Qué espera Marruecos de España después del reconocimiento del Sáhara por Trump

Rabat. / galiciaartabradigital.com
Rabat. / galiciaartabradigital.com
Desde Rabat se cree que España tiene más intereses estratégicos a medio y largo plazo con Marruecos que con la vecina Argelia.
Qué espera Marruecos de España después del reconocimiento del Sáhara por Trump

Muchos artículos hablaron ya extensivamente de este tema, unos totalmente en contra, otros vieron en este reconocimiento una buena oportunidad para salir de este callejón legal sin salida y otros se limitaron a informar de ello de manera neutral. Desde Marruecos se entiende perfectamente la coyuntura multidimensional en donde España se encuentra. Y se entienden las sensibilidades de cada grupo y sus opiniones, y también que el Gobierno español ve este tema de manera pragmática y siempre intento tratarlo con un guante de seda; pero los últimos acontecimientos han traído muchos cambios que ponen en evidencia temores de un bando y esperanzas del otro en la orilla sur del mediterráneo.

Marruecos tiene constancia y regularidad de sus posiciones relativas a la política exterior regional e internacional y este discurso lo repiten conjuntamente las dos capitales desde hace muchísimos años: Marruecos siempre trabajó con la mano tendida a España creyendo siempre que el destino de las dos naciones está sellado y forzado al entendimiento por los desafíos evidentes.

Entre Marruecos y Argelia

Sabido es que España tiene muchas razones para jugar al equilibrista entre los dos rivales del norte de África, que dicho sin rodeos son Marruecos y Argelia, con los cuales España tiene intereses compartidos. España tiene más intereses en juego con Marruecos en los sectores económico, social, inmigración, tráfico de drogas blandas y extremismo religioso. Comparativamente hablando, los intereses españoles con Argelia son mas bien energéticos, resumiéndolos en precios preferenciales para que España no dañe a los intereses argelinos en el tema del Sáhara y su obstinada rivalidad con Marruecos; cabe añadir que España también sugiere mediante su posición fría/caliente para mantener a Marruecos ocupado en los territorios disputados del Sáhara con tantos actos de hostilidad argelinos.

España tiene, pues, más intereses estratégicos a medio y largo plazo con Marruecos que con la vecina Argelia. Aun siendo dos monarquías con distintas formas jurídicas y constitucionales, la sociedad civil española sigue viendo a Marruecos con prismáticos anclados en el pasado, o desde la perspectiva de la presión migratoria que da fuerza al cliché de que todos marroquíes vienen en pateras; en los últimos años hemos observado surgir a una clase de intelectuales y políticos españoles que señalan con el dedo a Marruecos como un país que chantajea a España con la inmigración ilegal; este término de “chantajeo” se utiliza también desde el lado marroquí, puesto que en muchos círculos se piensa que España chantajea a Marruecos con el asunto del Sáhara cada vez que quiere concesiones sobre algún acuerdo pendiente para que la balanza se incline a su favor. Volviendo a la percepción de la sociedad civil española hacia los marroquíes, hemos observado también un cambio positivo de percepción pero más bien en Andalucía que ya hace años que da la bienvenida a los casi un millón de turistas marroquíes que contribuyen considerablemente la economía turística andaluza.

Economías complementarias

Las dos economías son complementarias y por supuesto también concurrentes en otros aspectos: las inversiones en Marruecos por parte de las empresas españolas son diversas y enriquecen al tejido económico marroquí de manera significativa, de hecho España es el primer socio económico de Marruecos, también hay miles de españoles expatriados en Marruecos por causas laborales o familiares, a muchos españoles no miden a su justo valor la posición privilegiada que tiene España con Marruecos que potencialmente pudiese ir a la velocidad superior si España sabe cómo mover a sus fichas de manera realista y racional.

