día Internacional de la No violencia contra la mujer. Como en cada acto de conmemoración, en cada fecha y en cada acontecimiento creo que es necesario volver la vista atrás y explicar los motivos, a parte de los evidentes, que han llevado a las Naciones Unidas a elegir este día y no otro para denunciar la violencia que se ejerce contra las mujeres en todo el mundo. 

Esta convocatoria fue iniciada por el movimiento feminista de Latinoamérica hace casi 40 años, concretamente en 1981, para homenajear a las hermanas Mirabal (Patria, Minerva y María Teresa), asesinadas en la década de los sesenta por el régimen del dictador Rafael Leónidas Trujillo en República Dominicana. 

Las hermanas Mirabal, también conocidas como Las Mariposas, se opusieron fervientemente a la dictadura de Trujillo. Habían crecido en un hogar acomodado, pues su familia tenía negocios y esto les permitió estudiar y destacar por su inteligencia y sentido de la disciplina. Cuando Trujillo alcanzó el poder la familia Mirabal perdió todos sus negocios y el país comenzó a hundirse en el caos: falta de libertades, encarcelamientos, torturas, muerte…

Minerva y María Teresa fueron encarceladas, torturadas y violadas varias veces en la cárcel de La Victoria, sus esposos también fueron encarcelados durante el régimen y tras varios episodios de torturas Trujillo pensó que la mejor forma de “eliminar” su problema era asesinando a las hermanas Mirabal. El dictador, en un gesto que buscaba que a ojos de la sociedad fuese visto como un hombre compasivo, puso en libertad a las hermanas pero pronto, cuando estas estuvieron en sus casas, comenzó a falsear noticias y a hacerlas aparecer a ellas, ante la opinión pública como reincidentes, golpistas y organizadoras de reuniones secretas que buscaban atentar contra él. 

Fue uno de sus generales, Pupo Román, el que tenía como encargo hacerlas desaparecer. Hubo varios intentos, pero el escuadrón encargado de eliminarlas parecía no querer cumplir la orden alegando, en varias ocasiones, que las mujeres viajaban acompañadas de niños.

El 25 de noviembre se decide ejecutar definitivamente la macabra misión: cuando las hermanas Mirabal se despidieron de sus maridos y salieron con su chófer en coche a los pocos kilómetros fueron intervenidas y detenidas. Las obligaron, a punta de pistola, a subirse en el asiento trasero del vehículo propiedad de sus verdugos y las llevaron a una casa en la cual uno de los generales de Trujillo les iba a dar las instrucciones finales para asesinarlas. 

Las hermanas Mirabal.

Las hermanas Mirabal. 

Las Mariposas, una vez dentro de la casa fueron torturadas, apaleadas y ahorcadas, finalmente las introdujeron en un coche y simularon un accidente de tráfico. Trujillo creyó que así había terminado con un gran problema, pero la verdad es que acababa de empezar para el una incesante cadena de problemas que fueron el inicio de su caída. Tras el asesinato de las hermanas Mirabal la conciencia del pueblo se despertó, y el 30 de mayo de 1961 el dictador fue asesinado. 

En 1962 tuvo lugar el juicio contra los acusados y cómplices del asesinato de las hermanas Mirabal, algunos de ellos fueron condenados a la pena máxima de 30 años de prisión, nunca los cumplieron: fueron provistos de pasaportes y sacados de la República Dominicana. En el juicio dijeron: “después de apresarlas las condujimos al sitio escogido (…) yo elegí a la más bajita y gordita (Patria). Ordené a cada uno que se internara en un cañaveral a orillas de la carretera, separadas todas para que las víctimas no presenciaran la ejecución de cada una de ellas...”

El 25-N se celebra para seguir denunciando la violencia contra la mujer: violencia estructural con la que debemos acabar. 

Las hermanas Mirabal se encuentran enterradas en Ojo de Agua, a las afueras de Salcedo en República Dominicana. Rafael Leónidas Trujillo se encuentra enterrado en España… en el cementerio de El Pardo. @mundiario