ELECCIONES ALEMANIA 2021

Un empate técnico entre socialdemócratas y conservadores marca el final de la campaña en Alemania

Olaf Scholz, Annalena Baerbock y Armin Laschet en un debate electoral. France24
Olaf Scholz, Annalena Baerbock y Armin Laschet en un debate electoral. / France24

Los analistas coinciden: con los resultados más sujetos a decisiones de última hora que nunca, es muy probable que la jornada se defina con los votos de los indecisos. 

Un empate técnico entre socialdemócratas y conservadores marca el final de la campaña en Alemania

Alemania encara un final de campaña de infarto. Las últimas encuestas confirman que la ligera distancia entre el SPD de Olaf Scholz y su rival directo, la CDU de Armin Laschet, se ha estrechado en los últimos días hasta prácticamente desaparecer: con un 26% de la intención de voto atribuido a los socialdemócratas y un 25% a los democristianos (y teniendo en cuenta el margen de error de los estudios), los datos vaticinan un empate técnico. La incertidumbre reina entre los alemanes en la antesala de las elecciones que marcaran el fin de la era de Angela Merkel. 

El sondeo encargado por el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung da cuenta de un escenario de fragmentación política, que ha llevado a los candidatos a apelar a los indecisos en la recta final de carrera por el Bundestag. Los analistas coinciden: es muy probable que la jornada se defina con los votos de los ciudadanos que todavía no saben a quién apoyar. 

Así, los resultados están más sujetos a decisiones de última hora que nunca y los candidatos lo saben. “Debéis salir a convencer a los votantes en todas partes, en la escuela, en el trabajo o en el centro deportivo”, pedía este viernes Scholz en un acto en Colonia, al que también ha asistido como invitada Anne Hidalgo, alcaldesa de París y candidata socialista a la presidencia de Francia. “Tenemos ante nosotros una década socialdemócrata”, añadía Saskia Esken, copresidenta del SPD. 

Angela Merkel, al rescate de Armin Laschet 

La propia Angela Merkel ha tomado la palabra este viernes para invitar a los conservadores a movilizarse con la vista puesta a mantener la Cancillería bajo su dominio y para dar un espaldarazo a Armin Laschet, el candidato de su partido al que había evitado apoyar públicamente... hasta ahora.

“Faltan 50 horas para que cierren los colegios electorales”, dijo en tono serio Merkel en el último acto de campaña en Múnich. “Hay que usarlas todas”, remató. “No da lo mismo quién gobierne Alemania”, insistió en reiteradas ocasiones durante su discurso, en un guiño directo a la posible coalición de izquierdas que podría liderar Scholz si consigue pactar un tripartito con Los Verdes y Die Linke (La Izquierda). Durante su intervención, Merkel resumió lo que ofrece Laschet (continuidad, certidumbre) y dejó claro que la seguridad interna y el rol internacional de Alemania no estarían en buenas manos con un Gobierno de izquierdas. “Para que Alemania siga siendo estable tiene que gobernar Armin Laschet”, sentenció la figura más respetada de la política alemana.

 

Pero la carrera electoral no se reduce al protagonismo de las dos fuerzas políticas que lideran las encuestas en Alemania: el resultado de Los Verdes de Annalena Baerbock y del Partido Liberal (FDP) de Christian Lindner será clave en la jornada, ya que de ellos podrían depender los futuros acuerdos para gobernar. 

Al margen del debate nacional, el mayor interrogante es quién conducirá la mayor economía de Europa o las decisiones del bloque de los Veintisiete. Los analistas ya pronostican que la negociación será larga y espinosa, lo obligaría a Angela Merkel a permanecer un buen tiempo ‘extra’ en el poder, hasta que se forme el nuevo Gobierno. @mundiario

Un empate técnico entre socialdemócratas y conservadores marca el final de la campaña en Alemania
Comentarios