Buscar

MUNDIARIO

La Fiscalía peruana pide 16 años de prisión para el expresidente Alejandro Toledo

La acusación del equipo especial del caso Lava Jato incluye un nuevo pedido de extradición por el exmandatario a Estados Unidos. Sobre Toledo pesa una orden de prisión preventiva.

La Fiscalía peruana pide 16 años de prisión para el expresidente Alejandro Toledo
Alejandro-Toledo. / Twitter
Alejandro-Toledo. / Twitter

Firma

Rodrigo Chillitupa Tantas

Rodrigo Chillitupa Tantas

El autor, RODRIGO CHILLITUPA TANTAS, escribe en MUNDIARIO. Es periodista peruano de la Universidad Jaime Bausate y Meza. Trabajó como redactor en los periódicos Todo Sport, Nuevo Sol y el Grupo La República. Fue corresponsal en Segundo Enfoque de Argentina. Actualmente colabora con la revista CARETAS. @mundiario

El terremoto político del caso Lava Jato tiene un nuevo capítulo en Perú. Este lunes, la fiscalía encargada de investigar la trama de corrupción brasileña presentó un pedido de prisión por 16 años y 8 meses contra el expresidente Alejandro Toledo (2001-2006). Además se formuló una nueva solicitud de extradición a los Estados Unidos, donde se encuentra el político peruano desde febrero del 2017.

El pedido realizado por el jefe del grupo especial del Caso Lava Jato, fiscal Rafael Vela Barba, señala que durante la Administración de Toledo se habrían generado ilícitos provenientes de actos de corrupción en base a pagos de sobornos de empresas brasileñas -como Odebrecht- para la licitación de la carretera Interoceánica Sur, tramos 2, 3 y 4. Dichos fondos eran para el expresidente peruano, pero éste derivo los sobornos a cuentas de otras personas de su entorno.

La tesis de la fiscalía peruana apunta a que Eliane Karp y Eva Fernenbug, esposa y suegra de Toledo, así como su exjefe de seguridad en Palacio, Avraham Dan On;  el hermano de éste: Shai Dan On, y el empresario David Eskanazi, fueron sus cómplices para efectuar las transferencias de dinero que finalmente terminaron en Ecoteva Consulting Group S.A., constituida en Costa Rica. Finalmente, los sobornos de Odebrecht sirvieron para que Toledo pudiera aumentar su patrimonio inmobiliario apenas dejó la presidencia en el 2006.

La formulación de la acusación contra Toledo es un hecho más en el caso del expresidente. En febrero del 2017 se reveló que la constructora brasileña Odebrecht pagó sobornos por 20 millones al expresidente para que pudiera ganar la concesión de los tramos 2 y 3 de la carretera Interoceánica Sur. La justicia ordenó una prisión preventiva por 18 meses que –hasta el momento- no se cumple ya que el político peruano se encuentra refugiado en Estados Unidos.

Sin embargo, el caso Toledo se agravó más en abril pasado. El exsuperintendente de Odebrecht en Perú, Jorge Barata, reveló que –en realidad– fueron 31 millones de dólares los que se giró al expresidente. La última novedad en el tema de Toledo es que ha presentado un recurso de habeas corpus ante el Tribunal Constitucional para anular el delito de tráfico de influencias que se le imputa por el caso Odebrecht. Aunque su futuro legal, parece, ya está [email protected]