Otras maneras legales, que no éticas, de ser un funcionario de hecho

Alberto Núñez Feijóo. / Mundiario
Alberto Núñez Feijóo. / Mundiario

Es noticia en la prensa gallega que otros 75 enchufados pasan a formar parte de empleados publicos sin haber pasado por un proceso de seleccion. Lo explica una funcionaria.

Otras maneras legales, que no éticas, de ser un funcionario de hecho

Es noticia en la prensa de Galicia que otros 75 enchufados pasan a formar parte de empleados publicos sin haber pasado por un proceso de selección. Sigue siendo rentable para los políticos y altos cargos saltarse la Ley porque no hay consecuencias. A la contra, miles de personas que preparan durante años oposiciones no tienen el padrino que les dé el empujoncito para saltarse el engorroso trámite de ponerse a chapar y competir en régimen de igualdad, haciendo valer el mérito y la capacidad y esperan años y años y cuando salen las plazas, salen la mitad, con suerte, porque antes ya se han ocupado plazas inexistentes por los enchufados.

Preparar una oposición es un aprendizaje de algo más que unos temas. Cuando lo consigues formas parte de una sociedad que te paga, y a la que tienes que corresponder defendiéndola, pero te da la independencia para poder hacerlo. Luego pueden llegar las tentaciones y  hacer o no caso, porque cuando te ves rodeado de esos otros empleados “a dedo” que por narices firman lo que tú no y si te atreves a denunciarlo pasas a ser considerada “persona conflictiva”, tienes que evaluar si pasas a formar parte de los “indeseables” y dormir bien, o empezar a trapichear y escalar en función de lo que sabes y callas.

Esas 75 personas en su mayoría han llegado con un contrato por razones de amistad con un político o alto cargo. Ilegalmente les han prorrogado más de 2 años dicho contrato y luego han utilizado las leyes (y a jueces que mas que justicia parecen aplicar la estulticia) para saltarse las normas de acceso a la función publica. Puede que sea legal, lo que no es, es ético ¿Y esa es la gente que va a defenderte aplicando las leyes?, ¿alguien que las utiliza para saltárselas y entrar por la puerta de atrás en la Administracion?.

De una Administracion que funcionase, lo correcto es que les indemnicen y pedir responsabilidades a las personas que han dado lugar a dicha ilegalidad, pues de lo contrario tenemos asegurado el engranaje de la corrupción. Las denuncias se aparcan en un cajón, la justicia no existe si en el lado contrario están los políticos – este si debería de ser obligatoriamente casos para un jurado popular-y se trata de vivir con un difícil equilibrio, pues si tienes la desgracia de tener que convivir laboralmente con un “contratado laboral” probablemente sea de los que su propio complejo le haga querer compensarlo, no solo saltándose las leyes por desconocimiento o interés, sinó porque pretenderá demostrar su valia con exigencias que no vienen al caso. Todo con tal de hacerse notar.

A los conselleiros de Medio Rural y de Economia, o les han metido un gol, o no cumplen las leyes que han prometido respetar. Tienen la obligación de exigir responsabilidades con la inhabilitación temporal o definitiva de los funcionarios que han dado lugar a dichos hechos, o Feijoo debe de obligarlos a dimitir, si no son dignos de ocupar su cargo. Claro que también puede ser responsable el Presidente, pero eso hoy no quiero ni imaginarlo, aunque habrá que pensarlo si sale adelante que el personal de la Fundación da Calidade Industrial, ente público dependiente de la Consellería de Economía e Industria, se integrará como persoal da Xunta de Galicia, haciendo caso omiso a un dictamen del Consello Consultivo que indica: “Esta regulación non é conforme co establecido no art. 23.2 da Constitución que garante o acceso en condición de igualdade ás funcións públicas, e que se vería vulnerado se se permite o acceso á condición de empregado público sen respectar os esixibles requisitos de publicidade, mérito e capacidade".

¿Tendremos que pedirle a Feijóo que respete la Constitución? @mundiario

Otras maneras legales, que no éticas, de ser un funcionario de hecho
Comentarios