El fantasma de la bancarrota vuelve a planear sobre la economía de Argentina

Argentina
La dupla Fernández durante una presentación pública. / Instagram
Para Alberto Fernández la situación es extremadamente delicada, porque a su juicio "nadie quiere comprar la deuda argentina pero tampoco nadie puede pagarla". Acusó al FMI de ser junto a Mauricio Macri corresponsable de la actual situación económica del país sudamericano.
El fantasma de la bancarrota vuelve a planear sobre la economía de Argentina

El gran favorito para imponerse en las venideras elecciones presidenciales en Argentina, el peronista Alberto Fernández, aseguró a The Wall Street Journal que su país está en "suspensión de pagos virtual" y además fue tajante al acusar tanto al gobierno de Mauricio Macri como al Fondo Monetario Internacional como corresponsables de la actual situación económica. “No hay quien quiera comprar deuda argentina, y no hay quien pueda pagarla”, añadió.

Fernández considera que las medidas que tomó Macri en materia económica han generado un clima de inestabilidad y de nerviosismo en el sector financiero.Por ello se desvinculó del plan de emergencia lanzado por el actual mandatario, que tomó iniciativas como la eliminación del IVA del 21 por ciento que pagan los productos de la canasta alimentaria o el congelamiento de los precios de los combustibles.

Considera que Mauricio Macri no ha podido con la presión que generaron los resultados negativos en las primarias, y que de ganar el próximo 27 de octubre, lo primero que hará es "estimular el consumo interno con o sin el beneplácito del FMI.

"Esta crisis es un déjà vu del 2001. Lo que quiero que entiendan es que el FMI es culpable de esta situación. Fue un acto de complicidad con el gobierno de Mauricio Macri. Fue el desembolso más caro de la historia de la humanidad y se lo dieron a un gastador compulsivo", agregó

¿Argentina se encuentra al borde del mismo precipicio que vivió en 2001?

La realidad argentina es muy compleja, especialmente en estos momentos previos a unas elecciones presidenciales que estarían encaminadas a la vuelta del kirchnerismo a la Casa Rosada, paradójicamente cuando Fernández de Kirchner está bajo investigación  por sospechas de corrupción durante su gestión, como es el caso del Grupo Austral entre otros.

En la actualidad sería muy fácil responsabilizar únicamente a Macri por la delicada situación que atraviesa la nación sudamericana, porque hay que recordar que heredó de la administración saliente de Cristina Fernández, un país prácticamente sin reservas internacionales y con una alta inflación encubierta por subsidios y un tipo de cambio, como el de Venezuela en la época de Hugo Chávez, que era alimentado por el propio gobierno. 

Si la victoria electoral queda en manos de la dupla Fernández, este tipo de medidas populistas lo único que generarían es un salto al vacío y un retroceso 18 años atrás, cuando los argentinos vivieron un infierno en la crisis de 2001 que fulminó al gobierno de Fernando de la Rúa.

En caso contrario que Macri se imponga tendrá que hacer autocrítica de su gestión y también evitar el camino transitado comúnmente por los políticos de América Latina,  para intentar amarrarse en el poder sin importar las consecuencias. @mundiario

El fantasma de la bancarrota vuelve a planear sobre la economía de Argentina
Comentarios