La energía nuclear y el gas "verdes" podrían considerarse sostenibles desde 2023

Energía nuclear. Mundiario
Energía nuclear. / Mundiario
El Parlamento Europeo desestima una moción que buscaba frenar la inclusión de estas energías como "actividades económicas medioambientalmente sostenibles" a las que se aplica la taxonomía de la UE. 
La energía nuclear y el gas "verdes" podrían considerarse sostenibles desde 2023

Sello ‘verde’ a la energía nuclear y el gas. El Parlamento Europeo ha desestimado este miércoles una iniciativa que planteaba una objeción para impedir que Bruselas incluya la nuclear y el gas dentro de la clasificación de actividades económicas medioambientalmente sostenibles a las que se aplica la conocida como taxonomía de la UE.

La polémica propuesta del Ejecutivo comunitario, presentada el 1 de enero, ha salido adelante con el voto en contra de 328 eurodiputados, 278 votos a favor y 33 abstenciones. Para vetar la propuesta de Bruselas era necesaria una mayoría absoluta de 353 diputados. 

El hemiciclo de la UE ha salvado de esta forma el penúltimo escollo para la entrada en vigor del controvertido proyecto legal, que busca etiquetar estas dos energías como tecnologías de transición, es decir, aquellas para las que todavía no hay una alternativa más baja en emisiones o económicamente viable. Si el Consejo Europeo -que representa a los Estados miembros- tampoco formula objeción a la propuesta, el acto delegado sobre la taxonomía quedará aprobado y será de aplicación a partir del 1 de enero de 2023.

“El gas es un combustible fósil, no es verde. Y nunca lo he descrito así”, ha afirmado la comisaria europea de servicios financieros Mairead McGuinness, durante el debate celebrado en la Eurocámara. “Pero algunos Estados miembros que abandonan los combustibles fósiles sucios pueden necesitar el gas en la transición, y ahí es donde hemos colocado el gas en esta taxonomía”, ha añadido. “Dada la urgencia de abandonar los combustibles fósiles rusos, tenemos que aumentar esas inversiones con un sentido de urgencia renovado”. 

Etiqueta ‘verde’ de la UE

El objetivo de la etiqueta ‘verde’ de la UE, que se otorga tradicionalmente a los proyectos considerados claves en la lucha contra el cambio climático, es orientar la inversión financiera hacia esos proyectos. Según Bruselas, la financiación en esta rama será “vital” para descarbonizar la producción energética y cumplir el objetivo de reducir a cero las emisiones en 2050, fijado en el Pacto Verde de la UE. 

“La taxonomía de la UE proporcionaría a las empresas, los inversores y los responsables políticos definiciones apropiadas para las cuales las actividades económicas pueden considerarse ambientalmente sostenibles. De esta forma, debería crear seguridad para los inversores, proteger a los inversores privados del lavado de cara verde, ayudar a las empresas a ser más respetuosas con el clima, mitigar la fragmentación del mercado y ayudar a trasladar las inversiones a donde más se necesitan”, defiende la UE. 

Una guía elaborada por la Comisión destaca que la nueva propuesta incluye “ciertas actividades de energía nuclear que pueden desempeñar un papel, bajo condiciones estrictas en materia de seguridad nuclear y medioambiental en la transición de la UE hacia la neutralidad climática”. Esta categoría también recoge “algunas actividades relacionadas con la energía del gas como actividades transitorias, sujetas a condiciones específicas que reconocen el papel que puede desempeñar el gas para ayudar a algunas regiones en la transición de las fuentes de energía de combustibles fósiles sólidos más contaminantes, como el carbón, a las energías renovables”.

El proyecto presentado por el Ejecutivo de Ursula von der Leyen con la llegada de 2022 suscitó desde el principio el rechazo de la comunidad climática y de países como España, Austria, Dinamarca y Luxemburgo, que consideran que la nuclear y el gas no cumplen los requisitos para ser consideradas energías verdes. 

Greenpeace ha avisado este miércoles de que llevará a la Comisión Europea a los tribunales “por adoptar una taxonomía que no cumple con los objetivos climáticos pactados en el Acuerdo de París”. “Esto es uno de los mayores lavados verdes de la historia europea, es increíble que el Parlamento Europeo considere como sostenibles la energía nuclear y el gas fósil. Es lamentable que el Parlamento se haya doblegado a las presiones de algunos países y de los lobbies nucleares y gasísticos. Esto va a retrasar la tan necesaria transición energética”, ha declarado Meritxell Bennasar, coordinadora de la campaña de Recuperación Verde y Justa en Greenpeace España desde Estrasburgo.

 

“Es un día negro para el clima y la transición energética”, ha subrayado, por su parte, el eurodiputado Bas Eickhout. “Estamos enviando una señal desastrosa a los inversores y al resto del mundo de que la UE reconoce ahora el gas fósil y la energía nuclear como inversiones sostenibles”. @mundiario 
 

La energía nuclear y el gas "verdes" podrían considerarse sostenibles desde 2023
Comentarios