Buscar

MUNDIARIO

Un Gobierno con Sánchez e Iglesias sería un artefacto de relojería, según El País

Las bases de Unidas Podemos se han pronunciado rotundamente a favor de que su líder, Pablo Iglesias, exija al PSOE formar parte del Gobierno para apoyar la investidura de su candidato a la presidencia, Pedro Sánchez.
Un Gobierno con Sánchez e Iglesias sería un artefacto de relojería, según El País
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se saludan en La Moncloa. / Twitter
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se saludan en La Moncloa. / Twitter

Firma

Redacción

Redacción

Análisis de la Redacción de MUNDIARIO. Síguenos en Twitter @mundiario

Con independencia de cuál sea la decisión última de Pablo Iglesias, la dureza de los envites cruzados con el candidato socialista, Pedro Sánchez, es prueba suficiente de que ningún Gobierno que incluyese a ambos es posible. "Ni de cooperación ni de coalición: un Ejecutivo con Sánchez e Iglesias en la misma mesa sería, simplemente, un artefacto de relojería", advierte el diario El País en su editorial.

Entre tanto, las bases de Unidas Podemos se han pronunciado rotundamente a favor de que su líder, Pablo Iglesias, exija al PSOE formar parte del Gobierno para apoyar la investidura de su candidato a la presidencia, Pedro Sánchez. Según el diario de Prisa, con esta decisión se reducen aún más las posibilidades de un acuerdo entre estas dos fuerzas políticas, que necesitarían todavía del apoyo o de la abstención de otros grupos parlamentarios para constituir el Ejecutivo en minoría.

Para El PaísIglesias quiso cortarse a sí mismo la retirada en la negociación a fin de colocar a Sánchez ante la disyuntiva de integrarlo en su eventual Ejecutivo o, en caso contrario, renunciar a ser investido. Solo que, creyendo desplazar toda la presión hacia el candidato socialista, Iglesias se ha arriesgado a sumar dos nuevos errores a los que ya ha cometido: votar por segunda vez en contra del partido que puede desarrollar las políticas sociales más próximas a las suyas, y provocar una repetición electoral que, de cumplirse los pronósticos, reduciría drásticamente sus apoyos.

El descarnado juego táctico entre Sánchez e Iglesias se cobró ya una víctima colateral en La Rioja, donde la candidata socialista, Concha Andreu, no obtuvo la investidura por el voto en contra de la única diputada de Unidas Podemos en la cámara regional, Raquel Romero. @mundiario