El Gobierno y ERC blindan el diálogo con la vista puesta en la negociación de los Presupuestos

Carles Puigdemont en Cerdeña. Twitter @KRLS
Carles Puigdemont tras salir de la cárcel en Cerdeña. / Twitter @KRLS
Los dos aliados clave en la mesa de diálogo en Cataluña intentan aislar la crisis desatada por la detención de Carles Puigdemont de la negociación de las cuentas para 2022.
El Gobierno y ERC blindan el diálogo con la vista puesta en la negociación de los Presupuestos

La detención de Carles Puigdemont el pasado jueves en Cerdeña sobresaltó al Gobierno en plena operación de diálogo con la Generalitat. Las partes no niegan que la situación es “muy delicada”, pero los dos aliados clave en la mesa de diálogo para buscar una salida al conflicto de Cataluña, el Ejecutivo central y ERC, ahora respiran más aliviados: las primeras conversaciones discretas entre ambos confirman que Pedro Sánchez y Pere Aragonès buscan blindar el diálogo y aislarlo de la crisis desatada por el arresto de Puigdemont en Italia, con la vista puesta en la negociación de los Presupuestos.

Fuentes consultadas por El País han coincidido en que la apuesta sigue siendo consolidar la legislatura y apostar por la mesa de diálogo, una decisión estratégica que no puede cambiar por más “accidentes” que haya en el camino. Eso sí: todos tienen claro que la situación se tornaría explosiva si el expresident finalmente es entregado a España y encarcelado, un escenario que ahora mismo parece poco probable tras su puesta en libertad.  

 “El diálogo es, si cabe, más necesario hoy. Lo fue hace diez años, lo fue en 2017, lo es hoy y lo seguirá siendo en el futuro. El mensaje es de compromiso y de reivindicación del diálogo entre distintas administraciones”, dijo Pedro Sánchez desde La Palma. “Siempre podemos encontrarnos obstáculos pero tenemos que conjurarnos para superarlos”, sugirió el presidente catalán Pere Aragonès desde el Palau de la Generalitat. “Nosotros mantenemos nuestro compromiso con la voluntad de negociar, pero estamos obligados a denunciar que estas no son las circunstancias adecuadas para transmitir una negociación que sea efectiva”, afirmó, por su parte, Oriol Junqueras, líder de ERC en La Sexta.

ERC, clave para las cuentas

Así, las partes han dejado claro que la mesa de diálogo no se cae y que lo más urgente ahora son los Presupuestos: ERC es clave para las cuentas -el Ejecutivo necesita a los republicanos para aprobarlas-  que ahora mismo están negociando PSOE y Unidas Podemos entre ellos. La primera gran decisión, la de las enmiendas a la totalidad, llegará a finales de octubre: ahí se verá si ERC (que se ha mostrado dispuesto a negociar) sigue en la mayoría o abandona. Junts, entre tanto, presionará y la situación de Carles Puigdemont en ese momento será clave para tomar esa decisión. 

Ahora mismo, el mensaje de ERC no van en la línea de la ruptura con el Gobierno, pero nadie da nada por definitivo. La Moncloa ha defendido ante sus aliados que lo que estaba en sus manos se hizo en junio: indultar a los presos del procés. El caso de Carles Puigdemont, defiende el Ejecutivo, es “una cuestión entre jueces” que afecta "solo al ámbito judicial" y no la negociación de los Presupuestos Generales para 2022.

"La detención de Puigdemont afecta exclusivamente al ámbito judicial", ha señalado el portavoz del PSOE en el Congreso, Héctor Gómez. "Desvinculamos una realidad de la otra", ha insistido el portavoz socialista, que se ha mostrado además "optimista" con el avance de las negociaciones. @mundiario

El Gobierno y ERC blindan el diálogo con la vista puesta en la negociación de los Presupuestos
Comentarios