Buscar

MUNDIARIO

Estados Unidos quiere aliarse con Europa para enfrentar juntos a los rusos

Rex Tillerson empieza a allanar su camino en el Viejo Continente, el cual visita la próxima semana con la cruz de representar a Donald Trump, receloso del proyecto europeo.

Estados Unidos quiere aliarse con Europa para enfrentar juntos a los rusos
Rex Tillerson (primer plano), secretario de Estado de Estados Unidos.
Rex Tillerson (primer plano), secretario de Estado de Estados Unidos.

Estados Unidos ha extendido el brazo a la Unión Europea luego de que su secretario de Estado, Rex Tillerson, ofreciera una estrategia conjunta para hacer frente a los enemigos en común. El jefe de la diplomacia estadounidense ha propuesto la creación de un frente común y la identificación de los grandes desafíos comunes, dentro de los que destaca la "amenaza activa" de Rusia, que en las últimas semanas se ha puesto en el centro de la polémica en el Viejo Continente a raíz de las acusaciones del Gobierno español de injerencia en el proceso independentista catalán. "Usa medios maliciosos para separarnos, incluidos los ciberataques y la desinformación”, explicó Tillerson.

Estas palabras vuelven a poner en evidencia las graves diferencias entre Tillerson y el presidente Donald Trump, quien obsesionado por el América sobre todo ve a Europa como un rival comercial y no como un aliado político por naturaeza. El mandatario nunca ha ocultado sus recelos con el proyecto de Bruselas y ya el año pasado llegó a felicitar a los británicos por el Brexit, sino que también ha intercambiado muestras de cariño con el presidente ruso Vladimir Putin al tiempo que se ha alejado de Angela Merkel, canciller de Alemania.

Todo eso sirve para ir entendiento un poco las palabras de Tillerson, uno de los hombres más discretos del actual gabinete estadounidense. El secretario de Estado viajará a Europa dentro de una semana con la misiva de convencer a los países europeos que su país está dispuesto a mantener las buenas relaciones. "Necesitamos la fuerza y la cooperación de nuestros aliados. Compartimos amenazas comunes, tanto convencionales, como nucleares y cibernéticas. Estados Unidos no puede hacer frente solo a todos los peligros", explicó Tillerson intentando quitar minas del campo que atravesará en el continente en los próximos días.

El funcionario tuvo recados para todos los disparates del presidente Trump. Consciente de que la OTAN pierde lentamente la confianza en la primera potencial mundial, Tillerson explicó que en Washington se tiene por alta estima el mecanismo de defensa mutua de la organización. "Atacar a uno es atacar a todos. No olvidaremos jamás cómo nos apoyaron después del 11-S. No les dejaremos solos. Nuestro compromiso durará 100 años más", dijo. Posteriormente, apuntó con el dedo a Rusia, país al que acusó de ser un país repartidor de "ideas antidemocráticas" y "comportamientos agresivos" que han llevado a intervenir en países como Georgia y Ucrania. "Es un peligro activo, frente al que Europa debe fortalecer la disuasión militar en el seno de la OTAN. Debemos tener capacidad de responder", explicó para luego avisar que la solución para el conflicto en Ucrania es recuperar la soberanía e integridad territorial. Eso sí, a fin de no meterse en más pleitos de la cuenta con Trump, Tillerson dijo que con el Kremlin aun hay "áreas de cooperación, pero tiene que decidirse: seguir aislándose o sumarse a la estabilidad".

Como conclusión, Tillerson hizo un listado de las amenazas globales que Estados Unidos y Europa deberían combatir juntos. Dentro de los mismos, incluyó la carrera nuclear de Corea del Norte, las diferencias con Irán, la fragilidad de los Balcanes, el distanciamiento con Turquía y la llegada del ISIS a Sahel y Magreb. Todos esos retos, zanjó, serán superados solo con ayuda mutua. @mundiario