El ex presidente de Colombia Ernesto Samper Pizano habla sobre el proceso de paz

Claudia Salcedo, Ernesto Samper Pizano, Heriberto Cairo, Yesid Arteta y Fernando Harto. / Mundiario
Claudia Salcedo, Ernesto Samper Pizano, Heriberto Cairo, Yesid Arteta y Fernando Harto. / Mundiario

El proceso de paz colombiano ya lleva más del 60% de negociaciones sobre los 5 puntos de la agenda pactada: tierras, participación política, narcotráfico, reparación de las víctimas y desmovilización.

El ex presidente de Colombia Ernesto Samper Pizano habla sobre el proceso de paz

El proceso de paz colombiano ya lleva más del 60% de negociaciones sobre los 5 puntos de la agenda pactada: tierras, participación política, narcotráfico, reparación de las víctimas y desmovilización.

Hace unas semanas el expresidente de la República de Colombia, Ernesto Samper Pizano, estuvo en la facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid para participar en el seminario “Entendiendo el papel de la ciudadanía colombiana en la consolidación de la paz”. En la mesa también estuvieron presentes: Yesid Arteta, ex comandante de las FARC; Heriberto Cairo, decano de la facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la UCM; Claudia Salcedo, directora de la Red Internacional de Universidades para la Paz (REDIUNIPAZ); y Fernando Harto, profesor de ciencias políticas de la UCM y del IAEE.

El objetivo era dar a conocer el estado del proceso de paz colombiano antes de las elecciones presidenciales del pasado 25 de mayo en primera vuelta, y del 15 de junio en segunda ronda. Samper dejó claro que este post conflicto, a diferencia de otros, sí podría ser un proceso exitoso “porque hay una agenda concreta bajo cinco puntos fundamentales –tierras, participación política, narcotráfico, reparación de las víctimas y desmovilización-, porque hay un nuevo balance de fuerzas militares en Colombia. Porque a diferencia del Caguán, este es un proceso que se está haciendo en un sitio discreto con todo el apoyo del gobierno cubano”. Sin embargo, el proceso tiene dos falencias que han generado la incredulidad por parte de la sociedad, ya que “no se puede negociar sin hacer un proceso de humanización, ni tampoco no contar con la participación de la sociedad civil”, en palabras del expresidente.

Para el excomandante del grupo subversivo, Yesid, dar solución a este conflicto radica en que el Estado y las FARC se conviertan en socios para humanizar, con el fin de “garantizar que las víctimas tengan una satisfacción en cuanto a sus reclamos”.  Él cree que el cese al fuego es difícil desde el punto de vista estratégico porque “una vez se pacte con el Estado no hay vuelta atrás”. Pero si este se consigue, permitiría que la mayoría de los efectivos de las FARC pasen de pertenecer a una organización armada a una política, aunque esto significará “poner a merced de las fuerzas militares la seguridad futura de las Farc”.

Samper responde que no es necesario sentir esa desconfianza porque “ese período de transición entre el conflicto y el postconflicto tiene que ser regulado por la justicia transicional”. En este sentido, el profesor Fernando Harto, cree que “hablar de postconflicto no es adecuado, porque un acuerdo de paz pone fin a la violencia, no al conflicto […] y lo que se quiere es que el conflicto no transite por vías violentas”.

En definitiva, este es un círculo que se mueve la cola, en el que muchos están de acuerdo que para conseguir esa paz, se deben dejar las armas y conseguir una transformación cultural como lo comentó Fernando: “Esa cultura de la violencia, tiene que ser sustituida por una cultura de paz basada en las técnicas de gestión y resolución”. Aunque en un país como Colombia que lleva 50 años acostumbrado a resolver las diferencias a través de la violencia “no es fácil que ahora nos acostumbremos a resolver las diferencias a través del consenso, acuerdo y reconciliación”, en palabras de Samper.

El ex presidente de Colombia Ernesto Samper Pizano habla sobre el proceso de paz
Comentarios