Controversia sobre las posibles alianzas para formar un gobierno alternativo

Imagen del atentado de ETA en Hipercor.
Imagen del atentado de ETA en Hipercor.

El posible pacto del PSOE con fuerzas que no han condenado los atentados de ETA, en el punto de mira.

Controversia sobre las posibles alianzas para formar un gobierno alternativo

Estas son las personas asesinadas por la banda terrorista ETA desde el año 1975 hasta el  2011, fecha en la cual dejó de matar: año 1975: 1 asesinado; año  1976: 18 asesinados; año  1977: 12 asesinados; año 1978:  64 asesinados; año 1979:  84 asesinados; año 1980:  93 asesinados; año 1981:  32 asesinados; año 1982:  41 asesinados; año 1983:  44 asesinados; año 1984:  32 asesinados año 1985:  38 asesinados año 1986:  41 asesinados año 1987:  41 asesinados; año 1989:  20 asesinados; año 1990:  25 asesinados; año 1991:  46 asesinados; año 1992:  26 asesinados; año 1993:  14 asesinados; año 1994:  13 asesinados; año 1995:  15 asesinados; año 1996:  5 asesinados; caño 1997:  13 asesinados; año 1998:  6 asesinados; año 1999:  ninguno; año 2000:  23 asesinados; año 2001:  15 asesinados; año 2002:  5 asesinados; año 2003:  3 asesinados; año 2004:  ninguno; año 2005: ninguno; año 2006:  2 asesinados; año 2007:  2 asesinados: año 2008:  4 asesinados; año 2009:  3 asesinados; año 2010:  1 asesinado, y año 2011: Sin atentados mortales. El 20 de octubre, la organización terrorista anunció el "cese definitivo de la actividad armada".

Desde aquello la cuna del extremismo separatista vasco Herri Batasuna y ahora Bildu no han condenado nunca ni un sólo acto terrorista, ni antes ni ahora. Con la llegada de las políticas del cambio el nuevo partido político Podemos encabezado por Pablo Iglesias, no condena ni lo ha hecho desde su nacimiento o "mal nacimiento" un ápice de lo que desoló a España en todos esos años. Esa España que pretenden gobernar si las urnas lo dictaminan, y si no es así, lo intentarán con el recién elegido secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

Estaría bien recordar a los que optan a gobernantes de este país que no es ético, ni moral, ni decente,  obtener su gloria política hacia la Moncloa con el apoyo de partidos políticos que no tienen intención, ni la han tenido hasta ahora de repudiar un sólo asesinato: civiles, militares, guardias civiles, niños, tiros por la espalda, coches bomba, paquetes bomba, secuestros,  políticos de otras ideas diferentes a las suyas, militares llevando a sus hijos pequeños al colegio derribados con un tiro en la nuca mientras agarraban a sus hijos de la mano, la bomba en el aparcamiento de Hipercor, casas cuartel con sus familias dentro...

Y el PP, mirando para otro lado

Cierto es que coincide la sobresaliente irrumpción en la escena política española de Podemos, alcanzando el gobierno en casi todos los ayuntamientos de España con el beneplácito de los socialistas, con la vergonzante situación del Partido Popular en cuanto a corrupción se refiere. El partido hasta ahora más votado por los españoles no ha alcanzado la mayoría absoluta debido a la lacra de alguno de sus integrantes ya imputados, algunos cumpliendo su deuda con España y otros aún no.

España no se merece que Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, mire para otro lado, o simplemente no mire con atención ni vigile más cuidadosamente los casos sangrantes de corrupción dentro de su partido, partido al que los españoles han dado su confianza. Debido a ello surge la extrema izquierda de Podemos, el PSOE con su nuevo secretario general se podemiza y los socialistas de centro parece que se han esfumado de la noche a la mañana. 

Pablo Iglesias está esperando impaciente la llamada de su posible nuevo socio, Pedro Sánchez, para conversar. Nos podemos imaginar o no esa conversación, pero por reuniones de este calibre vividas en el año 2016, bien pudiera ser un apoyo con reparto de sillones y de postre con moción de censura incluida al presidente del Gobierno, aunque habiendo pasado ya la pantomima de la primera moción de hace unos días, la segunda parece inviable.

Con la posible alianza PSOE-Podemos y separatistas, que según parece ahora Sánchez prefiere hablar de plurinacionalismo, palabra que aún no ha sido capaz de explicarnos lo que significa, los socialistas podrían ser fagocitados por el pregonero Iglesias igual que hizo con su socio Izquierda Unida, con lo que se podría acabar de romper el PSOE en mil pedazos, dicho sea de paso, mejor roto que mal remendado. Pero todo esto a los ciudadanos les importa y mucho, porque España se ha cansado de introducir en las urnas la negativa a un gobierno que, ni se ruboriza, ni baja la cabeza, ni les afecta lo más mínimo  la masacre y el horror que he listado al principio de este artículo, ni con partidos que usen el  apoyo de estos radicales para calmar su ego político- véase la debacle del PSOE por 2 veces consecutivas el pasado año. Con lo que la derecha no lo tendrá difícil en las urnas si efectivamente terminan mirando de frente a la corrupción y plantándole cara. Si eso no es así,  volveré a escribir este mismo artículo pero esa vez en copia pega de este mismo en un par de años o antes.

Controversia sobre las posibles alianzas para formar un gobierno alternativo
Comentarios