Por un error telemático se pierde (o se gana) una votación

Twitter @NadiaCalvino
Pedro Sánchez, Nadia Calviño y María Jesús Montero celebrando la aprobación de la reforma laboral en el Congreso. / Twitter @NadiaCalvino
Lo que para el PP ha sido un error, para el PSOE no tiene vuelta de hoja. El hecho ha pasado ya a la instancia judicial. En medio, el cabreo y la risa suelta, depende de quien se hable. 
Por un error telemático se pierde (o se gana) una votación

El error de un diputado del PP ha producido un verdadero maremagnum en el Congreso de los Diputados y en la vida política de España, convulsionada hasta el extremo por las acusaciones de unos y otros sobre transfuguismo y prevaricación. El presunto error del popular Alberto Casero al votar telemáticamente desde su domicilio a favor de la reforma laboral que el Gobierno y los agentes sociales habían pactado previamente, cuando su partido abogaba por el voto en contra de la misma, ha causado en los cenáculos políticos y los debates y tertulias en los medios de comunicación -significadamente en radio y televisión- desde la carcajada ostentórea al cabreo más altisonante, con apuestas en pro y en contra de este o aquel partido, a los que el pueblo llano califica de "iguales" en su actuación. 

Cada cual lo juzga a su ¿leal? saber y entender. Lo que para unos ha sido un simple error a la hora de emitir el voto, error que debiera ser corregido por la presidenta del Congreso, para otros es un "Santa Rita, Rita, lo que se da no se quita". Sea como fuere, el voto del diputado Casero (el ahora también disputado voto) ha permitido, como es sabido, que la propuesta del Ejecutivo saliera adelante.

Rajoy cometió un error similar

Si ha sido un error -como si no- hay que decir que no es la primera vez que una situación similar se produce en las Cortes españolas. Es más: resulta frecuente en votaciones electrónicas "darle a la llave" en sentido opuesto al que exige el "señalador" de turno por cada partido y mano en alto.

En el año 2011 se utilizó por primera vez el voto electrónico o telemático, contemplado como una medida "excepcional", solo justificada en casos de enfermedad, parto o embarazo que impidan la asistencia al Pleno de las señoras y señores diputados. Pero también se varió el sistema de voto presencial al pasar del voto a mano alzada o en urna al emitido desde el escaño que cada diputado -también los senadores, en la Cámara Alta- ejerce en ese sencillo "dar a la llave" o "pulsar el botón", que se dice popularmente. El propio expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, cometió en 2017 un error similar al votar en contra de su propio Gobierno los Presupuestos pactados entre el PP y Nueva Canarias. Un error aquel que no tuvo consecuencias y en nada comparable al supuestamente cometido por el diputado Alberto Casero. 

 

Entre la ciudadanía, la duda: ¿un error o la respuesta a algún acuerdo? El llamado "tamayazo" está a flor de piel pero en sentido opuesto. Y sino, a ver cómo se explica el cambio de voto de dos diputados de UPN, que deberían haber apoyado a su partido con sus votos favorables a la propuesta gubernativa pactada entre PSOE y UPN.

EN MANOS DE LA JUSTICIA 

Pocas horas después de que la reforma laboral pactada hubiera sido aprobada, y cuando en todos los ámbitos se habla de "transfuguismo" cuando la conversación gira en torno a la figura del diputado Casero al que el PP acopla su sentido del error, mientras, Meritxell Batet, presidenta de la Cámara Baja, hace frente a la acusación de posible "prevaricación" que le adjudica el PP, un abogado particular presentaba una denuncia por un presunto delito informático.

La votación y su resultado se hallan a esta hora en el inicio de un recorrido que, indefectiblemente, conduce a una estación "termini" de difícil localización, si bien el "tren" que la traslada tiene dirección al Juzgado de Instrucción número 47 de los de Madrid. A bordo de tal tren se incoan diligencias para aclarar si se cometió o no un delito nacido en el "error" del diputado Casero (que, recordemos, votó desde su casa).

El abogado que denuncia tales hechos ha solicitado el ordenador utilizado por el diputado para emitir un voto que su partido -el PP- nunca ha querido, supuestamente, que fuese aprobado por el Pleno del  Congreso de los Diputados. Ha pedido asimismo el citado abogado denunciante que se permita a la Guardia Civil acceder al Congreso de los Diputados -autorización que el juez ha denegado- para analizar los terminales y sistemas necesarios para la emisión del voto telemático.

El juez de guardia, al desestimar la petición formulada por el letrado y el PP, lo ha hecho, según algunas fuentes, sin perjuicio de que pueda ser concedida esta práctica solicitada en el curso del procedimiento iniciado. Las actuaciones han pasado ya el Ministerio Fiscal para que se pronuncie sobre el asunto.

Prevaricación, transfuguismo... acusaciones que, muy probablemente, quedarán en nada. Así, y de pasada, se silencian las actuaciones de los dos diputados de UPN cuya expulsión ha anunciado el partido mientras ellos, sus señorías, responden que no están dispuestos a renunciar a sus respectivos escaños. 

Spain is different. Of course. @mundiario
.

Por un error telemático se pierde (o se gana) una votación
Comentarios