España, ¿un país anestesiado ante el clima de insostenibilidad generalizada?

Manifestantes, secundaron la huelga por las calles de Cádiz contra la reforma educativa.
Manifestantes, secundaron la huelga por las calles de Cádiz contra la reforma educativa.
En apenas unos años, España ha pasado de ser el ejemplo del país que gozaba de salud y proyección internacional, a ser de los países peor valorados y con una clara imagen de estado corrupto.
España, ¿un país anestesiado ante el clima de insostenibilidad generalizada?

España se encuentra sumergida en un estado de shock generalizado. El clima que se respira por las distintas ciudades del país es el mismo, hable el dialecto o lengua que se hable. Los últimos episodios políticos de corrupción, las tasas elevadas que indican que el paro no disminuye, ni aún con las reformas que ahogan a la clase obrera, las muertes provocadas por los casos de falta de liquidez para hacer frente a las hipotecas bancarias, los bancos que practican la "bancofagia", las declaraciones de dirigentes políticos sobre el aborto y su símil con la banda terrorista ETA, dirigido a aquellas mujeres que se han sometido al tratamiento, los cambios en el sistema educativo, sanitario y de medio ambiente, son, entre muchas otras, las causas por las que los españoles no creen en la política actual y se sienten desatendidos.

Los ciudados españoles se levantan hoy con la noticia de que Aznar cobró un sobresueldos tras su investidura, unas sumas desorbitadas que según las fuentes de El País,  atendiendo a "La Ley de Incompatibilidades de los Miembros del Gobierno vigente entonces, aclaraba que los ministros y el presidente ejercerían sus funciones “con dedicación absoluta” y no podían “compatibilizar su actividad con el desempeño, por sí o mediante sustitución, de cualquier otro puesto (…) de carácter público o privado”. La ley también prohibía las retribuciones “de cualquier percepción que directa o indirectamente provenga de una actividad privada”  Bajo códigos cifrados y siglas fácilmente reconocibles, el expresidente del gobierno continuaba sumando retribuciones llegando a alcanzar cifras económicas con subidas de hasta el 104%.

Mientras estos datos han visto su luz, el Gobierno de la nación continúa con su nula flexibilidad para frenar la crisis, que tiene sumergido al país en un estado de inquietud y malestar, lejos de recordar aquel ansiado estado de bienestar, del que en su día presumía al resto de Europa.

España ha pasado de ser el ejemplo del país que gozaba de salud y proyección internacional, a ser de los países peor valorados y con una clara imagen de estado corrupto.

De nuevo, otro tema que sacude el futuro de los españoles, es el de la enseñanza. Desde el ministerio se quiere aprobar una serie de reformas para  el sistema educativo, que de llevarse a cabo, provocaría un retroceso en las igualdades de género, una clara intención de desdeñar lo público mediante recortes inflexibles,  y una dardo directo para el sistema educativo catalán.  Las miles de personas que se han concentrado para frenar la "ley Wert" contra el proyecto LOMCE, son la viva imagen de el estado de nerviosismo que se respira en el estado, y que demuestra una vez más,  que hasta los familiares de los propios ministros, conocedores del tema, como el propio hermano del ministro de Educación, se oponen a reformas de este tipo, que cuestionaría artículos de la propia constitución española sobre los derechos y obligaciones de los ciudadanos.

"Los españoles se despiertan con la inquietud de saber qué comerán hoy, y quiénes comerán a costa de ellos", gritaban algunos de los manifestantes por las calles de la ciudad gaditana contra la reforma educativa.

España, ¿un país anestesiado ante el clima de insostenibilidad generalizada?
Comentarios