Buscar

MUNDIARIO

El Gobierno boliviano acusará a Evo Morales por delitos de lesa humanidad

El Ejecutivo de Jeanine Áñez presentará la demanda contra el expresidente ante la Corte de La Haya. En la víspera, Morales dijo que no era responsable de la convulsión social en el país andino. 
El Gobierno boliviano acusará a Evo Morales por delitos de lesa humanidad
Evo Morales, presidente de Bolivia. RR SS.
Evo Morales, presidente de Bolivia. RR SS.

El Gobierno interino de Bolivia sigue su ofensiva contra Evo Morales. El expresidente, quien se encuentra asilado en México, será demandado en los próximos días por presuntos crímenes de lesa humanidad cometidos durante la crisis política y social cometidos en el país andino ante el tribunal internacional de La Haya. 

“Luego de la querella por delitos de sedición y terrorismo (que tramita la fiscalía boliviana), en los próximos días se presentará otra demanda, por crímenes de lesa humanidad en La Haya”, dijo Arturo Murillo, ministro de Gobierno a una emisora local. “Debe responder ante la justicia por lo que ha hecho y está haciendo", agregó. 

El ministro Murillo se hizo eco de protestas públicas sobre la presencia en el país de un grupo de activistas de derechos humanos que llegó el jueves encabezado por el argentino Juan Grabois, referente de los movimientos sociales de su país.

“Recomendamos a aquellos extranjeros que están llegando (...) a tratar de incendiar el país, que anden con cuidado”, dijo Murillo. “Los estamos mirando, los estamos siguiendo”, advirtió. “No hay tolerancia con el terrorismo, con la sedición ni con movimientos armados. Cero tolerancia”, agregó.

Como sea, la decisión del Ejecutivo de Jeanine Áñez se sustenta en la investigación de la Fiscalía sobre un audio que se le relaciona a Morales. En esa conversación, el exmandatario, que gobernó el país durante casi 14 años, pedía presuntamente a sus simpatizantes a cercar las ciudades y cortar el suministro de combustible y alimentos tras haber renunciado al poder el pasado 10 de noviembre. 

Morales se ha defendido de las acusaciones. El expresidente ha dicho que no es responsable de la crisis social en Bolivia, donde al menos se dieron 35 muertes tras las elecciones generales del 20 de octubre. Además, volvió a denunciar que fue víctima de un golpe de Estado. “El golpe de Estado se inició al día siguiente de las elecciones. Estoy convencido de que no hubo ningún fraude", dijo. 

El líder indígena dijo que tiene el “derecho a estar en Bolivia. No como candidato. Mi partido (el MAS) es el movimiento más grande de la historia. Este movimiento tiene historia. Este movimiento dijo que otra Bolivia es posible". @mundiario