Buscar
SEMrush

Lentitud del Gobierno a la hora de impulsar la Agenda 2030, aprobada en Naciones Unidas

La Agenda 2030, aprobada en Naciones Unidas en 2015 por 193 países, convoca a lograr 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con la reducción de la pobreza y la desigualdad, el cuidado del medioambiente, la igualdad de derechos entre hombres y mujeres y el crecimiento sostenible.

Lentitud del Gobierno a la hora de impulsar la Agenda 2030, aprobada en Naciones Unidas
Encuentro de incidencia política de la sociedad civil en el Congreso.
Encuentro de incidencia política de la sociedad civil en el Congreso.

Firma

Manuel de la Iglesia - Caruncho

Manuel de la Iglesia - Caruncho

El autor, MANUEL DE LA IGLESIA - CARUNCHO, escribe en MUNDIARIO. Es doctor en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid, se especializó en Economía Internacional y Desarrollo. Trabajó para la cooperación española en distintos puestos en la Agencia Española de Cooperación Internacional en Madrid y durante casi quince años en Nicaragua, Honduras, Cuba y Uruguay. También pasó un año en Inglaterra como Visiting Fellow, en el Instituto de Estudios de Desarrollo de la Universidad de Sussex. Como ensayista, ha publicado numerosos artículos y obras como El impacto económico y social de la cooperación al desarrollo y The Politics and Policy of Aid in Spain. Como narrador, ha publicado el libro de relatos Atractores Extraños y las novelas Los dioses de la sombra juegan pelota y A pocas leguas del Cabo Trafalgar. @mundiario

España no es precisamente un ejemplo de desarrollo sostenible: estamos entre los tres países más desiguales de la Unión Europea (UE); padecemos una elevada pobreza relativa, con especial impacto en la infancia (2,7 millones de niños/as en riesgo de pobreza); también unos inaceptables niveles de desempleo -sobre todo juvenil-, una amplia brecha salarial entre hombres y mujeres y una escasa inversión en I+D. Con el actual modelo productivo, necesitamos 2,4 veces más superficie de la que disponemos para mantener nuestro nivel de vida. Más: España es el penúltimo país de la UE en la recaudación de impuestos ambientales. Y nuestro esfuerzo en cooperación externa, 0,19% de la RNB en 2017, queda muy por debajo de la media de la UE (0,51%).

La Agenda 2030, aprobada en Naciones Unidas en 2015 por 193 países –entre ellos España–, convoca a lograr 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) relacionados con la reducción de la pobreza y la desigualdad, el cuidado del medioambiente, la igualdad de derechos entre hombres y mujeres y el crecimiento sostenible, y ofrece una oportunidad única para transformar el modelo de desarrollo económico, social y medioambiental en uno más sostenible, equitativo e inclusivo.

La Agenda en España

Para dialogar sobre lo que falta para impulsar esta Agenda en España, se llevó a cabo el 9 de abril un encuentro convocado conjuntamente por más de 40 organizaciones de ámbito estatal de la sociedad civil: plataformas de acción social, sindicatos, organizaciones ecologistas, centros de estudio, ONG de desarrollo y su Coordinadora, y la red Futuro en Común. La causa: la inquietud generada por la lentitud del Gobierno a la hora de impulsar la mencionada Agenda. En el Congreso de los Diputados, junto a dos centenares de representantes de la sociedad civil, la ministra de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, varios secretarios de Estado, la presidenta del Congreso y distintos portavoces de los grupos parlamentarios, analizaron los avances y retos del desarrollo sostenible en España.

¿Qué mostraron los debates? Entre los avances, son destacables dos: la creación, el pasado septiembre, de un Grupo interministerial de Alto Nivel (GAN) para coordinar la implantación de la Agenda; y la reciente presentación, por parte de la Administración, del borrador de un “Plan de Acción 2018-2020 para la implementación de la Agenda 2030”. Un Plan que contiene un primer acercamiento al estado de los ODS en España -un diagnóstico de situación todavía muy mejorable-; un relevamiento o “mapeo” de lo que distintos departamentos ministeriales se proponen realizar para su logro; la selección de unas “políticas palanca”  para alinearlas con los ODS; y una voluntad de diálogo con otros actores, de manera especial con comunidades autónomas y entes locales -con numerosas competencias sociales y medioambientales- y con el Congreso.

