ERC, Bildu, BNG y CUP le dan un ultimátum al Gobierno en la reforma laboral

Congreso de los Diputados. / Mundiario
Congreso de los Diputados. / Mundiario

Los partidos nacionalistas han leído un manifiesto conjunto, en el que le advierten al Gobierno que, si no se modifica la reforma laboral, la tumbarán en el Congreso.

ERC, Bildu, BNG y CUP le dan un ultimátum al Gobierno en la reforma laboral

Los partidos nacionalistas en el Congreso, con la excepción del Partido Nacionalista Vasco (PNV), le han dado un ultimátum al Gobierno. O aceptan a modificar el proyecto de la reforma laboral por medio de enmiendas, o tumbarán la propuesta en el Congreso cuando se someta a votación en siete días.

El socio mayoritario del Gobierno, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), se ha negado previamente a las exigencias de sus socios soberanistas para convalidar la reforma como proyecto de ley, principal objetivo de los nacionalistas para proceder en la revisión completa del trámite, y modificar por completo la legislación que el Partido Popular (PP) aprobó en 2012.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), EH Bildu, el Bloque Nacionalista Galego y la Candidatura de Unidad Popular (CUP), suman 21 votos y exigen una transformación profunda de la ley que fue pactada con los sindicatos y empresarios, en una votación que requiere ser aprobada por mayoría simple y que el PP decidió votar en contra, desde sus inicios, por ser esencialmente una reforma de la propuesta que impulsaron hace una década.

Un proyecto más “ambicioso”

El manifiesto de los partidos establece siete puntos clave para aprobar la reforma. Reclaman la prevalencia y prioridad de los convenios autonómicos y provinciales sobre los estatales, la recuperación de la autorización administrativa de la autoridad laboral en el control de despidos colectivos a través de los ERE.

Los autores del escrito también han señalado que se atajen medidas contra la precariedad y el descuelgue salarial, limitar la movilización geográfica de los empleados a juicio de la empresa y medidas que faciliten la conciliación de la vida laboral y familiar a través de la reducción de la jornada laboral.

Piden, además, la recuperación de los despidos improcedentes, con indemnizaciones a los trabajadores por despido de 45 días por cada año trabajado, pudiendo llegar a un máximo de 42 mensualidades.

En concreto, buscan el reordenamiento de la vida laboral y atajar los los despidos colectivos. En resumen, los soberanistas han criticado al Gobierno de coalición por considerar que sus medidas son insuficientes. Pero han dejado claro su “sincera y absoluta voluntad para abrir un proceso de negociación con el Gobierno para alcanzar un acuerdo que permita aprobar una reforma laboral ambiciosa”.


Quizá también te interese:

Bruselas respalda al Gobierno español en el reparto de los fondos europeos


El papel de Cs

Por su parte, los empresarios le han advertido al Gobierno que, de modificarse así sea tan solo una coma del escrito, están fuera del pacto que se ha trabajado desde hace meses. En tanto, el Gobierno ha intentado convencer a sus socios de aprobar la propuesta, ellos siguen renuentes.

Ciudadanos, en cambio, está dispuesto a ceder sus 57 escaños en el Congreso para que la reforma salga adelante, siempre y cuando “no se cambie ni una sola coma” del texto, como han afirmado la líder de la formación Naranja, Inés Arrimadas y el portavoz de la agrupación Edmundo Bal. Pero el Gobierno se ha mostrado receloso a este apoyo que, de aceptar, pondría en la cuerda floja su relación con los partidos independentistas. @mundiario

ERC, Bildu, BNG y CUP le dan un ultimátum al Gobierno en la reforma laboral
Comentarios