Buscar

MUNDIARIO

El exjefe de los Mossos también culpa a Puigdemont por acelerar su renuncia

Albert Batlle ha apuntado al expresidente del Govern como causante de una tensión insalvable en la Generalitar por su obsesión con el referendo del 1-O.

El exjefe de los Mossos también culpa a Puigdemont por acelerar su renuncia
Albert Batlle, exdirector de los Mossos. / Twitter
Albert Batlle, exdirector de los Mossos. / Twitter

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

Casi sin pelos en la lengua, el exdirector de los Mossos d'Esquadra, Albert Battle, ha apuntado su dedo a Carles Puigdemont y Oriol Junqueras. El exjefe del instituto armado, que renunció al mismo en julio de 2017, aseguró que dejó su puesto debido a la tensión que estaba creando el avance en la organización del referendo independentista del 1 de octubre de aquel año. "Existía un componente de incomodidad por cómo podían evolucionar las cosas", dijo Battle durante el Juicio del Procés, en el que declaró como testigo. Eso sí, protegió a quien le sustituyó en la oficina, Josep Lluís Trapero, de quien dijo que jamás habría admitido injerecias políticas en su labor, y que cualquier acción que se le reprenda vino como resultado de la presión que ejerció el Ejecutivo de Puigdemont.

La presentación de Battle cerró la sesión matutina de este miércoles. Previo a él declararon los jefes de Unispot, compañía a la que el Govern comisionó el envío de todos los documentos usados para la celebración de la consulta, así como Neus Lloveras, líder de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), quien fue investigada por esta causa pero fue exonerada de la misma posteriormente. Lloveras se quitó el peso de las manos asegurado que no participó, ni tampoco la AMI, en la organización del referendo. Su único aporte a la causa fue la redacción y firma de un manifesto político que celebraba la consulta.

Como sea, volviendo a Battle, el punto es que cada vez más dedos apuntan directamente a los líderes del Govern. El día martes, el exconsejero de Interior, Jordi Jané, dijo en el banquillo de los testigos que abandonó su puesto a raíz de la presión que ejercieron Puigdemont y Junqueras. La fijación de ambos por celebrar el referendo a toda costa hizo que se creara en la Generalitat un ambiente de alta tensión, pues pese a su determinación había muchos que sabían que sin un acuerdo con el Estado el referendo no solo no se podría celebrar, sino que habría serias consecuencias para todos.

Con un poco más de discreción, pero las palabras de Jané han sido básicamente las mismas que ha pronunciado este miércoles Battle. El juicio parece haber tomado ya una deriva definitiva, pues los argumentos que puedan esgrimir Maritxell Ruiza y Jordi Baiget, citados también como testigos en el juicio, apuntan a ir en esta misma línea. @mundiario