Buscar

MUNDIARIO

El Frente Amplio y su cuarto gobierno en Uruguay

Desgastan 15 años de gobierno desgastan y hay cierto grado de descontento, en un contexto internacional más complicado para los gobiernos de izquierda. En el campo económico, la situación internacional no ayuda.
El Frente Amplio y su cuarto gobierno en Uruguay
Un acto del Frente Amplio.
Un acto del Frente Amplio.

Firma

Alberto Couriel

Alberto Couriel

El autor, ALBERTO COURIEL, economista uruguayo, es columnista de MUNDIARIO. Exsenador, exdiputado y profesor emérito, fue también profesor de post grado en diversos países. Es autor de numerosas publicaciones. @mundiario

Estamos a menos de 80 días de las elecciones nacionales donde el Frente Amplio intentará alcanzar el cuarto gobierno consecutivo.  Vivimos en un país calificado por The Economist como democracia plena, con elecciones libres y limpias, con funcionamiento pleno de las más amplias libertades, con garantías de los derechos humanos, con independencia del poder judicial y con estado de derecho. Uruguay y Canadá son los únicos países catalogados con democracia plena en todo el continente americano. 15 años de gobierno desgastan y hay cierto grado de descontento, en un contexto internacional más complicado para los gobiernos de izquierda. En el campo económico, la situación internacional no nos ayuda, donde socios fundamentales como Argentina y Brasil sufren crisis económicas. Muy difícil realizar previsiones económicas con las permanentes incertidumbres que generan las declaraciones y acciones del presidente de los EE UU Donald Trump, hoy en guerra comercial y de monedas con China.

A partir de las elecciones internas hay un cambio en la situación política nacional, que es la presencia del candidato del partido Colorado Ernesto Talvi, que está compitiendo con Lacalle Pou la segunda vuelta con el Frente Amplio. Las últimas encuestas le otorgan al Frente Amplio la primera posición, pero Talvi se le acerca a Lacalle Pou por el segundo lugar. En dichas encuestas es relativamente alto el número de ciudadanos indecisos o que desearían votar en blanco o anular su voto, en una elección que es obligatoria. Entre los  indecisos, pueden encontrarse votantes frentistas descontentos y quienes votan por primera vez. Los tres gobiernos frentistas tienen muchos logros para mostrar.

La mejor distribución del ingreso entre los países de la América Latina, los menores niveles de pobreza y la casi desaparición de la indigencia, mejoras sustantivas en los salarios reales, bajos índices de mortalidad infantil, avances significativos en los derechos humanos, importantes leyes como la legalización del aborto y del consumo de la marihuana, el matrimonio igualitario y así sucesivamente. Pero sin duda hay temas que han quedado pendientes y que deberán ser abordados por el próximo gobierno. Entre ellos destacan los temas de la seguridad, donde la presencia del narcotráfico aumenta las dificultades de mejoras, el tema del empleo que tuvo relevantes mejoras, pero con dificultades en los últimos trimestres por descensos de la inversión privada y muy limitado crecimiento y actualmente estancamiento económico. También está el tema de la educación donde los sectores de menores ingresos tienen dificultades en la enseñanza y se mantienen bajos niveles de egresos en la enseñanza media. Los temas son tan relevantes que el candidato del Frente Amplio Daniel Martínez le ha ofrecido a Talvi y Lacalle Pou intentar acuerdos sobre estos tres temas: seguridad, empleo y educación.

El Frente Amplio tiene algunas dificultades para llegar a ganar los votos de ciertos sectores sociales. Hay descontentos en las capas medias. Les afecta el problema de la seguridad, probablemente el de la educación y los aumentos del impuesto a las rentas del trabajo. Pero sería muy relevante profundizar en las causas de este descontento para darle nuevas esperanzas. En el voto de las capas medias Talvi se puede volver un contrincante importante para el Frente Amplio. En los sectores más vulnerables, en los de menores ingresos hubieron mejoras muy significativas, como haber descendido los niveles de pobreza desde alrededor de 40% derivada de la crisis del 2002, a alrededor de 8% en la actualidad. Lo importante es conocer el grado de conciencia de estos sectores sociales del papel que tuvieron los gobiernos frentistas en estas relevantes mejoras. Es notorio que en el caso del Brasil los sectores sociales favorecidos por el descenso de la pobreza no tuvieron conciencia del papel central que tuvieron los gobiernos del partido de los Trabajadores, con Lula como líder.

Es notorio que líderes políticos como el Pepe Mujica jugaron un papel relevante para ganar los votos de estos sectores sociales. Otro sector social importante para  el Frente Amplio lo constituyen los jóvenes y los nuevos votantes. Estos no tuvieron ninguna experiencia sobre los efectos económico-sociales de los gobiernos de los partidos Nacional y Colorado. Sólo han vivido bajo gobiernos frentistas, por lo que algunas mejoras significativas son parte de la normalidad.  Con los avances tecnológicos los jóvenes y los nuevos votantes tienen otra cultura política, otros valores, donde Talvi logra algunos éxitos. Es muy importante profundizar en el pensamiento de los jóvenes que en el pasado fueron votos frentistas en altos niveles. Los trabajadores asalariados tuvieron mejoras sustantivas por los significativos aumentos de los salarios reales, por los Consejos de Salarios, por mayor acceso a los sistemas de salud, por el mayor poder de la central de trabajadores. Pero en la actualidad aparecen dificultades en el tema del empleo, con aumentos de los índices de desocupación, pero son sectores donde el Frente Amplio tendría que tener mayor entrada.

Elecciones difíciles para el Frente Amplio, donde ya no va a tener la mayoría parlamentaria, donde hay temas de preocupación de la población y donde es imprescindible seguir profundizando en las causas de los descontentos y desencantos actuales. Si ganan el partido Nacional o el partido Colorado los retrocesos van a ser muy relevantes. @mundiario