Buscar

MUNDIARIO

Errejón, caballo de Troya con experiencia

La izquierda radical en España tiene una historia triste. Sobrada de narcisismos y hueca de ideas, tiene en la fragmentación su seña de identidad. Ha aprendido lo peor del comunismo soviético, las purgas sistemáticas y ha renunciado al pragmatismo propio de las democracias occidentales.
Errejón, caballo de Troya con experiencia
Íñigo Errejón, candidato de Más País. / Mundiario
Íñigo Errejón, candidato de Más País. / Mundiario

José Luis Méndez Romeu

Pedagogo y columnista.

Pablo Iglesias se ha convertido en el objetivo a batir. Ha hecho méritos suficientes. Por dos veces pudo estar en el Gobierno y en ambas ocasiones lo rechazó, provocando el adelanto electoral. Sin embargo sus escaños son necesarios para apuntalar la mayoría gubernamental. No se pudo hacer con él al frente, luego debe hacerse prescindiendo de él. Gentes leídas se han fijado en la estratagema propuesta por Ulises para vencer a Troya tras nueve años de guerra agónica. Cuidadosamente han dispuesto los astros para la conjunción favorable. La víspera de la convocatoria de elecciones, el grupúsculo de Errejón celebraba una reunión anodina. Al día siguiente era el caballo de Troya elegido.

Experiencia no le falta. Gracias a él, Manuela Carmena perdió la Alcaldía de Madrid. Tras innumerables discursos en los que lució su habilidad para envolver ideas sencillas en un lenguaje abstruso y pedante, logró que la derecha volviese a gobernar Madrid, algo que parece formar parte del paisaje político español, como el PNV en el País Vasco, el nacionalismo en Cataluña o el PP en Galicia.

La izquierda radical en España tiene una historia triste. Sobrada de narcisismos y hueca de ideas tiene en la fragmentación su seña de identidad. Ha aprendido lo peor del comunismo soviético, las purgas sistemáticas y han renunciado al pragmatismo propio de las democracias occidentales de base parlamentaria. En la transición, la sopa de siglas que llegaron a formar se diluyó como azucarillo en cuanto el socialismo hegemónico ofreció puestos a algunos dirigentes y dejó al resto a la intemperie. Selección natural.

Hoy, escuchando las propuestas de las múltiples “confluencias” de Podemos, es imposible encontrar una idea común sobre España, los españoles o cualquier problema que les afecte. Producen una cacofonía de personalismos, cada día más fracturados. Esos son los soldados que acompañarán a Ulises-Errejón en la operación. Bien asesorados para limitar el esfuerzo a unas pocas provincias en las que arañar escaños y debilitar a quien antaño fue líder idolatrado y hogaño es prototipo de burgués acomodado, una caricatura de sí mismo. La operación, sumada al descrédito  cosechado por Unidas-Podemos ante sus propios electores, debería reducir a este grupo a un tamaño modesto, con menor capacidad de condicionar al Gobierno.

Es de suponer que el neófito Casado y sus asesores estarán leyendo detenidamente a Homero, buscando inspiración para que una estratagema semejante permita liquidar electoralmente a Rivera, que ya acumula errores para enterrarlo. Recordemos, ganó las elecciones catalanas y no tuvo absolutamente ninguna iniciativa política salvo pedir cada día la suspensión de la autonomía. Tuvo la llave para formar coalición de Gobierno y desdeñó hacerlo. Pudo dirigir un partido liberal y optó por ser la segunda marca del PP.

Una vez más se demuestra que la lectura de los clásicos siempre nos brinda enseñanzas aplicables hoy. Precisamente por eso son clásicos. Al menos alguien en el Gobierno lee con provecho. @mundiario