Buscar

MUNDIARIO

¿Puede haber "seguridad jurídica" fuera de la Constitución y sin citarla?

Los independentistas, como aclaró Rufián, entienden que la seguridad jurídica quiere decir el derecho internacional que garantiza el derecho de los pueblos a su autodeterminación y que ellos reclaman.
¿Puede haber "seguridad jurídica" fuera de la Constitución y sin citarla?
Protocolo de Estado para recibir a Torra.
Protocolo de Estado para recibir a Torra.

Firma

Fernando Ramos

Fernando Ramos

El autor, FERNANDO RAMOS, es columnista de MUNDIARIO. Periodista. Doctor en Derecho y en Ciencias de la Información. Técnico de Radiodifusión y Televisión. Profesor jubilado de Derecho y Deontología de la Comunicación en la Universidad de Vigo. Profesor en la Escuela de Práctica Jurídica del Colegio de Abogados de Pontevedra y de los Encuentros Inter Academias en la Escuela Naval Militar. Autor de 28 libros de Derecho, Comunicación Institucional y Protocolo. Ha dirigido 20 tesis doctorales. Profesor invitado en varias universidades de Europa y América. Ejerció el periodismo 30 años en radio y los principales medios de Galicia. Fue corresponsal de la Agencia “Europa Press”, “Sábado Gráfico” y el diario “Ya”. Obtuvo el Premio del Colegio de Arquitectos de Galicia en defensa del patrimonio histórico y el Trofeo “Actualidad” por sus investigaciones sobre el contrabando y el narcotráfico. Fue presidente de la Asociación de la Prensa de Vigo y obtuvo dos veces el Premio Luis Taboada a la mejor labor informativa sobre Vigo. Está en posesión de la Cruz al Mérito Militar con distintivo blanco. @mundiario

No creo que nadie esperara otra cosa. En resumen, nada con sifón. Mejor dicho, peor. Tras la primera reunión de los gobiernos del Reino de España y de la Comunidad Autónoma de Cataluña, sin la presencia, como sería lógico por parte catalana, de todas las fuerzas presentes en su Parlamento, el comunicado final no añade nada nuevo. Se seguirá negociando y los acuerdos a que se llegue estarán ubicados en el marco de la "seguridad jurídica". ¿Y eso qué es? ¿Es que quepa alguna seguridad jurídica fuera del marco de la Constitución? Pero eso ya lo aclaró el primer conseguidor de llevar a Sánchez a reunirse con Torra, el señor Rufián nos explico que para ellos “seguridad jurídica” significa el amparo del Derecho Internacional que protege a los pueblos que desean ser independientes de sus antiguas metrópolis.

De momento, como ya se hiciera en documentos anteriores, no se cita para nada el marco de la Constitución, y aún cuando se llevara a cabo como propone el secretario general del PSC, Miguel Iceta, de reformar la Constitución, el Código Penal y todo lo que se ponga por delante para acomodarse a las pretensiones de los independentistas, el marco constitucional no podría ser ignorado.

Hay que ser muy optimista para creer que estas negociaciones nos van a llevar, en el mejor de los casos, que el reconocimiento a Cataluña de nuevos privilegios, más dinero, menos Estado, y quien sabe si avances en su propia política exterior, que es una forma de ejercer soberanía, aparte de sistema judicial propio y, como se preveía en el Estatut de 2006, privar a lo poco que quede del Estado de legislar para aquella región en competencias no cedidas.

Sánchez dice que la negociación será larga. Torra replica que ellos no quieren otra cosa que la independencia y la amnistía, que de los otros asuntos que ofrece Sánchez son de tono menor para tratar de modo administrativo. Porque además, ahora descubrimos, como nos enseña el ministro de Justicia e Iceta confirma, en Cataluña no pasó nada que mereciera el reproche penal que estableció el Tribunal Supremo y ha de cambiarse el Código Penal porque los políticos presos fueron reos de los excesos de la Justicia española para con sus conductas, que no fue para tanto y hay que corregirlo.

Lo que no entiendo es que “si la Le sola no es suficiente”, como nos enseña el doctor Sánchez, para qué hace falta garantizar la “seguridad jurídica” abstracta en el negocio que hoy ha comenzado a substanciarse. Por cierto, que la forma de presentar las banderas a la entrada de la Moncloa corresponde a las recepciones de Estado. Lo normal sería, sin las falsa simetrias habituales, colocar la bandera de España a la derecha de la Catalana sin más en la puerta de entrada. No se entiende repetir el juego de banderas a ambos lados de la puerta. El protocolo es un lenguaje simbólico que nos trasmite un mensaje. Este estaba claro. @mundiario