El escándalo de la trama rusa en las redes sociales salpica a Cataluña

Manifestación a favor de la independencia de Cataluña. EUobserver
Manifestación a favor de la independencia de Cataluña. / EUobserver

El Senado de Estados Unidos asegura que el Kremlin pudo haber impulsado una agitación en favor del secesionismo haciendo uso de plataformas como Facebook, Twitter y Google. 

El escándalo de la trama rusa en las redes sociales salpica a Cataluña

La trama rusa apunta hacia Cataluña. El secesionismo ha saltado al frente en medio de una sesión del Senado de Estados Unidos, en la que se debatía el impacto de la interferencia de la propaganda rusa en las redes sociales durante las elecciones presidenciales estadounidenses del año pasado. Pero el Comité de Inteligencia ha dejado claro que la injerencia del Kremlin pudo haber transcendido más allá de la frontera norteamericana.  

“Sabemos que los rusos estuvieron involucrados en las elecciones francesas y alemanas, y ahora estamos descubriendo que también en la separación de España”, explicó el senador independiente por Maine, Angus S. King. “Sus plataformas son globales y hay fuentes abiertas sustanciales que informan que una actividad similar puede estar teniendo lugar en Cataluña ahora mismo”, agregó el senador demócrata Martin Heinrich, frente a los representantes legales de Facebook, Google y Twitter, que se presentaban en la sesión.

Al parecer el Comité de Inteligencia del Senado ha acumulado información que revela que Rusia había apostado a mensajes constantes y programados en la web para agitar el discurso nacionalista y promover “identidades estatales”. De esta forma, esta poderosa maquinaria alentaba las tesis independentistas, expandía bulos y azuzaba la discordia a través de una compleja red de generación y difusión de contenidos sesgados, revela el diario El País.

Los tres titanes de la Red se han hundido en el pantano político de la injerencia de Rusia luego de que quedara demostrado que sus políticas de seguridad son débiles y sirvieron –con o sin intención- como un puente para conectar al Kremlin con una multitud de usuarios, que recibieron anuncios falsos cuyo único objetivo era influir en su intención al voto.

“¿Qué están haciendo ustedes, ahora mismo, para garantizar que sus plataformas no se emplean para generar división en todo el mundo, para debilitar las democracias occidentales? ¿Y en particular con el caso de Cataluña, están al corriente de lo que sucede allí?”, preguntó el senador Heinrich a los abogados de las compañías.

Las respuestas de los representantes no dejaron nada complacidos a los miembros del Senado. “En términos globales, estamos centrados en impedir este tipo de abusos. Es una obligación de la plataforma. Nos centramos en las elecciones según el calendario, incluidas las catalanas”, dijo el ejecutivo de Facebook. Mientras que los portavoces de Twitter y Google prefirieron pedir tiempo y confesar que de momento carecían de mayores datos.  

Los senadores no escondieron su disgusto y, de hecho, solicitaron que sean los máximos ejecutivos de cada firma quienes entreguen las cuentas la próxima vez. “Me gustaría preguntar a quienes toman las decisiones”, concluyó el senador King. Por lo que, al parecer, pronto el multimillonario Mark Zuckerberg tendrán que pararse frente a las autoridades para explicar cómo es posible que su popular imperio se haya convertido en una herramienta de manipulación política. @mundiario

El escándalo de la trama rusa en las redes sociales salpica a Cataluña
Comentarios