Buscar

MUNDIARIO

El Gobierno catalán sigue abriendo embajadas, ahora en México, Argentina y Túnez

La Generalidad acaba de nombrar a tres nuevos embajadores para las tres nuevas embajadas que el Gobierno catalán ha abierto. Esos nombramientos se han realizado haciendo caso omiso del recurso que el Ministerio de Exteriores ha presentado frente al TSJ de Cataluña por la apertura de nuevas embajadas.

El Gobierno catalán sigue abriendo embajadas, ahora en México, Argentina y Túnez
Quim Torra, presidente de la Generalitat. / RR SS.
Quim Torra, presidente de la Generalitat. / RR SS.

Firma

Rodrigo Chillitupa Tantas

Rodrigo Chillitupa Tantas

El autor, RODRIGO CHILLITUPA TANTAS, escribe en MUNDIARIO. Es periodista peruano de la Universidad Jaime Bausate y Meza. Trabajó como redactor en los periódicos Todo Sport, Nuevo Sol y el Grupo La República. Fue corresponsal en Lima de Segundo Enfoque de Argentina. Actualmente colabora con la revista CARETAS. @mundiario

La Generalidad acaba de nombrar a tres nuevos embajadores –responsables de delegación, según la terminología oficial– para las tres nuevas embajadas que el Gobierno catalán ha abierto. Esos nombramientos han sido realizados a propuesta de la Consejería de Exteriores autonómica y haciendo caso omiso del recurso que el Ministerio de Exteriores ha presentado frente al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña por la apertura de nuevas embajadas.

El Ministerio de Relaciones Exteriores del Gobierno de España en funciones ha señalado que el Govern sigue con su política de abrir nuevas delegaciones - prueba de ello son las nuevas en México, Buenos Aires y Túnez - que provocarían “perjuicios de imposible o difícil reparación al interés general” de España.

De acuerdo al documento citado por El País, el Ejecutivo califica la medida del Govern como “un instrumento necesario para llevar a cabo una política [de la Generalitat] cuyo fin es la separación de España”— y pide a la justicia que impida su apertura. Sin embargo, se conoció que la Generalitat ya había designado a sus representantes en los mencionados lugares.

En el mismo recurso presentado ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña para frenar la apertura de esas nuevas delegaciones, Exteriores hace un extenso repaso a la actividad de las llamadas embajadas catalanas y concluye que realizan “actuaciones contrarias al ordenamiento vigente y en particular a los principios de unidad de acción en el exterior”.

La conclusión del abogado del Estado, que recoge los argumentos del Gobierno, es que la creación de oficinas exteriores ha perseguido “un fin inconstitucional como es la creación de una estructura de Estado”, analiza El País. Y eso ha provocado “grave perjuicio, además, para la política exterior de España”. El texto adjunta los decretos de la Generalitat que permiten la creación de estas delegaciones exteriores.

Como sea, la decisión de la Generalitat se realiza en un contexto previo a que se conozca  la sentencia del Tribunal Supremo sobre los líderes del secesionismo. El Govern tiene 15 delegaciones en funcionamiento alrededor del mundo, que prestan servicio en un total de 39 países. Su labor en la difusión internacional del procés ha resultado muy controvertida. Algunas fueron cerradas durante el periodo de aplicación del artículo 155 en Cataluña.

“A pesar de la ofensiva judicial con tintes políticos del ministro [Josep] Borrell, seguimos adelante”, defendió el consejero de Acción Exterior, Alfred Bosch. “La acción exterior de Cataluña es legal, legítima y necesaria”, aseguró el consejero. “Que nos impugnen delegaciones, planes y delegados, pues creemos que forma parte de esta estrategia del Gobierno español. No nos rendiremos, no abandonaremos nuestras obligaciones”, sentenció. @mundiario