Los exsecretarios generales del PP Arenas y Cascos, al menos, irresponsables

Sede central del PP, donde trabajaba Luis Bárcenas.
Sede central del PP, en la calle Génova de Madrid.

El articulo 42 de los Estatutos del PP establece,  en su apartado c,  que corresponde al Secretario General "la dirección de todos los servicios del Partido y la jefatura de su personal".

Los exsecretarios generales del PP Arenas y Cascos, al menos, irresponsables

Los que fueron  secretarios generales del PP declaran ante el juez su desconocimiento efectivo sobre el  dinero recibido por el partido durante muchos años.

Javier Arenas y Francisco Álvarez-Cascos reconocieron en su testimonio,  según se ha hecho público,   que en los tiempos en que fueron secretarios generales (y, en el caso del segundo a la vez tesorero en un periodo) no existía ninguna pauta en relación con dichas  donaciones dinerarias, e incluso que había un  "descontrol"  sobre ellas. Es decir, que los encargados de controlar las cuestiones organizativas no cumplieron efectivamente  con su responsabilidad al  no saber de dónde venían los  millones de euros que el tesorero imputado había dispuesto.

Con estas manifestaciones ponen así  de manifiesto  que fueron unos irresponsables al frente de  sus cargos orgánicos de dirección.  Y es que el articulo 42  de los Estatutos del Partido Popular establece,  en su apartado c,  que corresponde al Secretario General, "la dirección de todos los servicios del Partido y la jefatura de su personal".

Esta  responsabilidad directiva sobre "todos"  no se puede entender, por tanto,   como el ejercicio de   una delegación tácita en  los deberes efectivos del alto cargo, ni despacharse en este asunto  por medio de  una cínica funcionalidad en el cargo consistente en mirar para otro lado,  o en mirar algo pero  con poco  o muy escaso interés. 

Habrá todavía que esperar a las calificaciones definitivas   a las que se llegue en  la instrucción,   pero estas declaraciones revelan, al menos,  esa irresponsabilidad  a la hora de controlar la gestión de los fondos con los que se ha financiado el primer  partido político  de este país.

No olvidemos que buena parte de esas cantidades constituyen el objeto material de los delitos que se  investigan  judicialmente,  por la indiciaria  consideración en el sumario  de que existió desvío del dinero  por parte de quién disponía no sólo  de esas entradas extras del Partido, sino,también del destino de esos incentivos financieros  no reglados.

Los exsecretarios generales del PP Arenas y Cascos, al menos, irresponsables
Comentarios