Buscar

¿Por qué fue tan decepcionante la cumbre de Singapur entre Trump y Kim?

Los líderes se reunieron y efectivamente cumplieron con una cita histórica que dejó algunos momentos interesantes. Sin embargo, a nivel diplomático quizás el evento no estuvo a la altura.

¿Por qué fue tan decepcionante la cumbre de Singapur entre Trump y Kim?
Kim Jong-un, líder norcoreano; Donald Trump, presidente de EE UU. / RR SS.
Kim Jong-un, líder norcoreano; Donald Trump, presidente de EE UU. / RR SS.

Firma

Natalia Souto

Natalia Souto

Cronista de MUNDIARIO.

El pasado 12 de junio el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, cumplieron con la esperada cita histórica en Singapur donde se reunieron y dejaron más de un momento anecdótico. Pero luego de hacerse público el documento donde ambos dejaban “claras” sus intenciones, muchos analistas internacionales han quedado decepcionados con el resultado final.

El documento firmado por Trump y Kim comienza estableciendo que:

“El presidente Trump y el presidente Kim Jong-un condujeron un intercambio de opiniones comprensivo, profundo y sincero sobre asuntos relacionados al establecimiento de nuevas relaciones entre Estados Unidos y la República Democrática del Pueblo de Corea (RDPC) y el establecimiento de un régimen de paz duradero y robusto en la península coreana”.

Por su parte, Trump se comprometía a ofrecer garantía de “seguridad” para Corea del Norte, mientras que Kim reafirmaba su compromiso para asegurar la completa desnuclearización de la península coreana.

Ambos países se comprometían al “establecimiento de nuevas relaciones” que contribuirían a la paz y prosperidad de la región. En el resto del documento hablan de la confianza y la promoción de nuevos esfuerzos, colaboraciones entre ambas naciones, reafirmar la Declaración de Panmunjom del 27 de abril de 2018 y recuperar los restos de los prisioneros de guerra y desaparecidos en combate.

El texto en sí, es genérico y solo habla de los primeros pasos que las naciones darán a partir de este mes histórico. Pero no esclarece cuáles serían las garantías de seguridad de Trump o cómo y qué tan rápido será la desnuclearización de la península. En pocas palabras, ambos líderes establecen lo que quieren hacer, más no trazan ningún plan para la ruta que seguirán. Sus promesas son tan vacías que cuesta ver con claridad lo que realmente quieren lograr.

No tocan ningún punto sobre los derechos humanos y otras tantas polémicas que ataja Corea del Norte y de las que EE UU se hizo eco en el pasado. Trump asegura garantías de seguridad para Corea del Norte, pero ¿esas mismas garantías son para la familia Kim que se ha perpetuado en el poder? Kim habla de destruir las armas nucleares que posee, pero no dice qué tantas son o qué alcance tienen.

Terminamos con el pensamiento de Robert E. Kelly, especialista en asuntos de Corea de la Universidad Nacional de Pusan, Corea del Sur, quien expresó en Twitter lo siguiente: “Guau. Si esto es todo... es deprimente. Incluso tiene mucho menos consistencia de lo que la mayoría de los escépticos anticipaban. Me imaginé que Trump al menos obtendría algunos misiles o la clausura de un sitio o algo concreto”. Y concluye señalando que: “Dios, esto es tan deprimente. ¿Todo este bombo publicitario para esto? ¿Todo este drama y mención del Nobel?... ¿esto es todo? Bueno, es patético, dado que el presidente estadounidense estuvo involucrado personalmente. @mundiario