Funcionarios y políticos en España: una guerra entre la justicia y el poder

Algunos necesitan una administración dócil y algunos funcionarios no lo son, de ahí que cada vez se le dé acceso a gente afín sin respetar los principios de "igualdad, mérito y capacidad".
Funcionarios y políticos en España: una guerra entre la justicia y el poder

Rayos de luz en la oscuridad

Urge limpiar la Administración  Edur8 via Compfight

Eran las 4 de una  tarde de verano. Parada en el semáforo enfrente a mi casa, veo cruzar para ir a la playa a Marisol con mis 3 hijos, mi pareo y mi bolsa de playa... Les digo adiós sonriente, achicharrándome dentro de mi panda Marbella y  pienso que algo no está bien . Llevaba 10 años en la profesión libre y veía a mis hijos a saltos; quería un horario que me permitiera verlos, ir con ellos a la playa . Se estaban criando lejos de mi. Mi horario era un sin horario. Quiero estar más con ellos y decido preparar oposiciones. Un par de años más tarde y a la tercera, las apruebo.

Me siento orgullosa de ser funcionaria. Llevo más de 20 años y he pasado por Urbanismo, Costas, Vivienda y Turismo. En los últimos 7 años he realizado unas 800 inspecciones por rincones de toda Galicia y puedo presumir de que estando en el mundillo de la construcción todavía no he sido corrupta y si que he visto cosas. Quizás todos tenemos un precio, pero el mío todavía está sin fijar. He tenido la fuerza de denunciar comportamientos “en los cauces legales” y no ha servido de nada, así que ahora ustedes van a saber por qué me han estado pagando un sueldo y qué hice yo para merecerlo.

Con nuestros impuestos pagamos a políticos y funcionarios. Con respecto a políticos, asesores, libres designaciones y gerentes de chiringuitos, tenemos 4 veces más que Alemania. Una de las promesas electorales de este gobierno era desmantelar los chiringuitos. No solo no es cierto sino que se siguen aumentando en forma de las llamadas agencias. Y si algo queda de imparcialidad y cordura en la Administración son los malparados funcionarios, algunos ya perdidos en el camino y es que si quieres medrar es el único camino.

Durante un tiempo estuve rodeada de asistencias técnicas. Una vez  les hice ver la inexactitud de un informe, dos de ellos me llamaron al día siguiente y me dijeron que a ellos “los había contratado Pilar y su trabajo era obedecerla”. Nada que ver con la obligación que como funcionarios contraemos de ajustarnos a la Ley. Si a ello añadimos que como asistencias técnicas cobraban mas de un 25% que los funcionarios, que no tienen horario y que no son incompatibles, entenderán que cuando uno de ellos después de dicha posición privilegiada, denuncia a la Xunta y como resultado quede como contratado laboral, ahora  lo que dice Feijóo suene a broma.

Y es que no se entiende dónde puede estar “la igualdad, mérito y capacidad” entre un funcionario que acede a la Administración después de estar uno, dos o mas años preparando una oposición y le da autonomía de decisión y entrar otro “a dedo” limitado de por vida al “agradecimiento” de quien le nombró, caso de los contratados laborales y asistencias técnicas. Y no quiero ni pensar que el señor Presidente esté pensando en pagar favores.

Alguien, uno de sus múltiples asesores, tendría que decirle que no se puede avanzar hacia delante y hacia atrás al mismo tiempo, que el resultado es el mareo. Un mareo espeso en el que parece estar inmersa nuestra clase política incapaz de priorizar, bamboleándose entre compromisos e intereses, sin la altura moral de exigirse un comportamiento para poder exigir a los ciudadanos lo mismo.

Si, somos humanos, y puedo aceptar que se me recorte el sueldo sin rechistar, pero me voy a poner hecha una hidra si al de al lado, que curiosamente cobra más que yo y entró a dedo, se le mantiene. Es lo que ha pasado hace un año cuando la rebaja de sueldo a los funcionarios no lo fue para contratados y demás miembros de chiringuitos y que descaradamente se trata de ampliar . Siguen los mismos  indios –o menos- , pero aumentan los jefes.

Urge limpiar la Administracion. No podremos salir de esta, mientras no se limpie de “falsos funcionarios” ya no solo por lo que cobran o choricean, sino por lo que incordian, justificando su trabajo en 30 informes intermedios, cuando se puede solucionar con uno, aunque su labor principal es la de dar soporte legal a decisiones que un funcionario no haría.

Funcionarios y políticos en España: una guerra entre la justicia y el poder
Comentarios