Fernández de Kirchner es citada a declarar por presunto lavado de dinero

Cristina Fernández de Kirchner. / Facebook.
Cristina Fernández de Kirchner. / Facebook.

La expresidenta, sus dos hijos y otros conocidos empresarios han sido llamados por la Justicia para declarar respecto a una causa que incluye también el delito de cohecho.

Fernández de Kirchner es citada a declarar por presunto lavado de dinero

Luego de que la Justicia de Argentina acelerara los pasos en la investigación de la muerte del exfiscal Alberto Nisman, la expresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner ha vuelto a recibir un golpe judicial. Claudio Bonado, el juez que se ha convertido en la principal piedra en el zapato de Kirchner, la citó a declarar este mismo viernes como parte del caso abierto contra la empresa Los Sauces, acusada de cohecho y lavado de dinero. Bonadio ya había abierto expediente a la exmandataria por la venta de dólares a futuro, una causa que aun sigue en proceso.

Esta nueva convocatoria también cita a Máximo y Florencia, hijos de la útlima representante de la dinastía Kirchner, así como a Cristóbal López y Lázaro Báez, ambos empresarios, y a un amplio séquito de personas relacionadas con la empresa que está siendo investigada. Según describe  El País, este caso busca esclarecer la convivencia de los empresarios con la firma, la cual se formó con un capital que ascendía a los 6.300 dólares (100.000 de pesos locales) y en poco tiempo llegó a tener un patrimonio de hasta 761.000 dólares (12 millones de pesos argentinos) y sus ganancias acumuladas llegaron a los 634.000 dólares, que son nada menos que 10 millones de pesos.

La orden de Bonadio llega tras la pericia contable a la que la empresa fue sometida por orden del mismo magistrado, la cual fue realizada por auditores de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y del Ministerio Público. Durante esos ejercicios se encontró que el 87% de la facturación de la compañía de 11 años de edad pertenece a dos conglomerados empresariales: el de López, con un 63%, y el de Báez, con un 24%. López pagó facturas por un total de 15.334.484 pesos argentinos, que en dólares serían casi un millón; Báez, por 5.662.121, es decir, 360.000 dólares. Los recelos del jurista y de Carlos Rívolo, fiscal a cargo del expediente, nacieron tras la contabilidad hecha al ejercicio de 2008, cuando Máximo Kirchner presidía la entidad y la misma compró varias propiedades en el edificio Madero Center, establecido en el lujoso vecindario Puerto Madero.

De momento, las autoridades manejan la hipótesis de que esos movimientos delatan que los hoy imputados participaron en los delitos de lavado de dinero, cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública. Los contadores y fiscales encontraron muchas irregularidades en la documentación facilitada por Los Sauces, lo cual terminó de catalizar las sospechas. Dentro de todas las maniobras incoherentes probablemente la más alarmante fue la compra de una casa ubicada en la calle Mascarello al 400, ubicada en Santa Cruz. La compra fue hecha por la empresa e inicialmente la residencia fue adquirida por la firma Negocios Patagónicos, propiedad de Osvaldo Sanfelice. Sin embargo, posteriormente fue adquirida por Máximo Kirchner en representación de su empresa y pagó por ella 250.000 dólares, dejándole a Sanfelice una ganancia del 500%.

Los convocados deberán confesar a partir del 20 de febrero. Aquélla será la primera ocasión en que los vástagos de la exmandataria deban comparecer ante un juez. Dentro del séquito que los acompañará están Fabián de Souza, un viejo amigo y compañero de negocios de Báez, y los tres hijos del empresario; también el propio Sanfelice y Romina Mercado, quien es sobrina de Fernández e hija de Alicia Kirchner, gobernadora de Santa Cruz, y su cuñado Patricio Pereyra, describe El País. La del 20 de febrero será la tercera declaración que deberá dar la expresidenta. @hmorales_gt

 

Comentarios