La fiscalía de Colombia acorrala a Santos por los sobornos de Odebrecht

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia. / RRSS
Juan Manuel Santos, presidente de Colombia. / RRSS

Las autoridades locales avanzan en su investigación contra el presidente y su principal excontendiente, quienes habría aceptado pagos de la constructora brasileña en las elecciones de 2014.

La fiscalía de Colombia acorrala a Santos por los sobornos de Odebrecht

La Fiscalía de Colombia avanza en sus investigaciones del caso Odebrecht en su país y este miércoles dio un paso que ensombrece todavía más las campañas de 2014 tanto del entonces candidato uribista Óscar Iván Zuluaga, como del ganador de las mismas y hoy presidente Juan Manuel Santos. Los fiscales ordenaron el envío al Consejo Nacional Electoral, entidad encargada de organizar los comicios, de una copia de "los documentos que soportan las transferencias que evidencian la asunción de gastos" de parte de la constructora brasileña, que ya cuenta con frentes judiciales en toda América Latina por sobornos a distintos personajes políticos. El fiscal general, Néstor Humberto Martínez, también avisó de la citación de los auditores de las dos campañas, Araceli Rojas y Víctor Manuel Poveda, la primera del equipo de Santos y el segundo del equipo de Zuluaga, así como la imputación de Samuel Moreno Rojas, exalcalde de Bogotá y quien ya fue condenado a 24 años de cárcel por otro escándalo de corrupción urbanística, por los delitos de cohecho y otras irregularidades en la concesión de contratos.

Los recientes pasos tomados por la fiscalía reflejan la magnitud de este escándalo y llegan apenas horas después de que se conociera la declaración a la procuraduría de Eleuberto Martorelli, exrepresentante de la constructora en el país cafetero. Martorelli confirmó que pagó a la tienda del hoy presidente colombiano hasta un millón de dólares por una encuesta de opinión. Este pago fue hecho mediante una sociedad panameña llamada Paddington y dijo que "entendía que era para la campaña del presidente Santos", según se escucha en una grabación. Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda local, confirmó que se reunió con dirigentes de la empresa de Brasil. Martorelli también apuntó con sus palabras a Zuluaga, quien corrió por la presidencia por el partido Centro Democrático. La cantidad pagada a dicho candidato habría sido de 1.6 millones de dólares y fue pagada mediante un publicista brasileño.

Las ramas del caso Odebrecht llegaron a Colombia en enero de este año tras ser reveladas por el exsenador Otto Bula. La situación en el país sudamericano es de por sí tensa pues se encuentran en pleno alboroto político por las elecciones que se celebrarán el año entrante. De un lado, el oficialismo intenta acelerar la aplicación de los acuerdos de paz con las FARC, mientras el uribismo y los sectores críticos al Ejecutivo intentan ganar adeptos con la mirada puesta en dichos comicios. Temas como este de Odebrecht no hacen sino aumentar el rechazo hacia la política tradicional que llegará a las urnas sonrojada por sus escándalos de corrupción.

También en 2010

Pero las investigación también han puesto la mirada sobre los comicios de 2010. Roberto Prieto, entonces gerente de la campaña del hoy presidente, admitió en marzo que Odebrecht había aportado hasta 400.000 dólares para la impresión de carteles propagandísticos. "Yo ordené los afiches operativamente con plata de Odebrecht. Es una realidad. Eso fue una operación irregular", explicó. Santos salió rápidamente a negar esta transacción y desmarcarse de todo el asunto. "Lamento profundamente y pido excusas a los colombianos por este hecho bochornoso, que nunca, nunca ha debido suceder y del que me acabo de enterar. No autoricé ni tuve conocimiento de esas gestiones, las cuales se hicieron en directa violación de las normas éticas y de control que exigí se impusieran en la campaña", se defendió el jefe de Estado.

De acuerdo a la Misión de Observación Electoral (MOE), un organismo independiente, las últimas campañas electorales mostraron irregularidades en sus fuentes de financiación y muchos de los recursos aprovechados por los partidos no cumplieron con los requerimientos de ley. La MOE también asegura que los cinco aspirantes a la presidencia "gastaron 66.000 millones de pesos en la campaña de primera vuelta y casi 19.000 millones en la de segunda vuelta en 2014". Los gastos subieron a casi 85.000 millones de pesos, unos 30 millones de dólares. De los números arrojados por la primera vuelta, hasta un 45% fue cubierto por anticipos del Estado, explica El País. Sin embargo, ni Santos ni Zuluaga pidieron recursos estatales para la segunda ronda. La MOE ha interpretado esto como un reflejo de "la magnitud de recursos que no están bajo el control estricto de las autoridades y que podría ser bastante mayor, teniendo en cuenta que persisten las dudas sobre el interés de las campañas políticas por reportar públicamente el 100% del origen de su financiación ante las autoridades”.

> MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Política.
 
 
 

La fiscalía de Colombia acorrala a Santos por los sobornos de Odebrecht
Comentarios