Evo Morales se siente vencedor y denuncia un golpe de Estado en Bolivia

Evo Morales, presidente de Bolivia. / Twitter
Evo Morales, presidente de Bolivia. / Twitter
El presidente de Bolivia llama a sus simpatizantes a salir a las calles para manifestar y defender la democracia ante la vigilancia de la OEA.
Evo Morales se siente vencedor y denuncia un golpe de Estado en Bolivia

El presidente de Bolivia ha respondido a quienes acusan a su régimen de fraude electoral. Evo Morales denunció el miércoles "un golpe de Estado" tramado por sus principales rivales políticos y ha hecho un llamado a sus simpatizantes a "defender la democracia".

"He convocado esta conferencia para denunciar ante el pueblo boliviano y el mundo entero que está en proceso un golpe de Estado. Ya lo sabíamos anticipadamente, se preparó la derecha con apoyo internacional", explicó el presidente desde el palacio presidencial. "Quiero que sepa el pueblo boliviano que hasta ahora humildemente aguantamos, soportamos para evitar la violencia, no hemos entrado en confrontación y nunca vamos a entrar en confrontación. Pero quiero decir al pueblo boliviano: primero, estado de emergencia y movilización pacífica y constitucional", agregó.

48 horas después de que se cerraran las urnas y abordado por denuncias de fraude, el escrutinio de momento apunta a una victoria de Morales en primera vuelta. De confirmarse, el líder de Movimiento al Socialismo (MAS) evitaría un segundo round con su principal rival, el expresidente Carlos Mesa. "Con los votos de las áreas rurales estoy convencido de que vamos a ganar en primera vuelta". "No estamos en tiempos de colonia ni de monarquía para designar presidentes", prosiguió, visiblemente más alterado. Luego, hizo un llamado a "defender la democracia" a sus simpatizantes, congregados a las faldas del palacio.

En el país sudamericano se difunde el temor de que la interrupción en el conteo de votos electrónicos fue planeado por el régimen presidencial y saltarse así una potencial segunda vuelta el 15 de diciembre. Los bolivianos han inundado las calles en protesta a este fraude. Mesa también hizo un llamado a sus simpatizantes para hacer una contraprotesta a los de Morales. La Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión Europea y hasta el Gobierno de Estados Unidos respaldaron las sospechas de la oposición.

La legitimidad del presidente se ha ido desmoronando desde el 21 de febrero de 2016, cuando perdió un referéndum para optar a la reelección indefinida. Pudo participar en estas elecciones, en los que busca su cuarto mandato en fila pero porque el Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo Electoral lo autorizaron. Esas luces verdes tan solo dispararon la tensión.

Morales, a fin de calmar un poco las aguas, decidió pedir una auditoria de las elecciones a la OEA. El organismo continental aceptó hacerlo, pero a cambio de que se tomen sus conclusiones como resultados. La Paz todavía no ha dado una respuesta final.

La OEA realizará la auditoría mediante su misión de observación. La estrategia del presidente pasa por desembarazarse de la presión internacional, algo en lo que ha demostrado ser un experto en comparación, por ejemplo, a Nicolás Maduro. De igual forma es una maniobra para despejar las dudas y, de paso, ganar algo de tiempo en horas bajas para su país, que tiene en la mira a los magistrados de la autoridad electoral. La crisis es tal, que este martes renunció el vicepresidente de ese tribunal, Antonio José Iván Costas, a raíz de la "desatinada decisión de suspender la publicación de los resultados".

Aquello motivó a la OEA a emitir una advertencia a las autoridades locales el lunes por la mañana. Manuel González Sanez, jefe de la misión de observación del organismo internacional, rechazó la interrupción del escrutinio rápido y expresó su "profunda preocupación y sorpresa por el cambio de tendencia". "A las 20.10 de ayer (domingo, día de las elecciones) el Tribunal Supremo Electoral dejó de divulgar resultados preliminares, por decisión del pleno, con más del 80% de las actas escrutadas. 24 horas después, presentó datos con un cambio inexplicable de tendencia que modifica drásticamente el destino de la elección y genera pérdida de confianza en el proceso electoral", indicó. @mundiario


 

Comentarios