En España los "fake news" no son solo noticias falsas, son realidad deformada

Los líderes de PSOE y Podemos. / Cadena Ser
Los líderes de PSOE y de Podemos. / Cadena Ser
No es lo mismo inventarse algo para ingenuos que partir de una realidad y deformarla hasta desvirtuar su contenido para convertirla en una arma contra el rival y así destruirlo.
En España los "fake news" no son solo noticias falsas, son realidad deformada

Vivimos en un país donde la justicia es tan lenta y garantista que durante los diez, doce o catorce años que tarda una causa  en disponer de una sentencia definitiva ya agotados los múltiples recursos, se nos acaba el rencor, el odio y hasta la sed de venganza. No tomar decisiones en caliente no implica tomarlas congeladas pero lo peor es que durante ese dilatado período asistiremos a una infinidad de juicios paralelos de tertulianos, prensa, radios y televisiones  pero sobre todo a campañas profesionales en las redes sociales donde gente interesada deformará e inventará noticias y datos que permitan agitar voluntades.

Esse control de las redes sociales, hábilmente combinado con noticias falsas y grupos de activistas bien adiestrados, está provocando cambios en el mundo que causan agitación y colocan en el filo de la navaja un control que puede acabar descontrolado. Es una vuelta al pasado, a la época de la guerra fría donde las batallas se desenvolvían entre servicios secretos de medio mundo, especialmente la URSS liderada por Rusia, y los Estados Unidos. El KGB ruso con el apoyo de la Stasi alemana y otros países que llamaban satélites, y la CIA norteamericana cambiaban gobiernos, fomentaban golpes de Estado, y mataban muy discretamente. Parece ser que aquellos tiempos han vuelto de la mano de Putin y vuelven a aparecer espías rusos asesinados en Londres, y algaradas callejeras en países como Chile, Bolivia o Francia con motivaciones achacadas al precio de billete de metro o el del diesel, algo difícil de creer. El mundo se agita y hasta Trump, todo un presidente de Estados Unidos, parece que logró su cargo con ayuda desde Rusia y Ucrania, pero lo más grave es la creación de una corriente de opinión que al parecer llevó a conseguir el si en el referéndum del Brexit, lo mismo que ocurrió en el referéndum ilegal del 1-O en Cataluña o está ocurriendo ahora con la agitación callejera de los CDR y el Tsunami. De la intervención rusa en nuestras eleccioones no se ha hablado todavía pero si llega a confirmarse que intervinieron en USA, en el Reino Unido, a en Francia con el único óbjetivo que crear un mundo débil al estilo de lo descrito en Los Protocolo de los Sabios de Sión para romper la Unión Europea y sus relaciones con Estados Unidos, es decir, dañar el comercio internacional, tampoco sería extraño que la creación del llamado Gobierno Frankestein, sea un deseo de los mismos que agitaron Cataluña. Ya se está investigando y aparecen pruebas de la presencia de espías rusos tratando de manejar la situación. Durante nuestra Guerra civil lo que crearon fue el caos, las matanzas en retaguardia, y una revolución que lo que logró fue perjudicar a la República.

España le está dando su toque personal a nivel doméstico. Casos como los EREs, los Cursos de Formación, o el Faffe, y también la Gürtel y otros similares como el 3% de la CiU de Pujol en Cataluña, no dan luz a la historia sino que con informaciones sesgadas se deforma la realidad para defender o atacar intereses partidistas. En este ambiente se puede mentir impunemente y ni siquiera nuestro Presidente se oculta para engañarnos porque según sus ministros la persona de las campañas y la del gobierno no son la misma. Mientras, en esto del todo vale, cada vez nos prohíben hablar español en más lugares, tener presencia de las fuerzas del orden, quitaron del caso de los EREs a la jueza Alaya, la que levantó la alfombra que tapaba las cloacas, o nos cuentan que la Caja de Pensiones está vacía cuando las pensiones no contributivas en el mundo entero cargan contra los Presupuestos del Estado recortando otros gastos como la burbuja política que Ciudadanos quiso pinchar y nadie apoyó (tenemos 265 senadores y EEUU 100 con unos 300 millones de ciudadanos). 

Todo se basa en "fake news" que nos desconciertan y hasta nos impiden hablar en familia o con amigos porque según sigan como fuente de información TVE, la Sexta, TV3, El País o La Razón, por ejemplo, partiremos de realidades muy diferentes. Esto no se arregla fácilmente y menos añadiendo mentiras nuevas. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias saben perfectamente que aquellas  promesas que incluyan cambiar leyes orgánicas o enmendar la Constitución requieren una mayoría cualificada inalcanzable sin el PP. Dice Sánchez que España necesita un gobierno progresista y es cierto solo que hoy eso no se asocia  históricamente a la izquierda. El país que más progresa es USA (liberal-conservador), Alemania (Conservador) o Francia (centro liberal), aunque hay que reconocer que en el pasado hubo un progreso social importante asociado a la socialdemocracia, que no era marxista (en la UE no hay gobierno alguno con comunistas o populistas).

Toda España está hoy de acuerdo en la necesidad de cambios y de resolver los graves problemas planteados, no los de 2050 sino los de 2020, y por eso casi un 70% según las encuestas desea un gobierno de amplia mayoría y constitucional como el que formarían PSOE-Cs-PP y es triste que el hecho de que el Gobierno tenga un color u otro depende del encarcelado por sedición Oriol Junqueras o el fugado Puigdemont. @mundiario

En España los "fake news" no son solo noticias falsas, son realidad deformada
Comentarios