El Gobierno y los independentistas blindan la negociación de la amnistía

Santos Cerdán, secretario de Organización del PSOE, junto a Carles Puigdemont, líder de Junts. / RR SS.
Santos Cerdán, secretario de Organización del PSOE, junto a Carles Puigdemont, líder de Junts. / RR SS.
ERC y Junts critican la decisión del Tribunal Supremo de investigar a Puigdemont y a Wagensberg por terrorismo, pero están dispuestos a conseguir un pacto para la medida de gracia.
El Gobierno y los independentistas blindan la negociación de la amnistía

En un nuevo giro judicial con potenciales implicaciones políticas, el Tribunal Supremo ha decidido imputar al líder de Junts, Carles Puigdemont, por presunto delito de terrorismo. Esta resolución se produce en un momento clave de las negociaciones entre el Gobierno y los independentistas catalanes sobre la ley de amnistía, cuyo plazo de cierre está programado para la próxima semana.

La decisión del Supremo ha generado reacciones y tensiones, recordando cómo un evento similar en noviembre complicó las negociaciones entre el PSOE y Junts. Sin embargo, tanto fuentes gubernamentales como independentistas coinciden en la determinación de blindar las conversaciones frente a presiones judiciales.

Aunque la resolución del Supremo ha sido criticada por los independentistas, la mayoría de las fuentes consultadas sugieren que la negociación está avanzada y podría llegar a un acuerdo pronto. Algunas incluso apuntan que la decisión judicial refuerza la voluntad de los negociadores para lograr un pacto, evidenciando la resistencia de una parte de la justicia a que la amnistía tenga efectos reales.

El presidente Pedro Sánchez, aunque no ha comentado sobre esta última decisión, ya expresó su posición hace un mes al afirmar que “todos los independentistas serán indultados porque no son terroristas”. El Gobierno mantiene la postura de que en el proceso independentista no hubo terrorismo, sino desórdenes públicos agravados.

Mientras los partidos independentistas critican la decisión del Supremo, acusándolo de interferir en la voluntad legislativa, el PSOE se mantiene en silencio y respeta cualquier decisión judicial, al menos en público. Las tensiones políticas persisten, pero la sociedad espera ver si estas últimas movidas judiciales impactarán o no en el cierre de un acuerdo entre el Gobierno y los independentistas catalanes. @mundiario

Comentarios