Buscar

MUNDIARIO

El Gobierno pide a PP y Ciudadanos que se abstengan para investir a Sánchez

La portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, ha recordado que el PSOE ya lo hizo para investir a Mariano Rajoy. Sin embargo, nada hace pensar que la oposición acceda.

El Gobierno pide a PP y Ciudadanos que se abstengan para investir a Sánchez
Isabel Celaá, portavoz del Ejecutivo. / Twitter
Isabel Celaá, portavoz del Ejecutivo. / Twitter

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

El Gobierno ha solicitado apoyo deliberadamente al PP y Ciudadanos para poder investir nuevamente a Pedro Sánchez como presidente. Lo ha hecho mediante la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, quien ha usado la historia para defender su solicitud. La también ministra de Educación ha dicho que si los dos partidos de oposición quieren "estabilidad" deberán abstenerse en la votación de investidura, tal y como ya lo hizo el PSOE cuando Mariano Rajoy fue reelegido presidente en 2016. Eso sí, aquella decisión causó una guerra civil en Ferraz y terminó con la marcha precisamente de Sánchez, quien hoy pide que el karma le pague la que le debe.

Los socialistas saben que la abstención de los dos partidos de derecha es la única vía que tienen para poner a su líder al frente del Ejecutivo, toda vez éste y el partido en general se niega a formar Gobierno con apoyo de nadie pese a contar apenas con 123 diputados. Para Celaá, la abstención en este caso se trata incluso de un servicio al país. "Podría ser un servicio a España, visto que nadie duda, ni siquiera estas fuerzas, de que el nuevo Gobierno debe estar presidido por Pedro Sánchez", dijo en conferencia de prensa para luego rematar lo que ya todo mundo sabe, que el PSOE va camino de "un Gobierno en solitario", según sus palabras. No obstante, sí ha reconocido que han existido acercamientos con Unidas Podemos. "Sigue vigente la vocación de trabajar en solitario con acuerdos preferentes, pero todo está por recorrerse".

El PSOE ha sufrido una mutación en los últimos tiempos, pues ha decidido no volver a firmar nada con los independentistas, quienes fueron sus aliados en la primera asunción de Sánchez. Así lo confirmó José Luis Ábalos, secretario de Organización del partido y uno de los hombres fuertes del presidente. "Nosotros no queremos depender de los independentistas. Los que no quieren que lo hagamos, como Ciudadanos, que se abstengan, que lo hagan por España, por la estabilidad, por respetar los resultados electorales", explicó. Ábalos explicó que entiende que la oposición no quiera votar por su candidato, pero sí hizo un llamado para que dejen igual el camino libre, toda vez son ellos los únicos en condición de llevar a alguien a La Moncloa. "Yo no digo que vote que sí, es pedir demasiado, pero por qué no puedo pedirles que nos libren de esas dependencias y de esas situaciones en las que nos quieren avocar para depender de los independentistas. Nosotros no queremos depender de los independentistas".

Rematando la conferencia, Celaá avisó de que el Gobierno podría estar listo para finales de junio o principios de julio a más tardar.

Sánchez y el PSOE han llevado una estrategia agresiva desde las elecciones del 28 de abril. El presidente nunca ha ocultado su deseo de gobernar en solitario pese a tener solo 123 diputados y, especialmente, a no caerle bien a nadie en PP y C's, no se diga a Vox. Tener en contra a tres partidos que suman más de 120 diputados puede ser pegarse un tiro en el pie, pero Sánchez está convencido de que su empresa puede prosperar. El problema es que ni Pablo Casado ni Albert Rivera están dispuestos a ponerle la tarea fácil. Como anticipo de eso está la votación del Parlament para ascender a Miquel Iceta al Senado.

Sánchez e Iceta sabían que no contaban con el apoyo de los independentistas, quienes lo terminaron vetando, pero resulta que la rama catalana del PP y C's decidieron abstenerse, dejando a los socialistas solo a los pies de los caballos. Aquello puede tomarse también como una declaración de intenciones. La situación del PSOE es ya al menos curiosa pues no se sabe exactamente cómo planean salir adelante ellos solos y los eventos demuestran que los otros partidos no están dispuestos a ceder. @mundiario