España en estado de alerta: problemas y propuestas

Nadia Calviño. / Mundiario
Nadia Calviño. / Mundiario
Con este título se publica el nuevo informe del Círculo Cívico de Opinión, el think tank de gran reputación que en mi opinión suele acertar con sus análisis políticos y económicos de España, así como con sus recomendaciones. Ojalá reciban la atención debida.
España en estado de alerta: problemas y propuestas

No ha sido una buena semana para España: el martes falleció uno de los grandes creativos del país, Alberto Corazón, dejando un hueco en el panorama cultural, ya de por sí sumergido en una crisis existencial por la pandemia y sus repercusiones. El miércoles, en Cataluña los partidos independentistas se comprometieron por escrito a no pactar con el PSC, lo que hace casi imposible que después de las elecciones del domingo haya cambios relevantes en su panorama político. 

Mientras en Italia las fuerzas políticas acuerdan dar estabilidad a un gobierno con Mario Draghi a la cabeza, que garantice la gestión eficaz de los 200.000 millones de euros que le corresponden del Plan de Recuperación y Resiliencia, España sigue sin un “Plan País”. Serio y creíble, como resalta El País, para que tenga opciones de pasar dos duros exámenes: “convencer a Bruselas de que España va a saber gastar los fondos y hacer las reformas prometidas, y apaciguar la política doméstica, con Podemos enseñando las garras y los sindicatos enseñando los dientes”.  

Los fondos europeos, una cuestión de Estado

Parece que ni La Moncloa cierra filas detrás de la ministra de Economía Nadia Calviño para que lidere este Plan, desaprovechando así a la política que más prestigio y credibilidad goza en la Unión Europea, ni las comunidades autónomas tienen las ideas claras de qué hacer con los 70.000 millones que les corresponden, ni suficientes grandes, medianas y pequeñas empresas están dando el do de pecho con propuestas atractivas para aprovechar la bazuca de los 140.000 millones de euros. Hay excepciones, como las tres grandes eléctricas españolas que anunciaron el jueves 360 proyectos por un valor de más de 50.000 millones de euros, destinados al hidrógeno, a las energías renovables y a las tecnologías de almacenamiento. Telefónica, por el otro lado, solo anunció que optará también a fondos europeos, sin revelar ni sus proyectos propios ni la cuantía de los mismos, aunque “acompañarán a las pequeñas y medianas empresas en sus planes de digitalización”.

Como apunta el informe del Círculo Cívico de Opinión, los fondos europeos deben ser “considerados como una auténtica cuestión de Estado. Aprovechar esta ocasión excepcional obligará a un formidable esfuerzo de gestión. Y es justo el déficit de gestión uno de los pasivos más abultados que hoy soportamos, con un Gobierno que para asuntos cruciales encuentra la oposición más dentro de él que fuera”. No solo falta dar a conocer las líneas maestras del Plan País, faltan también los criterios que regirán en la evaluación de los proyectos, así como la información sobre ideas y propuestas ya presentadas tanto al Gobierno como a las Comunidades Autónomas … ¡A pesar de que el tiempo apremia, porque el Plan País tiene que estar en Bruselas en abril!

Faltan detalles de diseño, financiación y gestión de los proyectos

Un par de ejemplos, para ilustrar la frustración de muchos observadores: uno de los proyectos estrella parece que va a ser el Corredor Mediterráneo, desde hace años en la discusión y planificación. ¿Por qué no se conocen más detalles de su diseño, financiación y gestión? Y si están ya fijados, por qué no se comunican. Otras urgencias parecen ser la mejor conexión por tren entre el puerto número uno –Algeciras– y Madrid; o la extensión del AVE a Galicia; o los planes de digitalización de la Administraciones Públicas, para solucionar carencias en los centros de salud, educación, empleo, justicia, etc.; o un plan maestro para reconvertir y potenciar el sector del turismo, tan relevante para la economía española.

Lo mismo pasa con las reformas de pensiones y laboral que demanda Bruselas. Hay mucho ruido y pocas nueces, con tensiones y presiones entre el Gobierno y los agentes sociales, aparte de las profundas diferencias en los planteamientos de los coalicionistas. Más incongruencias: la ministra de Educación promete una reforma de la Formación Profesional, sin detallar si se inclina por actualizar el modelo vigente o por un cambio de rumbo hacia la FP Dual, que tan buenos resultados le ha dado a Alemania y Austria; en el tema de investigación y ciencia, no hay anuncios de por dónde quieren tirar sus responsables políticos, en el tema de la cultura tampoco. ¿Cómo se piensa recuperar la actividad en la industria cinematográfica, cómo en los teatros, en la música, las letras, el arte, los museos, en las instituciones de divulgación del español en el mundo, etc.? Preguntas de los ciudadanos sin respuestas de los gobernantes.

Faltan creativos que enriquezcan el panorama intelectual

Personalidades creativas como Alberto Corazón fueron motores del renacimiento cultural de España desde la Transición. Ojalá siempre más colegas, alumnos y admiradores suyos se pongan manos a la obra para aportar ideas y proyectos que enriquezcan el panorama intelectual – porque en momentos de una de las mayores crisis de los últimos 50 años son necesarios más que nunca. 

Bienvenidos pues laboratorios de ideas como el Círculo Cívico de Opinión, que demanda en su nuevo informe primero, “un amplio acuerdo entre las grandes fuerzas políticas para defender el orden constitucional y reforzar la legitimidad de las instituciones” y segundo, un aprovechamiento máximo de los fondos europeos como “oportunidad única para dinamizar la economía y mirar con más confianza al futuro”, ajustándola a los fines establecidos por Bruselas. 

Una gobernanza eficaz del Plan País desmentiría la opinión de Groucho Marx según la cual “la política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después remedios equivocados”. ¿Inviable? En España existe el riesgo de que sí. ¿Imposible? En Italia existe la esperanza de que no. @mundiario

España en estado de alerta: problemas y propuestas
Comentarios