Buscar

MUNDIARIO

El Gobierno de Trump sigue sin saber qué hacer con los niños migrantes

John Sanders, jefe interino del departamento, anunció su dimisión luego de la ola de indignación que surgió tras descubrirse la forma en que vivían los menores migrantes en un centro fronterizo.

El Gobierno de Trump sigue sin saber qué hacer con los niños migrantes
Niños migrantes. / National Geographic.
Niños migrantes. / National Geographic.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

300 menores migrantes se encuentran detenidos en un centro de Texas donde viven en una condición deplorable. La situación ha terminado convirtiéndose en una gran polémica en EE UU, lo que ha terminado colocando contra las cuerdas al Departamento de Fronteras. Para intentar evitar las críticas, el pasado domingo fueron trasladados la mayoría de los menores. Esto no evitó que el pasado lunes, el jefe interino del departamento, John Sanders, anunciara por medio de un correo electrónico que se disponía a presentar su dimisión.

Los niños se encuentran detenidos en el centro de detención de Clint, en Texas, al este de El Paso. La situación se supo gracias a un equipo de abogado que tuvo acceso a las instalaciones y lograron entrevistar a una pequeña parte de los menores. Los letrados se encontraron con niños de entre 7 y 8 años, quienes tenían que encargarse de niños aún más pequeños. La mayoría de los menores que estaban en dicho centro, no se habían cambiado la ropa desde que habían llegado, tampoco dormían adecuadamente por falta de comida o por falta de lugares donde descansar. Muchos terminan durmiendo en el suelo sobre unas mantas.

Según los abogados, casi todos los menores entrevistados tenían padres o familiares en EE UU, pero sus custodias no habían pasado a ellos debido al retraso del mismo departamento.

Los menores no tenían cepillos, acceso a los baños, ni jabón. Muchos tenían allí un mes, a pesar de la ley dicta de que deben ser entregados a los servicios sociales en tres días. Las autoridades aseguraron que unos 249 menores habían sido trasladados a otros centros, pero el lunes el departamento anunció que había tenido que enviar de vuelta a 100 menores al centro de Clint.  @mundiario