El Gobierno de coalición de Israel cae tras la disolución del Parlamento

Yair Lapid y Naftali Bennett en Israel. / RR.SS.
Yair Lapid y Naftali Bennett en Israel. / RR.SS.

Los legisladores israelíes han convocado a las próximas elecciones generales para inicios de noviembre, los quintos comicios en poco menos de cuatro años.

El Gobierno de coalición de Israel cae tras la disolución del Parlamento

Los legisladores israelíes han votado, por unanimidad, disolver el Parlamento y forzar las quintas elecciones en menos de tres años y medio. Esto pone un punto final al Gobierno de coalición que preside Naftali Bennett, que lideró la alianza de no menos de ocho partidos de todo el espectro político de Israel para evitar que el exprimer ministro, Benjamín Netanyahu, se mantuviera en el poder.

La profunda crisis política interna que comenzó en 2018 ha terminado por fracturar el Ejecutivo de menor duración en el país, pues se mantuvo con vida tan solo un año. Ahora el destino del país será nuevamente jugado en las urnas, el próximo 1 de noviembre, en unos comicios en el que el primer ministro Bennett ha decidido no presentarse, por lo que deja la vía libre al ministro de Relaciones Exteriores, Yair Lapid.

Lapid, quien fue el autor de la muy arriesgada coalición “atrapalotodo” que incluyó el respaldo de un partido árabe, asume este viernes como primer ministro interino. Pero la votación para disolver el Legislativo, conocido como la Knésset, que obtuvo los 92 votos afirmativos posibles, también permite que Netanyahu, que gobernó por 12 años y está siendo procesado por corrupción, resulte ganador de las elecciones.

De acuerdo con las encuestas locales recogidas por agencias internacionales, el exprimer ministro Netanyahu resultaría ganador en votos, justo como ha sucedido en tres de las últimas cuatro elecciones desde 2018, por lo que una coalición de Gobierno sólida vendría útil para la oposición al exprimer ministro, liderada por Lapid, un periodista que abandonó el horario estelar para incursionar en la política israelí.

Netanyahu podría volver a gobernar

Las posibilidades de que Netanyahu pueda formar un Gobierno dependen de los escaños que consigan sus socios habituales, los diputados ultraortodoxos y ultraconservadores, que para esta efímera legislatura no consiguieron los suficientes curules como para adherirse al partido Likud para que retorne al poder.

Lipud es perfilado en este momento como el principal rival para Netanyahu, pero está por verse si los partidos de su extinta coalición, que habría estado dando tumbos en días recientes le respaldaría o tratarían de hundirle. Pero los sondeos vaticinan que ningún bloque alcanzaría el número mágico de 61 diputados de los 120 de la Knésset para hacerse con el control de la Cámara.

El Gobierno venía atravesando semanas muy duras. Al inicio de la legislatura, todos los partidos trataron de suavizar sus aristas más complicados para tratar de encajar y sacar adelante las leyes, no obstante, últimamente la unión se estaba desmoronando. “En las últimas semanas, hicimos todo lo que pudimos para salvar a este gobierno. Desde nuestro punto de vista, la continuación de su existencia era de interés nacional”, dijo Bennett a principios de junio junto a Lapid.

Aunque se lograron acuerdos y avances diplomáticos en medio del Gobierno de coalición, que trató de poner aparte sus diferencias más sustanciales, resultó que la política interna fue lo que fracturó la unión. @mundiario

El Gobierno de coalición de Israel cae tras la disolución del Parlamento
Comentarios