Respecto a las “políticas palanca”, se han seleccionado siete -la mayoría en fase de elaboración-. Entre ellas, una “Estrategia de prevención y lucha contra la pobreza y la exclusión social”; un “Plan estratégico de igualdad de oportunidades (entre hombres y mujeres) 2018-2021”; una “Estrategia española de Economía Circular”; la “Ley de Cambio Climático y transición energética” y el V Plan Director de la Cooperación Española -aprobado por el Gobierno, pero con el voto en contra de la sociedad civil-.

Los propósitos

Hay que esperar a que se concreten más estos propósitos para evaluarlos, pero aparecen ya algunas debilidades en los planes del Gobierno que habría que corregir:

> En primer lugar, la voluntad de reducir la desigualdad, algo bastante ajeno a un gobierno de corte conservador. Los ODS llaman a que el 40% más pobre de la población vea incrementar sus ingresos por encima del promedio nacional, justo lo contrario de lo que sucede aquí, donde el decil más rico es el que ve crecer más sus ingresos. Que España ocupe uno de los últimos puestos de la UE en igualdad, es avergonzante. El Gobierno confía en la creación de empleo y la puesta en marcha de la Estrategia de lucha contra la pobreza y la exclusión como ejes principales para reducir la desigualdad, pero sabemos que no es suficiente. Hace falta una Estrategia de reducción de la desigualdad que contemple la creación de empleo decente y que se apoye con firmeza en una política fiscal diferente. Recaudamos mucho menos que en Europa y, como resultado, tenemos un gasto público inferior en 7 puntos del PIB a la media europea -70 mil millones de euros menos que si alcanzáramos ese promedio-, lo que impide mejorar la calidad de la educación, garantizar la cobertura sanitaria universal y aumentar las transferencias sociales dirigidas a los deciles más pobres de la población. Eso sí, los números dan para aumentar el presupuesto de defensa en 800 millones, ¡una verdadera necesidad social!

> En segundo lugar, es llamativa la falta del sentido de urgencia que la situación demanda. No hay razón para esperar al plazo dilatado que requiere la aprobación de cualquier ley, como la mencionada del Cambio Climático, para tomar medidas. En el encuentro se recordó que mientras en España se han matriculado un 0,8% de coches eléctricos, Noruega cuenta con un parque del 37%. Algunos pensarán que no podemos compararnos con Noruega, pero es que en China las autoridades se han propuesto llegar al 8% en este año. Multiplicarán por 10, en términos relativos, la cifra española. ¿Por qué posponer medidas tan simples como, por ejemplo, eliminar el IVA en la compra de estos autos?

> En tercer lugar, inquieta a la sociedad civil la gobernanza de la Agenda, con un GAN débil para las tareas que tiene por delante. Reforzarlo pasa por adscribirlo a directamente a Presidencia del Gobierno; por integrar una representación al más alto nivel de ministerios claves para el logro de los ODS -Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Empleo, Energía, Hacienda y Educación-, insuficientemente representados; y por contar con un equipo técnico con personal y medios suficientes. Además, se ha propuesto la creación de un Consejo de Desarrollo Sostenible, como órgano consultivo, en el que participen la sociedad civil, el sector privado y expertos académicos.

> Por último, están los medios necesarios para avanzar en la Agenda. “La verdadera amistad se demuestra en los presupuestos”. Y no es sólo una cuestión de dinero para inversiones sociales, medioambientales o la cooperación, por importante que estas sean, sino también de desplegar capacidades institucionales y tecnológicas y de diseñar incentivos correctos para el alineamiento de otros actores, como el sector privado, con los ODS.

En estos asuntos, el Gobierno tiene todavía todo por demostrar. @mundiario

Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad