Buscar

¿Europa y EE UU saben competir con China?

Ponerle puertas al campo suele resultar inútil. Si EE UU y la UE tienen dificultades para competir, tal vez deben revisar sus políticas de I+D+i y, en el caso europeo, también su ausencia del mercado de los grandes grupos de internet. Con proteccionismo no se competirá a medio plazo.

¿Europa y EE UU saben competir con China?
Un SUV eléctrico de la marca china Ora, que llegará a Europa en 2010.
Un SUV eléctrico de la marca china Ora, que llegará a Europa en 2010.

Firma

José Luis Gómez

José Luis Gómez

El autor, JOSÉ LUIS GÓMEZ, es el fundador de MUNDIARIO. También es columnista de la agencia Europa Press, tertuliano de la TVG y de la Radio Galega, y colaborador de La Región. Es el editor del Anuario del Foro Económico de Galicia. Dirigió Capital, Xornal y La Voz de Galicia y fue director editorial de Grupo Zeta. Es autor, entre otros, del libro Cómo salir de esta. @J_L_Gomez

En 2020, Ora –la marca china low cost de coches eléctricos– desembarcará en Europa con un compacto de cuatro plazas y 350 kilómetros de autonomía por 14.000 euros. Este 2018, once de las 25 ciudades con mayores ventas de coches eléctricos en el mundo son chinas.

¿Qué SUV español eléctrico competirá con el ORA? ¿Qué ciudades españolas estarán entre aquellas con mayores ventas de coches eléctricos en 2020?

El crecimiento y el desarrollo de China es de tal magnitud que una pregunta antaño inimaginable hoy tiene pleno sentido: ¿Europa y EE UU saben competir con China? Parece que no. Pero con proteccionismo no se competirá a medio plazo. Ponerle puertas al campo suele resultar inútil.

Si EE UU y la UE tienen dificultades para competir, tal vez deben revisar sus políticas de I+D+i y, en el caso europeo, también su ausencia del mercado de los grandes grupos de internet. Apelar al miedo, a la seguridad nacional y a cosas por el estilo, como hace Bruselas estos días –desesperada–, denota que se está perdiendo competitividad.

Skyline de Shanghai. / MundiarioSkyline de Shanghai. / Mundiario

El problema no es China, el problema es que la UE se ha dormido y se ha quedado rezagada. De momento, EE UU y China –al menos hablan de tú a tú– se han dado una especie de tregua en su guerra comercial con el aplazamiento de aranceles y de nuevas políticas de compras, sobre todo por parte de China. Pero el problema de fondo sigue estando ahí.

La posición europea frente a China es más vulnerable que la de EE UU. Lo refleja bien el vicepresidente de la Comisión Europea, Andrus Ansip, al advertir de que la UE debe “tener miedo” de empresas chinas como Huawei. Es más, la UE admite que se ha puesto en guardia ante el abrumador crecimiento de la inversión china en sus países miembros. Otra señal más de su debilidad.

El problema no es China, el problema es que los países de la UE, entre ellos España, se están quedando atrás. El lamento conduce a la melancolía, pero no al éxito. @J_L_Gomez