Buscar

MUNDIARIO

¿Es posible acabar con la corrupción, el nepotismo y el abuso del poder?

Quizás lo sea como también se acabará con el cáncer algún día aunque no será fácil ya que por extrañas razones la gente suele votar más a los partidos corruptos.
¿Es posible acabar con la corrupción, el nepotismo y el abuso del poder?
Corrupción.
Corrupción.

Firma

Raúl Saavedra

Raúl Saavedra

El autor, RAÚL SAAVEDRA, es colaborador de MUNDIARIO. Es ingeniero industrial por la ETSIIM. @mundiario

La corrupción es tan antígua como el vino, podríamos decir que desde el origen de la propiedad privada como la define Engels. Viene a ser como si todos tuviésemos un precio y el que no es corrupto pudiendo serlo es porque el comprador de voluntades no lo ha alcanzado. La historia está llena de corruptos y traidores capaces de cualquier cosa por alcanzar el poder y utilizarlo en beneficio propio o de su círculo de influencia, de aquellos que le apoyan y protegen para conservar el bastón de mando. Cierto que hubo y hay dictadores que hicieron justicia y fueron severos con los corruptos pero abundan mucho más los que se apuntaron a enriquecerse de forma anómala o bien, aún siendo horados, consintieron que el círculo de gente que le apoyaba practicase la corrupción.

En el franquismo del que ahora tanto se habla, había las llamadas Familias del Régimen, unas cien familias que dominaban la economía, la mayoría ya enriquecidas antes de la Guerra Civil en la que apoyaron al bando nacional y del que luego recibieron su recompensa. No se enriquecieron porque ya eran ricos pero utilizaron influencias e información privilegiada para mantener y hacer crecer aún más su patrimonio, sin embargo la corrupción generalizada tanto en el sector público como en el privado llegó con la democracia que pecó de tolerante. No es de extrañar porque la llegada al poder de una ingente cantidad de personas sin patrimonio, animó a muchas de ellas a utilizar su poder para utilizar el dedo en nombramientos de cargos y adjudicaciones. Primero de trataba de financiar y afianzar el partido que puede mantener los privilegios logrados pero pronto derivó a cobrarse un margen por el riesgo asumido y así surgieron nuevos ricos lo que animó a otras gentes que siguiendo el modelo no dudaron aplicarlo también al sector privado. Era lo que tantas veces habíamos visto en las películas americanas donde cuando no hay entradas para un espectáculo, una reserva, o se quiere conseguir algo, todo es posible enseñando un billete de 10 míseros dólares. En España todavía no llegamos a eso de forma generalizada pero el poder ya se cobra su parte en el sector privado aunque hemos de reconocer que se avanzó algo en este campo, sobre todo gracias a los jueces porque los ciudadanos aún no hemos llegado a denunciar estos casos como sucede en otros países.

Muerto Franco, ni Arias Navarro ni Adolfo Suarez extendieron la corrupción porque el poder no estaba aún en manos de los partidos y además no llegaban a política gente pobre ni inculta sino gente que entraba en política perdiendo mucho dinero. Porque fuera de ella ganaban muchísimo más. Fue la llegada del PSOE de Felipe González y la transformación de Alianza Popular de Manuel Fraga en el PP retirándose él a sus aposentos de Galicia, lo que provocó un rápido crecimiento de la corrupción. Los partidos del bipartidismo siguieron el modelo de CIU en Cataluña instaurando la costumbre de cobrar el 3% de todas las adjudicaciones para financiar sus partidos, y pronto subió al 5% porque además del partido las personas también querían su parte. El dinero negro, porque se cobraba en mano de la caja B, empezó a circular en abundancia por la nación fomentando las industrias y negocios donde era más fácil generarlo, especialmente el negocio inmobiliario y de la construcción. No me extenderé más en esto porque es fácil seguir los casos de Filesa o Time Export en el PSOE, o el caso Naseiro en el PP, además de todos los presentes que han sido juzgados, están en espera de sentencia, o por juzgar.

Lo que parece mas probable es que por mucho que los lideres actuales prometan el fin de la corrupción o culpen al rival, probablemente dure más que el cáncer porque ni siquiera China con todo su poder y tiranía es capaz de eliminar a todos los corruptos a pesar de que al que descubren lo fusilan. En España solo los partidos que no han llegado al poder carecen de imputados, como es el caso de Ciudadanos, con la excepción del PNV que tampoco destaca en esa lista pese a tener poder suficiente para haber estado. Son los nuevos partidos los que proponen planes contra la corrupción creíbles como ha hecho Ciudadanos y también Podemos, con la particularidad de que este último muestra una clara tendencia al nepotismo y los nombramientos a dedo por activa y por pasiva.

Donde existe menos corrupción es en los países nórdicos y no lo han logrado los partidos, lo han logrado los ciudadanos que no votan a partidos corruptos ni a imputados y por si fuera poco denuncian a cualquier corrupto que conozcan, sea su vecino o un familiar. Así si es posible. Tomando conciencia de que hacer justicia no se debe delegar, hay que exigirla con tolerancia cero, da lo mismo si es una mordida, un máster falso, una mentira o engaño deliberado, un fraude fiscal, o cualquier cosa delictiva. Es el pueblo quien mueve montañas y en política el látigo del pueblo es el voto. No queremos en las listas ni un imputado ni a nadie que lo haya encubierto. @mundiario