Buscar

MUNDIARIO

El Gobierno saharaui lamenta la decisión tomada por el presidente salvadoreño

El Presidente de la República de El Salvador, Nayib Bukele, suspende de forma unilateral las relaciones con la RASD a cambio de promesas y ofertas de fomentar las relaciones económicas y de cooperación con el Reino de Marruecos.           

El Gobierno saharaui lamenta la decisión tomada por el presidente salvadoreño
Mandatario saharaui, Brahim Gali en la toma de posesión del Presidente Nayib Bukele.
Mandatario saharaui, Brahim Gali en la toma de posesión del Presidente Nayib Bukele.

Firma

Jalil Mohamed

Jalil Mohamed

El autor, JALIL MOHAMED, periodista, es colaborador de MUNDIARIO. Está adscrito al departamento de español en la televisión saharaui RASD-TV. @mundiario

El Gobierno de la República Árabe Saharaui Democrática ha lamentado la decisión tomada por el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, y la suspensión de forma unilateral de las relaciones diplomáticas entre las dos naciones.

“Tras las conversaciones con el rey de Marruecos, hemos decidido dar por terminadas nuestras relaciones con la República Árabe Saharaui Democrática. Al mismo tiempo, hemos firmado un acuerdo de cooperación con el Reino de Marrueca, el cual incluye muchas áreas en nuestro país: agricultura, irrigación, apoyo al crecimiento económico y salud”, argumentó Nayib Bukele en la conferencia de prensa con el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional de Marruecos, Nasser Bourita.

Bukele calificó las relaciones con el Estado saharaui como un obstáculo para El Salvador en sus relaciones con Marruecos y el “mundo árabe”. “Los que conocen Marruecos, saben de sus lindas ciudades: Casablanca, Marrakech, Rabat y Fez”, añadió el mandatario salvadoreño intentando alabar al país norte africano, al que señala como un “gran imperio”.        

Por su parte, el Gobierno saharaui no ha tardado en responder a través de un comunicado en el que resalta que “Estas excelentes relaciones se mantendrán y seguirán reforzándose, a pesar de la posición adoptada por el gobierno Bukele, que esperamos sea pasajera, porque o los saharauis les asiste el derecho y la razón”.

El ministro delegado para América Latina y el caribe, Omar Mansur, advierte que “Marruecos es un mal compañero de viaje que basa su política sobre engaños, haciendo falsas promesas de abrir los puertos de África y del mundo árabe”. Ante las ofertas y maniobras política, Mansur advierte que el Reino de Marruecos está ante una “una situación política y social caótica, con más de 20 millones de personas bojo el nivel de la pobreza”.

“Queremos en esto ocasión expresar nuestra gratitud al pueblo salvadoreño y al conjunto de sus fuerzas políticas por lo solidaridad y el apoyo que han dado o nuestro pueblo y a nuestra causa justa que se ha coronado desde 1989 con el reconocimiento de lo República saharaui por porte del gobierno del presidente Cristiani del partido Arena y posterior acreditación del embajador saharaui por porte del gobierno de Sánchez Cerén del FLN y el respaldo de todos los fuerzas del orco parlamentario”, añade el Gobierno saharaui.

Fuerzas políticas salvadoreñas también se han pronunciado contra la decisión del Gobierno de Nayib Bukele. El FMLN ha lamentado la “falacia que esconde la declaración gubernamental de abrirse al mundo árabe y elevar el nivel de cooperación”.

“Llama la atención que con alto nivel de desdén, parcialidad y desinformación, el presidente Bukele, desconoce la existencia de una República reconocida por más de 100 Estados en el mundo, incluyendo Estados miembros de la Organización de Unidad Africana”, se lamenta el FMLN, histórica fuerza política de El Salvador.

La República Árabe Saharaui Democrática, miembro fundador de le Unión Africana, mantiene excelentes relaciones diplomáticas con el bloque latinoamericano y caribeño. México, Cuba y Panamá son países en los que conviene en sus capitales embajada de la República Saharaui y el Reino de Marruecos.

Marruecos ocupa parte del territorio de la República Saharaui desde 1975, año en el que España firmaba el  Acuerdo Tripartito de Madrid y se retiraba del territorio sin cumplir con sus responsabilidades jurídicas. Actualmente la ONU se encuentra desplegada en el Sahara Occidental para impulsar un acuerdo entre las partes y la celebración del referéndum de autodeterminación del pueblo saharaui.