Un juez procesa por presunto espionaje ilegal al expresidente argentino Mauricio Macri

Mauricio Macri, presidente de Argentina. Minuto Uno
Mauricio Macri, presidente de Argentina. / Minuto Uno
El juez federal Martín Bava considera que el exmandatario es responsable del seguimiento a los familiares de las 44 víctimas del submarino ARA San Juan, hundido en 2017.
Un juez procesa por presunto espionaje ilegal al expresidente argentino Mauricio Macri

El expresidente argentino Mauricio Macri (2015-2019) ha sido procesado por presunto espionaje ilegal. El juez federal Martín Bava ha considerado este miércoles, en un escrito de 171 páginas, que el exmandatario es culpable de haber ordenado el seguimiento y ciberpatrullaje de los familiares de los 44 tripulantes fallecidos en el hundimiento del submarino ARA San Juan, en noviembre de 2017.

En el extenso auto de procesamiento, el magistrado sostiene que encuentra al exgobernante “penalmente responsable del delito de realización de acciones de inteligencia prohibidas en carácter de autor, en virtud de haber posibilitado la producción de tareas de inteligencia ilegal, generando las condiciones para que se pudieran llevar a cabo”. “El Gobierno Nacional que el imputado encabezaba espió ilegítimamente a los protagonistas de una de las mayores tragedias que se vivió en su gestión. Ello se hizo, entre otras cosas, con el objetivo de anticiparle a Mauricio Macri, cuáles eran los movimientos y los reclamos que existían en ese colectivo de familiares”, ha sentenciado en su resolución. 

Tareas de inteligencia ilegal 

De acuerdo con la investigación judicial, el presunto espionaje, realizado mientras la embarcación que estuvo desaparecida (entre noviembre de 2017 y finales de 2018), fue organizado con el objetivo de obtener datos personales e información de los familiares y allegados a las 44 víctimas. 

“Todas estas tareas de inteligencia ilegal no contaron con autorización judicial alguna, ni fueron justificadas por órdenes de servicio fundadas en razones de seguridad interior o defensa nacional”, ha indicado Bava. Por el contrario, dichas acciones, según el juez, “se realizaron con el único objeto de influir en la opinión pública, en la opinión de esas personas y en el normal desenvolvimiento de las actividades de la agenda política de ese año, que según los criterios preestablecidos podían afectar a la gestión del entonces gobierno que el imputado encabezaba”.

Por ello, Bava ha procesado a Macri -sin prisión preventiva-, ha prohibido su salida del país (justo cuando está de visita en Chile) y ha ordenado un embargo sobre sus bienes por 100 millones de pesos (unos 950.000 dólares al cambio oficial). El expresidente argentino, que niega los cargos, ha acusado al juez de tener "fines repudiablemente políticos" y su defensa ha adelantado que apelará el fallo. “Es una persecución política que termina en esto, que ya todos sabíamos. Pero más incómodo es para la propia Justicia argentina tener jueces como el juez Bava”, ha afirmado Macri en declaraciones a los medios chilenos. 

 

La investigación por espionaje ilegal

Este es el primer procesamiento que enfrenta Mauricio Macri desde que dejó el poder en 2019. Los archivos del espionaje salieron a la luz en 2020, tras una intervención de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) ordenada por Alberto Fernández, que acababa de ser investido presidente de Argentina. 

Macri no negó entonces las tareas de inteligencia, pero aseguró que no se realizaron por orden suya, sino en el marco de una práctica “habitual” de los servicios de inteligencia que deben velar por la seguridad del presidente. Así, el político conservador ha insistido en que los seis hechos de supuesto espionaje formaron parte del trabajo que debían hacer sus servicios antes de cualquier visita del jefe de Estado a algún sitio, una estrategia que se conoce como “avanzada presidencial”.  

El exmandatario fue llamado a indagatoria el pasado 1 de octubre y el 3 de noviembre, al acudir a la citación judicial para prestar declaración en esta causa, presentó un escrito en el que consideraba “decidida” su sentencia. Macri tachó de “incompetente y parcial” al juez Bava y acusó a la autoridad de “apurar” el interrogatorio para procesarlo antes de las cruciales elecciones legislativas de medio término en el país, en las que la oposición se impuso al peronismo. “Usted forzó mi llamado a indagatoria en pleno proceso electoral con fines repudiablemente políticos”, insistió. 


Quizá también te interesa: 

Hallan en Argentina los restos del ARA San Juan pero el Gobierno admite que no puede reflotarlo


 

En el contundente fallo que se hizo público este miércoles, el juez Bava considera que "las más altas autoridades de la Agencia Federal de Inteligencia estaban en pleno conocimiento de las acciones ilegales que realizaban” y “le retransmitían estas acciones al Presidente de la Nación”. En la misma causa están procesados además los exdirectivos de AFI nombrados por Macri durante su gestión, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, y otros exfuncionarios.

“Desde su cargo de Presidente de la Nación, por lo menos en el período comprendido entre el mes de diciembre del año 2017 y finales del año 2018, (Macri) ordenó y posibilitó la realización sistemática de tareas de inteligencia expresamente prohibidas por la ley 25.520 y sus modificatorias, consistentes en la obtención de información, producción de inteligencia, y almacenamiento de datos sobre personas, por su opinión política o su pertenencia a organizaciones partidarias, sociales, sindicales, comunitarias y de derechos humanos”, señaló el magistrado al describir la imputación a Mauricio Macri. @mundiario


 

Un juez procesa por presunto espionaje ilegal al expresidente argentino Mauricio Macri
Comentarios