En España se observan silencios ensordecedores, contubernios alarmantes y pactos sigilosos

Bandera de España. / Mundiario
Bandera de España, un país en dificultades.
Hay silencios ensordecedores, contubernios alarmantes, pactos sigilosos... Una vez más tenemos que ser los ciudadanos los que seamos capaces de olfatear y rastrear la verdad no escrita.
En España se observan silencios ensordecedores, contubernios alarmantes y pactos sigilosos

En España hay silencios ensordecedores, contubernios alarmantes, pactos sigilosos, esperas silenciosas, causas en sordina, palabras amordazadas, secretos atronadores y estrategias sibilinas silentes.

Sólo apelo a la aritmética del tiempo -la misma que nos da en todos los morros a los que creemos en el coraje, la firmeza y la palabra- para que revuelque cualquier predicción pasada, apoyada en vitorear la "prostitución" de la prudencia, mesura, parquedad o todo sinónimo de lo que en realidad yo suelo llamar souflé de déspotas, regado con frutas tiranas al estilo caudillos.

Sólo me queda la duda de saber si en estos platos llenos de veneno somos capaces de desenmascarar los ingredientes, no caer en confusiones traidoras, cepos confusos, vocablos similares y psicología "mundana" engañosa o, mejor dicho, provocadora de grandes promiscuidades capaces no discernir entre egoismos o altruismos solapados...

Una vez más tenemos que ser los ciudadanos los que seamos capaces de olfatear y rastrear la verdad no escrita.

En España se observan silencios ensordecedores, contubernios alarmantes y pactos sigilosos
Comentarios