Buscar

MUNDIARIO

El Gobierno cree que ERC aguantará la presión de Puigdemont y habrá Presupuestos

No obstante, el calendario está en manos de Quim Torra, que puede convocar elecciones catalanas antes del verano, lo que haría inviables los Presupuestos de 2020 y llevaría al Gobierno a empezar a negociar los de 2021
El Gobierno cree que ERC aguantará la presión de Puigdemont y habrá Presupuestos
María Jesús Montero, ministra de Hacienda en funciones. / RRSS.
María Jesús Montero, ministra de Hacienda en funciones. / RRSS.

Firma

Maira Perozo

Maira Perozo

La autora, MAIRA PEROZO, es periodista. Colabora en MUNDIARIO, donde también coordina MUNDIEDICIONES. Tiene experiencia en el área política, pero también como asesora y moderadora de programas de televisión. @mundiario

El Gobierno de Pedro Sánchez ha superado todas las pruebas de fuego de esta semana, eso le permite pensar que ERC, su aliado clave, ha soportado la presión de Junts per Catalunya con mucha claridad. En ese sentido, en La Moncloa están convencidos de que los republicanos, este miércoles con toda probabilidad rematarán con su abstención en la senda de déficit en el Senado, mantendrán esa actitud de apoyo al Ejecutivo y por tanto habrá Presupuestos este año, en el mejor de los casos a finales de julio.

En esa línea, está semana  que culminó, ha sido la más importante para la estabilidad de la mayoría de Gobierno, desde la votación de la investidura, ha terminado incluso mejor de lo que esperaba el Ejecutivo. Vale recordar, que el miércoles pasado se constituyó la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat, el jueves se votó la senda de déficit en el Congreso y el sábado, el expresident Carles Puigdemont congregó a más de 100.000 simpatizantes en Perpiñán (Francia).  Siendo así, el Ejecutivo siente el camino despejado.

No obstante, el calendario está en manos de Quim Torra, que puede convocar elecciones catalanas antes del verano, lo que haría inviables los Presupuestos de 2020 y llevaría al Gobierno a empezar a negociar los de 2021, recoge El País. Siendo así, este escenario no es con el que trabaja La Moncloa prioritariamente, pero el Gobierno contempla incluso una negociación paralela si se empieza a ver en las próximas semanas que Torra complica los planes del Ejecutivo y de ERC, que parece más cómoda con la idea de unas elecciones catalanas en octubre. El Ejecutivo se reunirá de forma inmediata con el PNV o ERC para negociar los Presupuestos de 2020, porque ese es el escenario ideal, pero si se frustran las cuentas ya tendrá trabajo adelantado para los de 2021, que habría que empezar a tramitar en verano.

Ahora bien, el problema es Junts, que controla los tiempos al tener la capacidad de convocar elecciones cuando quiera. Las fuentes del Ejecutivo consultadas han seguido con interés la reacción de ERC al multitudinario mitin de Puigdemont, en el que obvió la mesa de diálogo. El Gobierno cree que los republicanos aguantan el tirón y mantienen una posición bien diferente a la del expresident, que lidera la línea más radical. Al respecto, La portavoz, María Jesús Montero, sin citarlo, ha lanzado en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros un mensaje claro contra Puigdemont. “Algunos esperan a que la mesa descarrile porque prefieren el argumento de la confrontación. Nosotros vamos a seguir sin caer en provocaciones”, señaló incluso antes de empezar la ronda de preguntas. “Ojalá el dialogo no esté impregnado de la atmósfera que rodea los climas electorales que escuchamos el fin de semana, ojalá seamos capaces de aislar el diálogo y ojalá seamos capaces de articular los Presupuestos, algo que debería estar fuera del ámbito electoral”, sentenció.

Aun así, el voto de ERC nunca es seguro. Todas las alarmas se activaron el miércoles unas horas antes de la mesa de diálogo, cuando ERC decidió con su voto la aprobación de una moción presentada por Junts para el pago del IVA que reclaman comunidades autónomas y ayuntamientos. La iniciativa era idéntica a una que había presentado, sin éxito, el PP dos semanas antes y en la que instaba al Gobierno a abonar de inmediato más de 3.000 millones de euros por el IVA adeudado de la liquidación de 2017, cuando Mariano Rajoy era el presidente del Gobierno. @mundiario