¿Por qué Évole fue beligerante con Feijóo y a Rajoy no le preguntó por el narcotráfico?

Alberto Núñez Feijóo y Jordi Évole. / La Sexta
Alberto Núñez Feijóo y Jordi Évole. / La Sexta

¿Intenta La Sexta cargarse a Feijóo como sucesor de Rajoy? Varios medios de Madrid juegan a eso y su baza es la foto del ahora presidente gallego, siendo joven, con un contrabandista que después fue narco.

¿Por qué Évole fue beligerante con Feijóo y a Rajoy no le preguntó por el narcotráfico?

Varios medios de Madrid juegan a cargarse a Alberto Núñez Feijóo como sucesor de Mariano Rajoy y su principal baza es la foto del ahora presidente gallego, siendo joven, con un contrabandista que después fue narco. Al presidente Rajoy, en cambio, no le hicieron ni le hacen lo mismo, cuando saben –hay fotos de ello– que también estuvo en un barco ligado a una familia de narcotraficantes. ¿Por qué será?

Vayamos por partes. El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, fue entrevistado por el periodista Jordi Évole en Os Peares –su pueblo– para aparecer en el programa Salvados, de La Sexta, un canal propiedad de un grupo que edita el periódico de derechas La Razón y controla el canal conservador Antena 3. El mismo periodista también entrevistó, en La Moncloa, al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pero no le preguntó que hacía en campaña electoral en 2009 en el barco de una familia del narcotráfico.

En toda la Europa democrática no hay un solo partido político de extrema izquierda que haya sido ayudado, hasta más no poder, por un grupo mediático de derechas

Desde que pertenece a un grupo de la derecha mediática, La Sexta ha hecho siempre un buen servicio al Partido Popular, jaleando a Podemos para evitar que el PSOE llegue al Gobierno, lo cual, evidentemente, favorece al PP. Lo hace con un lenguaje fresco, de manera sutil, que denota cierta inteligencia por parte de los profesionales que se prestan a esa labor. Pero La Sexta hace lo que hace, y sirve a quien sirve: no lo olvidemos.

Dicho con otras palabras: no es lo mismo que un periódico de tendencia socialdemócrata coincida en muchos aspectos con el PSOE –caso del viejo El País con el Partido Socialista de Felipe González– que ver a un grupo mediático de derechas coquetear con la izquierda más extrema. Lo primero puede ser criticable pero no deja de ser coherente. Lo segundo es pura manipulación, si no es algo peor.

En toda la Europa democrática, así como en Estados Unidos, hay prensa de tendencias y no pasa pasa. Forma parte del paisaje democrático. Pero en toda la Europa democrática no hay un solo partido político de extrema izquierda que haya sido ayudado, hasta más no poder, por un grupo mediático de derechas. En España sí. La Sexta es una televisión de un grupo conservador al servicio del PP, que camufla sus verdaderas raíces apoyando a Podemos para fastidiar al PSOE. Todo lo demás son fuegos artificiales. Con algunas cosas bien hechas, qué duda cabe, pero con el bicho dentro.

Visto desde Madrid, cuando Feijóo se presenta –y gana– en Galicia es sensacional, pero cuando puede llegar a la Moncloa es el colega de un narco

Jordi Évole forma parte de esta peculiar televisión y, junto a buenos trabajos, sabe cumplir los encargos que le hacen o que él mismo encaja en la estrategia de su medio. Es brillante y audaz, ágil y sabe lo que es el periodismo en televisión, que no es el periodismo de la prensa de calidad, sino otra cosa. Tal vez ni peor ni mejor, pero distinta.

Évole vino a Os Peares a llevarse por delante a Feijóo. O al menos a intentarlo. ¿Por qué? En su casa, del mismo modo que en otros centros de poder de Madrid, no quieren a Alberto Núñez Feijóo como sucesor de Mariano Rajoy. Y, a falta de sólidos argumentos políticos, se aferran a esas fotos de juventud de Feijóo en las que está en un barco con un contrabandista que con el tiempo se vio inmerso en el narcotráfico. No solo La Sexta se mueve en esas coordenadas: hay otros medios que juegan a lo mismo, dándose la circunstancia de que, visto desde Madrid, cuando Feijóo se presenta –y gana– en Galicia es sensacional, pero cuando puede llegar a la Moncloa es el colega de un narco. Parece que Soraya Sáenz de Santamaría les gusta más. ¿Por qué será? @mundiario

DESPLIEGUE DE MUNDIARIO SOBRE LA ENTREVISTA DE ÉVOLE A FEIJÓO:

 

¿Por qué Évole fue beligerante con Feijóo y a Rajoy no le preguntó por el narcotráfico?
Comentarios