ERC se sale con la suya y se atrasa el dictamen de la Abogacía del Estado

Marta Vilalta, portavoz de ERC. / Twitter
Marta Vilalta, portavoz de ERC. / Twitter
El Gobierno cede ante la presión de los republicanos, que esperan un giro en la postura del Ejecutivo en cuanto a la excarcelación de Junqueras y el juicio del procés.
ERC se sale con la suya y se atrasa el dictamen de la Abogacía del Estado

El escrito de la Abogacía del Estado sobre el caso Junqueras ha sido pospuesto por la presión de ERC contra el Gobierno. El partido catalán quiere ver un timonazo en la postura del Ejecutivo antes de aprobar el pacto de abstención para permitir a Pedro Sánchez ser investido como presidente. La Abogacía, órgano del Ministerio de Justicia, sigue buscando la fórmula de permitir salir de prisión a Oriol Junqueras sin vulnerar la sentencia del procés, algo en lo que no concuerdan los dos partidos negociadores.

Ferraz y La Moncloa guardan votos de silencio, tal y como han hecho desde hace semanas, con la idea de no entorpecer el proceso, por lo que todo lo que se conoce de los cónclaves es por boca de representantes republicanos, que prácticamente a diario dan algún encabezado.

Su portavoz e integrante del equipo negociador Marta Vilalta, explicó que la investidura está supeditada a lo que dictamine la Abogacía del Estado respecto al cumplimiento de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), que el jueves pasado explicó que Junqueras gozaba de inmunidad desde el momento en que fue elegido eurodiputado.

Con todo, Vilalta reconoció que el pacto bilateral está a unos "pocos flecos" de cerrarse. Admitió que desde que se conoció la sentencia puede que las reuniones se hayan pausado pero los contactos se han mantenido, e incluso de forma más constante luegod el congreso del partido el sábado pasado.

Pero los flecos precisamente son los que tienen los cabos sin atar. Antes de amarrar nada, la agrupación independentista quiere comprobar qué tan cerca está su tesis de la del Ministerio de Justicia: excarcelación inmediata a Junqueras para que pueda tomar sus credenciales de eurodiputado; así como la anulación del juicio y la sentencia del procés, lo cual para el Gobierno es mucho pedir. Esquerra está minando el terreno hacia la investidura y es prácticamente imposible que se pueda firmar cualquier acuerdo esta semana. Los catalanes han optado por que se celebre el debate de investidura en la semana del Día de Reyes.

Pero el PSOE no quiere torcer su brazo tampoco e intentan convencerlos por todos los medios de que es mejor hacerlo esta misma semana para votar el 30 e incluso el 31, pero a día de hoy son pocos los que creen que esto es factible. En caso de giro inesperado, la Cámara Baja habilitó los días 28 y 29 para poder hacerlos. Como sea, si no hay acuerdo próximo estos días quedarán descartados.

“Lo que no puede ser es que la doctrina Junqueras sirva para todos menos para él”, explicó Vilalta. "Emplazamos al Estado y a la justicia española a que se actualice, tienen una oportunidad de rectificar el camino de la represión. Si el Estado quiere continuar con la represión, la derrota será más dura para la justicia española. Cuanto más tarde en rectificar, más dura será la caída", agregó.

El partido estima que lo que sea que determine la Abogacía del Estado es vital porque entra de lleno en uno de los requisitos que se ha fijado como bandera en las negocaciones, "que la política desplace a la represión", según dijo en su momento Pere Aragonès, coordinador de ERC y vicepresidente del Gobierno catalán. Es más muchos de aquellos "flecos" que adujo Vilalta dependen de si hay o no un giro de Madrid en este tema.

Luego del primer cónclave de la ejecutiva de la agrupación al término del 28º Congreso de los republicanos el sábado, que se realizó sin ningún contratiempo y respetando al detalle el guión previamente establecido, Vilalta comunicó la satisfacción de todas las partes. "La organización política sale reforzada y la dirección elegida en septiembre ha sido avalada. Salimos con una cohesión interna bien fuerte, tal como demostraron las votaciones", dijo.

De los militantes que votaron, un 93,4% dio su aprobación a la ponencia política, en la cual no se hace ninguna alusión a declaraciones unilaterales de independencia, aunque es cierto que tampoco se margina la opción.

Exigencias de la Esquerra

En Madrid, el PSOE y el Gobierno también se dan por hechos con el desenlace del Congreso, pues creen que da margen a la directiva para acordar el acuerdo de investidura cuanto antes. No obstante, en La Moncloa deben resolver primero la papeleta de la Abogacía del Estado, un tema que debe tocarse con pinzas y que ya molestó en su momento a la oposición. Siendo justos, la postura de este órgano no es vital, pues el Tribunal Supremo es el encargado de tomar la decisión final una vez haya escuchado a todas las partes, pero para ERC sí que lo es. El partido ya pidió en su momento control de la Fiscalía de parte del Gobierno, y si bien ya no le piden nada a dicha institución autónoma, sí esperan algún guiño desde la Abogacía.

Una vez cerrado este tema, las aguas de las negocaciones volverán a su cauce original, que es el documento que marcará las mismas entre ambos Gobiernos mediante una mesa de diálogo para abordar la crisis catalana. En las últimas horas, ambos partidos han hecho un cambio de roles y se han distenido sobre ese documento, con lo cual quedará todo pendiente para la decisión final.

De hecho, la misma Abogacía del Estado tenía todo listo el domingo y el Ejecutivo sostenía en que iba a ir en una línea clara que no dispararía ningún cañón. No obstante, el lunes todo quedó pospuesto. Por un lado, explica El País citando a fuentes en La Moncloa, la Abogacía no cuestionará al Supremo, porque el Ejecutivo interpreta que lo dictado por el TJUE no involucra a la sentencia del procés. No obstante, sí admitirá que los derechos de Junqueras fueron vulnerados. Y es ahí donde esperan lanzar un guiño a los republicanos.

En el Gobierno mantienen la postura que la Abogacía ya pidió en verano que Oriol Junqueras pudiera salir de la prisión a fin de tomar su acta de eurodiputado. A la sazón se le negó aquella posibilidad, lo cual fue un golpe para el Supremo en la justicia continental. Ahora la argumentación jurídica ha cambiado, ya que Junqueras no está en prisión preventiva sino condenado, aunque el fondo probablemente no haya cambiado tanto. @mundiario

ERC se sale con la suya y se atrasa el dictamen de la Abogacía del Estado
Comentarios