Galán menospreció a millones de consumidores, pero el Gobierno se limita a reprenderle

Ignacio Sánchez Galán. / Iberdrola
Ignacio Sánchez Galán. / Iberdrola
“Las declaraciones de Galán me causaron bochorno y las disculpas no han sido mucho mejores”, dice Teresa Ribera, tras los reproches de Nadia Calviño y Yolanda Díaz. Pedro Sánchez guarda silencio.
Galán menospreció a millones de consumidores, pero el Gobierno se limita a reprenderle

La reacción del Gobierno ante al presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, que llamó “tontos” a quienes están acogidos al mercado regulado de la luz en vez de a una tarifa libre, se reduce, casi una semana después, a la dialéctica política. Sus tres vicepresidentas –Nadia Calviño, Yolanda Díaz y Teresa Ribera– se han limitado a reprenderle y el presidente, Pedro Sánchez, opta por guardar silencio.

“Las declaraciones de Galán me causaron bochorno y las disculpas no han sido mucho mejores”, dijo Teresa Ribera, tras los reproches más inmediatos de Nadia Calviño y Yolanda Díaz

Ignacio Sánchez Galán había sostenido el jueves 5 de mayo en Sagunto (Valencia) que el 80% de los españoles “no pagan el precio del ‘pool’” o mercado mayorista eléctrico, y que “solamente los tontos” que siguen con la “tarifa regulada marcada por el Gobierno” pagan más por la luz. Como diría Diógenes, el insulto deshonra a quien lo infiere, no a quien lo recibe.

Sánchez Galán –impresentable– se descalifica por sí solo, especialmente ante los 10 millones de españoles que han sido insultados en público y entre risas por el mero hecho de acogerse a una tarifa eléctrica. De ellos, más de 3 millones son clientes de Iberdrola.

​Dentro de los “tontos” que señala Galán con mal gusto están obligatoriamente los consumidores más vulnerables

Si Ignacio Sánchez Galán no dimite, ni su consejo de administración (donde está el socialista Antonio Miguel Carmona) se lo exige, caben otras soluciones ante semejante despropósito. La primera estaría en manos de los más de 3 millones de clientes de Iberdrola, que podrían irse a otra compañía donde al menos no les llamen “tontos”. La segunda queda en manos del Gobierno de España.

Probablemente, si Iberdrola fuese una empresa pública, como en su día lo fue Endesa, Sánchez Galán habría sido cesado tras su intervención en Sagunto. Pero como es una compañía privada, el tratamiento del caso por parte del Gobierno tiene que ser distinto, pero no por ello menos efectivo.

Un sector regulado como el eléctrico –la banca sería otro ejemplo– depende en muchas cosas del Gobierno, si éste ejerce como tal. Y seguramente si se inspira en las valoraciones críticas de sus vicepresidentas Nadia Calviño y, sobre todo, Yolanda Díaz, cabe esperar que Ignacio Sánchez Galán no se vaya de rositas. Sería, además, una buena manera de demostrar que la connivencia entre las eléctricas y los gobiernos –real como la vida misma– tiene límites.

De entrada, Yolanda Díaz ha sido la más contundente, al señalar que el presidente de Iberdrola debe tratar a la ciudadanía “con respeto”. Su primera conclusión es clara: “Que una persona como él se mofe de las personas más necesitadas de nuestro país es una vergüenza, y le pido que rectifique y que pida disculpas”.

En el fondo, si reacciona, el Gobierno no solo estaría protegiendo a millones de personas que contribuyen con su esfuerzo a pagar el sueldo multimillonario de Ignacio Sánchez Galán, sino también a sí mismo, ya que en el disparate del presidente de Iberdrola –ignorante tal vez de que a largo plazo la buena educación es más valiosa que el dinero–, hay una descalificación implícita a la política del ejecutivo de Pedro Sánchez.

Dentro de los “tontos” que señala con tan mal gusto Sánchez Galán están obligatoriamente los consumidores más vulnerables, pues para poder acceder al bono social necesitan contratar la llamada tarifa PVPC, la regulada, también conocida como Precio Voluntario al Pequeño Consumidor. Su potencia eléctrica contratada debe ser igual o inferior a 10 kilovatios.

En definitiva, el bono social de la luz está destinado a aquellas familias con una situación económica complicada y constituye un recurso gubernamental que ayuda a los consumidores vulnerables a pagar sus facturas por el consumo de electricidad. Los clientes vulnerables tienen un descuento del 25%; los vulnerables severos, un descuento del 40%, y las personas en riesgo de exclusión social no pagan sus facturas de la luz. @J_L_Gomez


Sede Iberdrola en Madrid. / El País
Sede Iberdrola en Madrid. / El País

A LA BAJA

Iberdrola

Un editorial del diario La Región emplazó a la Xunta de Galicia, la Confederación Hidrográfica Miño-Sil (CHMS), las diputaciones y los concellos a tomar posiciones ante los gigantes energéticos, habida cuenta de que "Ourense tiene enfrente el reto de retomar el control de sus ríos". En Ourense, Iberdrola es propietaria de los embalses de As Portas, Bao, Cenza, Edrada, Pumares, San Esteban y San Pedro y la explotación hidroeléctrica en Ourense. Años y años de desaires y altanería en una comunidad clave para sus intereses en España.

 

AL ALZA

La connivencia

La connivencia entre las eléctricas y los gobiernos no se resiente a pesar de la crisis, de modo que los consumidores sufren las consecuencias de la tensión desatada por Rusia al invadir Ucrania, pero también de años y años de privilegios de compañías blindadas ante el poder. Fuera de los círculos de ese poder, a veces se observan denuncias de malas prácticas. En un sugerente botón de muestra de cómo actúan las eléctricas en España, La Región alertó de que Iberdrola, Naturgy y Endesa engordan sus bolsillos mientras ahogan Ourense en su propia agua. @mundiario


Pedro Sánchez. / Mundiario
Pedro Sánchez. / Mundiario

PROTAGONISTAS

Pedro Sánchez

Presidente del Gobierno

Las grandes compañías eléctricas diseñan sus planes y donde les interesa colocan un parque eólico con la –indispensable– complicidad del Gobierno de España en los macroproyectos. Es una de las muchas armas que tiene para actuar, si quiere.

Teresa Ribera

Vicepresidenta del Gobierno

La también ministra de los asuntos energéticos considera que las disculpas que ofreció Iberdrola casi dos días después de que Ignacio Sánchez Galán llamase “tontos” a quienes están acogidos al mercado regulado de la luz en vez de a una tarifa libre "no son mucho mejores”. Se refiere al tuit en el que Iberdrola, en nombre de su presidente, pedía perdón “en caso de que alguien se hubiera sentido ofendido por unas frases expresadas de forma coloquial, que no trataban de zaherir a nadie”.

Alberto Núñez Feijóo

Líder de la Oposición

Tras su primera toma de posesión como presidente de la Xunta, fue objeto de un abrazo por parte de Ignacio Sánchez Galán, a quien él aseguró que, de aquella, ni conocía. Ahora que lo conoce, puede hacer uso de su influencia. Y ya sabe cómo.

Alfonso Rueda

Presidente de la Xunta

Camino de ser presidente del Gobierno de Galicia –clave para Iberdrola–, tiene una buena oportunidad para marcar distancias –sin abrazos tras su toma de posesión– con el presidente de Iberdrola, tan aficionado a pelotear. @mundiario

 

Galán menospreció a millones de consumidores, pero el Gobierno se limita a reprenderle
Comentarios