España es el 30º país menos corrupto del mundo de los 176 que controla TI

El extesorero del PP Luis Bárcenas.
El extesorero del PP Luis Bárcenas.

Está de moda creer que nuestros políticos se llevan a paladas el dinero público, en una impúdica exhibición de corrupción. Pero en todas partes cuecen habas.

España es el 30º país menos corrupto del mundo de los 176 que controla TI

Está de moda creer que nuestros políticos se llevan a paladas el dinero público, en una impúdica exhibición de corrupción.

Desde luego, una serie de escándalos (Gürtel, Nóos, EREs, etcétera), así como su impunidad judicial a fecha de hoy, no contribuyen precisamente a disipar esa imagen.

Sin embargo, España es el 30º país menos corrupto del mundo de los 176 que controla la organización Trasparencia Internacional (TI). Incluso en los más sanos, como Suecia, recuerdo el caso de una ministra conservadora y de un parlamentario comunista que hace años coincidían sin razón aparente en viajes organizados con dinero público. El motivo real era su secreta relación sexual a costa de los contribuyentes.

De la corrupción no se salva ni Dios, parafraseando los versos de Blas de Otero. Lo evidenció The Daily Telegraph al desvelar hace cuatro años que docenas de parlamentarios británicos habían cobrado dietas por viajes que no realizaron, recibido ayudas para hipotecas que ya habían vencido y conseguido compensaciones a obras inexistentes.

Ya ven que en todas partes cuecen habas.

Por eso mismo, a la hora de denunciar a políticos sinvergüenzas, también nosotros deberíamos hacérnoslo mirar: ¿quién no ha facturado obras sin IVA, enchufado al hijo de algún amigo o pedido una receta médica para otra persona?

No nos engañemos: tenemos a los políticos que nos merecemos.

Me lo ha ratificado el caso de una amiga ucraniana, en perfecto estado de salud pero con un subsidio permanente de invalidez. ¿Cómo es eso?, le he preguntado: pues que el médico que la operó con feliz resultado volvió a certificar su incapacidad laboral a cambio de percibir de ella bajo cuerda la mitad de su pensión de por vida.

Al lado de este caso, los nuestros parecen de chichinabo. Claro que esa falta de comportamiento moral de los ciudadanos se corresponde con las actitudes de sus políticos. Mientras que aquí los nuestros sólo se atreven a increparse en el Congreso, en Kiev llegan tan ricamente a darse de puñetazos por un quítame allá esas pajas.

España es el 30º país menos corrupto del mundo de los 176 que controla TI
Comentarios