El exasesor de Trump, culpable de obstruir la investigación del asalto al Capitolio

Asaltantes del Capitolio. / RR SS
Asaltantes del Capitolio. / RR SS

El referente ultra Steve Bannon ha sido encontrado culpable de negarse a comparecer y entregar documentos solicitados por la comisión que investiga los sucesos del 6 de enero.

El exasesor de Trump, culpable de obstruir la investigación del asalto al Capitolio

Steve Bannon, exasesor del expresidente Donald Trump, ha sido encontrado culpable este viernes por negarse a comparecer y obstruir la investigación que encabeza la comisión que busca establecer responsabilidades por el asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021, cuyo foco se centra en el otrora mandatario estadounidense.

Este referente de la ultraderecha será condenado por desacato al Congreso de EE UU, al desobedecer una citación del panel conformado por siete demócratas y dos republicanos, en un juicio que comenzó el lunes y del que ya se conoce el veredicto: culpable por su rechazo a acudir a una cita con la comisión y por negarse a entregar documentos solicitados.

La pena aún no se ha precisado, y se estima que su difusión se demore unos 60 o 90 días. De todas maneras, se sabe que las condenas a las que se enfrenta son 30 días a un año de prisión y una multa que asciende desde los 100 hasta los 100.000 dólares por cada uno de los cargos. No obstante, se trata de delitos menores en comparación con la insurrección con la que ha sido vinculado.

El veredicto, decidido por un jurado formado por ocho hombres y cuatro mujeres, fue pronunciado tras tres horas de deliberación, en el que supone la primera condena por desacato al Congreso de EE UU desde que G. Gordon Liddy, exagente del FBI involucrado en el escándalo de escuchas de Watergate que provocó la dimisión del presidente republicano Richard Nixon, se negó a comparecer ante el comité del Congreso que investigaba la trama.

El sentenciado conversó con Trump la víspera del 6 de enero

La razón por la que la comisión de investigación pidió a Bannon que compareciera es que se cree que pudiera haber tenido conocimiento previo de la insurrección del 6 de enero, cuando el Congreso ratificaría la victoria de Joe Biden en las elecciones y una manifestación en su contra, a favor y convocada por Trump, se produjo en las inmediaciones del Capitolio, que terminó en la irrupción del palacio legislativo.

Según recoge la prensa estadounidense, Bannon habló dos veces con Trump la víspera al asalto al Capitolio, y ese mismo 5 de enero había dejado caer en un pódcast que el día siguiente se desataría “un infierno”. El abogado de Bannon sostuvo en todo momento que la citación de su cliente era ilegítima y aseguró que se debía a motivaciones enteramente políticas.

Al principio Bannon quiso acogerse bajo del poder jurídico del “privilegio ejecutivo”, una figura que permite al presidente de EE UU mantener la confidencialidad con su equipo y reservar información al público, al Congreso e incluso a los tribunales siempre y cuando competa a razones de seguridad nacional. Pero dado que Bannon no ocupaba ningún cargo público en enero de 2021, el comité dejó claro que no estaba bajo esa protección.

El letrado Evan Cocoran intentó desviar la situación describiendo cómo la fiscal Molly Gaston mantenía vínculos con una de las principales testigos del caso, Kristin Amerling, abogada en jefe de la comisión del 6 de enero, asegurando que ambas trabajaron juntas hace 15 años en el Congreso y que incluso pertenecieron al mismo club de lectura.

Bannon fue el principal artífice de la victoria de Donald Trump en 2016, según reseña El País. Se mantuvo como principal miembro estratega de su equipo, hasta que una pelea les separó en 2017. Pese a ello consiguieron reconducir su relación, que ha perdurado bastante pues, incluso el exasesor de Trump cerró filas con él al momento de las acusaciones contra el otrora mandatario por su papel en el asalto al Capitolio. @mundiario

El exasesor de Trump, culpable de obstruir la investigación del asalto al Capitolio
Comentarios