España reiteró en repetidas ocasiones la importancia de Marruecos como puerta hacia África y su posición privilegiada y de confianza en el continente africano. España no tiene más salida que entenderse con Marruecos y construir una verdadera alianza que sin duda alguna potenciara una expansión suma de la economía y presencia española en el África subsahariana; España no comparte la misma visión estratégica para África con Argelia, más bien, España ve a Argelia como un mercado para sus productos, al mismo tiempo disfruta de precios preferenciales en energías fósiles que llegan mediante el gaseoducto que pasa por Marruecos.

Otra alternativa de gas

Estratégicamente hablando, Marruecos y Nigeria firmaron un convenio para construir un nuevo mega gaseoducto que saldrá desde Nigeria y pasará por los 15 países de la agrupación económica del África occidental (ECOWAS) llegando hasta España luego extendiéndose a otros países europeos; la EU y la OTAN ven de manera muy positiva  a este proyecto  puesto que supondrá menos dependencia a otro proveedor problemático del noreste europeo.

Se conoce bien la situación económica que atraviesa España y sus desafíos a corto plazo y lo que se dice de Marruecos en bien o en mal, pero desde Marruecos somos más pragmáticos porque medimos la complejidad del panorama político español y la presión de la opinión publica española que quiere ver resultados tangibles sobre el terreno, por esto la cuestión del Sáhara se convierte en un elemento central, mas aun con los últimos acontecimientos en donde el presidente Trump reconoció mediante  una proclamación presidencial a la soberanía marroquí sobre el antiguo Sahara Español, que no se podrá revertir con la llegada de Biden.

¿Consenso?

Los asuntos pendientes entre España y Marruecos son cosa de un diálogo constructivo abierto y consensuado. Sabidos son los asuntos pendientes entre Marruecos y España que tarde o temprano se tendrán que resolver de manera consensual, mejor aún la coyuntura regional forzada por el reconocimiento de Trump ayudara a España para negociar el reconocimiento de dicho territorio y así zanjar todos los asuntos de manera definitiva, incluyendo a las fronteras marítimas.

Se habla mucho aquí en Marruecos en los círculos de poder e intelectuales de la oportunidad que España tiene para ganarse un puesto preferencial entre los primeros países que reconocerán a la soberanía marroquí, sabemos a ciencia segura que Gran Bretaña seguirá los pasos de EE UU una vez las negociaciones con la EU se terminen, que sea un Brexit “duro o blando”, Londres ya dio signos a favor de las expectativas marroquíes al firmar los nuevos acuerdos estratégicos con Marruecos incluyendo al Sáhara, lo mismo paso con Rusia al firmar el último acuerdo pesquero con Marruecos donde incluía también al territorio del Sáhara. Los observadores bien informados saben que la última condenación de Rusia al reconocimiento de la soberanía marroquí está estrechamente relacionado con sus ventas de armas a Argelia.

Voluntad y solución

Hassan II siempre decía que “donde hay buena voluntad hay una solución”. Como se suele decir los primeros en llegar serán servidos primero, los países que ya abrieron consulados en el Sáhara para apoyar a la soberanía de marruecos son ahora 18, España sería el gran VIP después de EE UU, si se lee de la misma manera desde la Moncloa, se sabe también que España teme que Marruecos intensifique maniobras políticas sobre Ceuta y Melilla, estos son temores infundados porque Marruecos siempre habla de diálogo y es un país que tiene continuidad en sus posiciones políticas.

A continuación podemos leer los nombres de los países que reconocen formalmente la soberanía marroquí: EE UU, UAE, Bahrain, Jordan, Comoros Islands, Gabon, Central African Republic, Ivory CoastBurundi, Zambia, Estwani, Sao Tome and PrincipeDjiboutiBurkina FasoLiberiaGuinea BissauHaiti. Según fuentes bien informadas hay otros doce países que están por abrir consulados en el Sáhara, muchos especulan que Francia no lo hará en el inmediato, pero lo hará una vez el nuevo presidente Biden tome el poder.

Ahora, la pelota esta a por el lado español, a sabiendas que los estados funcionan con un razonamiento simple que se llama intereses. @mundiario

Qué espera Marruecos de España después del reconocimiento del Sáhara por Trump
Comentarios