La "España multinivel", la última ocurrencia lingüística del sanchismo

300721-sanchez_XXIV-conferencia_3 [640x480]
Conferencia de presidentes. La Moncloa.
Por lo visto hay que reconvertir el Estado por niveles, es decir, por desigualdades y asimetrías, para "encajar" a Cataluña.
La "España multinivel", la última ocurrencia lingüística del sanchismo

Me ha leído con atención los 304 folios de la “Ponencia Marco” para el 40 Congreso del PSOE, que es el documento que resume las ideas y el programa que este partido propone como fundamento de su acción de Gobierno para España. Aunque en otro momento abordaremos otros aspectos, de entrada, sus redactores deberían dotarse de alguna capacidad de síntesis, pues el texto resulta agobiante, repetitivo en algunos puntos que quedan claros desde el primer momento.

Pero de todos los puntos del programa marco es especialmente interesante el 1957, donde, justificado, ¡cómo no! por la necesidad de resolver el conflicto catalán dice, entre otras cosas: “La España multinivel moderna es la que ofrece cauces democráticos de diálogo y pacto en el marco de la ley para dar salidas a situaciones como la de Cataluña, en clave de mayor profundización del Estado de las autonomías” Y más adelante, usando el propio lenguaje que históricamente han empleado los independentistas dice: “La mejora de la convivencia en el seno de la sociedad catalana y el mejor encaje del autogobierno catalán con el resto de España constituyen objetivos de primer orden para los y las socialistas. El Gobierno de España ha impulsado de forma decidida y valiente la agenda del reencuentro para fomentar el diálogo, el entendimiento y el pacto dentro de la ley, como el único camino viable para avanzar con esperanza de éxito en aquellos propósitos. Esta es una apuesta firme de los y las socialistas”. Conviene recordar, por cierto, que el conflicto lo han creado los independentistas y no el resto de los españoles que estamos bien encajados en la inmensa mayoría.

300721-sanchez_XXIV-conferencia_8 [640x480]

 

Nótese que se emplea la expresión “el pacto dentro de la Ley”, y no dentro de la Constitución. Porque esa ley podría ser una “lege ferenda”, es decir, por hacer a la medida de lo que a sus consocios de ERC y otros convenga (la expresión se emplea en el mundo jurídico-político para hacer referencia a lo que es deseable a quien conviene que lo sea. Se contrapone al aforismo “lege data”, que hace alusión al Derecho existente) Ese término se desprende de la propia negociación previa del Gobierno de Pedro Sánchez con el independentismo. Y pese a esa omisión de la Constitución en el negocio a revolver con el independentismo, en el punto 2214 leemos: “Una Constitución cuyo espíritu de concordia y reconciliación reivindicamos. Y porque la defendemos, es nuestra convicción que es necesario emprender, con espíritu constructivo, determinadas reformas que la actualicen al siglo XXI”. Claro que reconocen que esa reforma no será posible sin un “pacto constitucional” con el resto de las fuerzas que representan los puntos de vista de otros españoles.

Cogobernanza para todo

¿Y qué se quiere decir en el punto 2291 donde leemos?: “La cogobernanza se ha revelado como una fórmula adecuada para avanzar en una mejor organización de la Administración de Justicia. Abrir las conferencias sectoriales a la participación de aquellas comunidades que no tienen transferidas competencias en materia de justicia puede mejorar la participación de todos los territorios en aras de garantizar un servicio público más equitativo”. ¿Es que acaso se va a dar cauce a la pretensión del independentismo catalán, desmontada por el Tribunal Constitucional del Estatut de 2006, que pretendía dar a aquella comunidad de un sistema judicial sometido a su propia tutela?

Pero vamos a lo del “multinivel”, o sea, varios niveles. El Diccionario de la Real Academia Española, atribuye a la palabra nivel, entre otras, estas acepciones: “Altura que algo alcanza, o a la que está colocado, categoría, rango, grado o altura que alcanzan ciertos aspectos de la vida social, grado de bienestar, principalmente material, alcanzado por la generalidad de los habitantes de un país componentes de una clase social”.  O sea que, si va a haber una pluralidad de niveles, ¿hemos de entender que eso significa que los ciudadanos del Estado español serán diferentes en niveles según la comunidad donde tengan su residencia, su vecindad civil, según las competencias y capacidades que éstas posean? Lo más insólito es que un partido que se sigue llamando socialista proponga en su ponencia marco justamente dar cauce a las desigualdades formales y jurídicas entre los ciudadanos. Porque si lo que se quiere decir con “multinivel” es que habrá varios niveles administrativos en la estructura funcional del Estado eso ya existe ahora. ¿Dónde está la novedad?

Más bien parece una versión requintada de aquella de la España “asimétrica” que se le ocurriera a Maragall y que Zapatero pretendió santificar. En esta parte del discurso de Sánchez hemos ido pasando por varias fases, aunque nada mejor que aquella definición de España como “nación de naciones formada por Cataluña, Galicia, el País Vasco…¡Y España!”. Con razón, analistas externos de nuestra realidad nacional como argentino de ascendencia italiana, Marcelo Gullo, doctor en Ciencia Política, graduado en Estudios Internacionales por la Escuela Diplomática de Madrid, profesor de la Universidad Nacional de Lanús, “autor de Madre patria”, (Espasa, 2021), concienzudo análisis sobre la leyenda negra y sus consecuencias políticas hoy, aludía recientemente a la “balcanización de España”.

Trato entre iguales

Realmente no se puede negar que desde manda en el PSOE el doctor Sánchez no han enriquecido la calificación de España que viene sucediéndose de modo continuado como “federal, federal asimétrica, plurinacional”. Pero este invento lingüístico los mejora todos. De momento, ya hemos visto que todo esto es un experimento para acomodarse a las pretensiones de los que quieren salirse del Estado, pero que Sánchez precisa para seguir en la Moncloa. Hay gestos que lo dicen todo como la ausencia de Aragonès de la reunión de presidentes autonómicos (el vasco fue, pero tras haber sacado al presidente nuevas cesiones), porque él trata directamente de igual a igual con su homólogo del Estado español. Y es que no todos estamos al mismo nivel. @mundiario

La "España multinivel", la última ocurrencia lingüística del sanchismo
Comentarios