Los exlíderes de Estados Unidos cierran filas a favor de los “dreamers”

Protesta de 'dreamers' en EE UU.
Protesta de 'dreamers' en EE UU./ RR SS

13 políticos bipartitos han firmado una carta en la que exigen a los altos cargos del Congreso evitar la deportación de los jóvenes inmigrantes indocumentados.

Los exlíderes de Estados Unidos cierran filas a favor de los “dreamers”

El futuro de los dreamers sigue estando en el aire. Meses después de que el presidente Donald Trump decidiera poner fin al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), y llevarse por delante a unos 800.000 inmigrantes indocumentados que llegaron a Estados Unidos siendo niños, la polémica sigue sobre la mesa. Políticos, representantes tecnológicos y celebridades en todo el mundo han levantado la voz para defender a los soñadores y ahora un nuevo colectivo se suma a la causa: los exlíderes de la nación norteamericana.

Trece políticos bipartitos han firmado una carta  en la que exigen a la Cámara de Representantes y el Senado crear una ley que proteja a los beneficiados del programa de la deportación. En el grupo de pesos pesados de la seguridad y la diplomacia estadounidense, en el que se han congregado representantes de altos cargos de los gobiernos tanto demócratas como republicanos, figuran nombres importantes como los de Madeleine Albright, secretaria de Estado del demócrata Bill Clinton; Leon Panetta y Ashton Carter, secretario de Defensa y director de la CIA con Obama; y el último jefe del Pentágono del también demócrata Barack Obama.

También han estampado su rúbrica en la misiva dos personas que sirvieron en la administración del republicano George W. Bush: Carlos Gutiérrez, su secretario de Comercio, y Michael Hayden, titular de la CIA. Y otros signatarios son el último director de la CIA, John Brennan, y de Inteligencia Nacional, James Clapper. Además de Janet Napolitano, la exsecretaria de Seguridad Nacional, y James Stavridis, el excomandante supremo de la OTAN en Europa, junto con otras importantes figuras retiradas del aparato militar.

En el documento, todas estas personalidades señalan que la deportación de los dreamers significaría un mal uso de los recursos públicos y que costaría a Estados Unidos un mínimo de 7.500 millones de dólares. Asimismo, los firmantes han exigido que se ofrezca una garantía de seguridad nacional a la protección de los inmigrantes, teniendo en cuenta especialmente que gran parte de ese colectivo sirve en las Fuerzas Armadas norteamericanas.

“Cada uno de esos individuos provee habilidades lingüísticas y médicas muy buscadas y, lo más importante, tienen un fuerte deseo de servir a nuestra nación”, se lee en el texto. “Más que desviar recursos para deportar a los dreamers, el gobierno de Estados Unidos debería enfocarse en combatir las muy reales amenazas que enfrentamos. Deportar soldados sería un desperdicio de recursos, pero más importante, una burla de la justicia”, prosigue la carta.

En ese sentido, los exlíderes han instado al Congreso a incluir la ley de los dreamers en la tramitación de los presupuestos que deben aprobarse antes del 8 de diciembre. Una opción que ya había sido enterrada por Donald Trump la semana pasada. “Además de desarraigar las vidas de hombres y mujeres que están haciendo sacrificios para nuestra nación, creemos que deportar a dreamers desviaría recursos del gobierno destinados a contrarrestar amenazas serias de seguridad nacional”, cuestionaron los representantes. @mundiario

 

 

Los exlíderes de Estados Unidos cierran filas a favor de los “dreamers”
Comentarios