Estados Unidos asegura que Corea del Norte ha acercado al mundo a la guerra

Kim Jong-un, lider supremo de Corea del Norte, observando el lanzamiento de un misil. / Twitter
Kim Jong-un, lider supremo de Corea del Norte, observando el lanzamiento de un misil. / Twitter

La nación norteamericana ha urgido a todos los países a cortar sus relaciones comerciales y diplomáticas con Pyongyang, al tiempo que ha amenazado con destruir al régimen de Kim Jong Un.

Estados Unidos asegura que Corea del Norte ha acercado al mundo a la guerra

Corea del Norte ha vuelto a encender la mecha de la guerra. El nuevo lanzamiento de un potente misil, capaz de alcanzar cualquier punto de Estados Unidos, ha elevado las alertas en la Casa Blanca, desde donde se ha enviado una respuesta fulminante: no queremos la guerra, pero en el caso de que ocurra, el régimen del dictador norcoreano Kim Jong- Un quedará totalmente destruido.

“Corea del Norte ha acercado al mundo a la guerra. Nunca la hemos buscado ni la pretendemos, pero si esta llega, se deberá a actos constantes de agresión como el de ayer". Así lo ha dejado claro este miércoles la embajadora estadounidense, Nikki Haley, en un áspero discurso en el Consejo de Seguridad de la ONU. La asamblea había sido convocada para hallar soluciones respecto al creciente programa nuclear de la nación norcoreana y por ello la representante norteamericana no dejó pasar la oportunidad para poner sobre la mesa –una vez más- la que, a su juicio, es la única solución posible para frenar una tragedia: que todos los países corten sus relaciones comerciales y diplomáticas con Pyongyang.

En ese sentido, Haley, ha sido contundente en sus palabras y ha pedido un boicot mundial al régimen norcoreano para frenar su carrera armamentística. “Los lanzamientos avanzan, la amenaza aumenta, la obsesión norcoreana va a más. Incluso se han declarado un Estado nuclear. Pero están matando de hambre al pueblo para financiar su producción armamentística”, afirmó la embajadora.

 

En esa línea, Corea del Sur, Japón, Reino Unido y Francia fueron los primeros en declararse a favor de la tesis estadounidense. Sin embargo, en el camino que propone la estrella creciente de la administración de Donald Trump siguen existiendo dos piedras: China y Rusia.

El país que lidera el presidente Xi Jinping controla el 90% del comercio exterior norcoreano. Washington lo sabe y por eso ha exigido a Pekín que corte de raíz sus relaciones con Pyongyang, especialmente, en el suministro de combustible, necesario para desarrollando el programa nuclear.

Pero China ha preferido mantenerse cauteloso y siguiendo sus propios tiempos. Es por eso que, junto con Moscú, en este Consejo de Seguridad de la ONU mantuvo la postura que ha defendido desde hace unos meses: para que Corea del Norte abandone sus pruebas es necesario que EE UU dejé de realizar maniobras conjuntas con Corea del Sur y el resto de sus aliados. Un hecho que la Casa Blanca ha rechazado de plano.

“Rusia no puede aceptar un estatus nuclear para Corea del Norte”, subrayó el embajador ruso en la ONU, Vassily Nebenzia. “La sanciones han sido aprobadas para abrir negociaciones, pero no deben usarse para causar más daño al pueblo norcoreano”, agregó para justificar su posición. 

Con todas estas opiniones expuestas y la amenaza latente de Corea del Norte, se prevé que en los próximos días, fuera del marco de la ONU, EE UU apruebe nuevas sanciones contra la nación asiática. “La máxima presión hoy puede abrir el camino a la solución política mañana. La máxima firmeza es nuestro mejor antídoto ante el riesgo de guerra”, concluyó el embajador francés ante la ONU. Aunque muchos expertos siguen considerando que ningún castigo logrará frenar el objetivo del aislado régimen norcoreano. @mundiario

Estados Unidos asegura que Corea del Norte ha acercado al mundo a la guerra
Comentarios