Buscar

MUNDIARIO

Ella es Brigitte Bierlein, la mujer que liderará la transición en Austria

Tras el descalabro de Sebastian Kurz y su Gobierno, esta veterana abogada toma las riendas del Ejecutivo hasta las nuevas elecciones de otoño.

Ella es Brigitte Bierlein, la mujer que liderará la transición en Austria
Brigitte Bierlein, nueva jefa de Gobierno de Austria. / Twitter
Brigitte Bierlein, nueva jefa de Gobierno de Austria. / Twitter

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

El Gobierno de Austria se desmoronó con la rapidez de un estornudo en las últimas semanas luego de que un vídeo destapara a un importante ministro ofreciendo contratos públicos a cambio de financiación ilegal para su partido y el Ejecutivo federal. Aquello inició la caída de una bola de nieve que terminó haciendo rodar la cabeza de Sebastian Kurz, el canciller más joven en la historia de este Estado de apenas 8 millones de personas. Encencido por la crisis, el presidente Alexander van der Bellen tuvo que nombrar a una jurista para liderar un Gobierno de transición mientras se celebran nuevas elecciones. Su nombre es Brigitte Bierlein y tiene sobre sus hombros la carga de hacer olvidar el trago amargo que representó el desplome de Kurz y su equipo.

Bierlein nació el 25 de junio de 1949 en Viena, capital de Austria y tiene 69 años de edad. Eligió estudiar Derecho motivada por su madre y se enlistó en la Universidad de Viena, de la que se graduó en 1971, con apenas 22 años.

Al momento de su graduación, Bierlein, soltera y sin hijos hasta hoy, se nominó para ser juez. Tuvo que esperar cuatro años para su nombramiento. Pasó los siguientes dos años como titular de tribunales de primera instancia, primero en un tribunal de un distrito de la capital y posteriormente en el Tribunal Distrital de Viena. Este segundo tribunal se disolvió al poco tiempo de su nombramiento.

En 1977, Bierlein dejó los juzgados para unirse al equipo de fiscales del Ministerio Público de Austria. Fue responsable de la unidad de crímenes políticos. En 1986 fue ascendida a jefa de la misma unidad donde ya laboraba. Su carrera siguió en ascenso al igual que su popularidad y rápidamente se hizo un nombre como una de las principales fiscales anticorrupción de su país. En 1987 obtuvo una posición en el Ministerio de Justicia en el Departamento de Legislación Criminal para luego retornar a su puesto como fiscal.

En 1990 fue nombrada abogada general de la Oficina Fiscal, una oficina que servía directamente para la Corte Suprema. Fue la primera mujer en obtener esta posición.

Bierlein continuó su carrera como juez en bastantes instancias. Destaca especialmente su posición como jefa de la junta de seguimiento de jueces y fiscales en la Corte Suprema Regional de Viena, un puesto que conservó hasta 2010. Probablemente su momento cumbre fue en 2002, cuando fue nombrada vicepresidenta de la Corte Constitucional. Aquello fue una hazaña y un nombramiento histórico porque era la primera mujer en estar en esta corte desde 1995. Bierlein se hizo con la presidencia de esta corte el 31 de diciembre de 2017, cuando el entonces presidente Gerhart Holzinger se jubiló.

Trayectoria política

Abiertamente, Bierlein no tiene ninguna afinidad política ni tampoco está afiliada a ninguna agrupación de esta índole. No obstante, en Austria es vista como un emblema del centro derecha. Durante su tiempo como fiscal siempre fue notable su mano dura contra los criminales. Lo cierto es que en las instituciones gubernamentales es alguien muy respetada por todos por su habilidad negociadora y de trato hasta con quienes son sus adversarios ideológicos. Analistas especializados en Austria han asegurado que Bierlein tiene ideologías que la conecta con el Partido Popular y el Partido de la Libertad. Bierlein reconoce tanto su dureza como fiscal así como su temperamento socialmente afable como sus principales fortalezas.

A mediados de este mes se filtró un vídeo desde Alemania en donde aparecía un ministro del anterior Gobierno negociando con empresarios rusos en Ibiza. Los negocios eran para la concesión de contratos públicos a cambio de financiamiento ilegal para el partido de Gobierno, el Partido Popular de Austria (ÖVP, por sus siglas en alemán). Aquello desató una sangría que Sebastian Kurz no pudo contener. Uno por uno fueron renunciando y cayendo todos los integrantes de su Gabinete. El vendaval terminó en el Congreso, donde se presentó una moción de censura en su contra, de la cual no pudo salir avante.

Bell hizo oficial la destitución de Kurz este lunes 27 de mayo. Apenas tres días después, Bierlein tomó las riendas del Ejecutivo. Su posición será solamente temporal, pues en septiembre se celebrarán nuevas elecciones. @mundiario